Ir al contenido

Ir al índice

 TESOROS DE LA BIBLIA | LUCAS 10, 11

La parábola del buen samaritano

La parábola del buen samaritano

10:25-37

Jesús contó esta parábola en respuesta a la siguiente pregunta: “¿Quién, verdaderamente, es mi prójimo?” (Lu 10:25-29). Él sabía que la congregación cristiana estaría formada por “toda clase” de personas, entre ellas samaritanos y gentiles (Jn 12:32). Mediante esta parábola, Jesús enseñó a sus seguidores que debían estar dispuestos a sacrificarse y a mostrar amor al prójimo, aunque fuera muy diferente a ellos.

PREGÚNTESE:

  • ¿Qué pienso de los hermanos de otras culturas?

  • ¿Paso la mayor parte del tiempo con quienes tengo muchas cosas en común?

  • ¿Podría abrir mi corazón de par en par a otros cristianos con antecedentes diferentes a los míos para conocerlos mejor? (2Co 6:13).

¿A quién podría invitar a...

  •  ... predicar conmigo?

  •  ... comer en mi casa?

  •  ... nuestra próxima Noche de Adoración en Familia?