Ir al contenido

Ir al índice

 EN PORTADA | ¿HA PERDIDO EL CONTROL DE SU VIDA?

El problema: Sentimientos negativos

El problema: Sentimientos negativos

¿SIENTE que la tristeza, la rabia o el rencor lo están consumiendo? En ese caso, es posible que esté tan agobiado que no pueda dedicar tiempo ni energías a cosas que en realidad son más importantes para usted. ¿Hay algo que pueda hacer? *

EJEMPLO BÍBLICO: DAVID

El rey David experimentó en muchas ocasiones un torbellino de emociones, entre ellas, angustia y tristeza. ¿Qué le permitió seguir adelante? Confiar en que Dios lo podía ayudar (1 Samuel 24:12, 15). Además, puso sus sentimientos por escrito. David era un hombre devoto, por lo que oraba frecuentemente. *

LO QUE HACE GREGORY

Gregory padece un trastorno de ansiedad. Él comenta: “Me preocupaba demasiado por todo y me sentía impotente”. ¿Cómo pudo recuperar el control? “Con la ayuda de mi esposa y mis amigos comencé a ver las cosas en su justa medida —relata—. También consulté con el médico y aprendí más sobre mi problema. Hice algunos cambios en mi vida cotidiana, y empecé a sentir que ya controlaba mis sentimientos, no que mis sentimientos me controlaban a mí. Aunque todavía tengo algunos períodos de ansiedad, ahora comprendo mejor a qué se deben y qué puedo hacer al respecto.”

“Un corazón que está gozoso hace bien como sanador.” (Proverbios 17:22)

LO QUE USTED PUEDE HACER

Si los sentimientos negativos controlan su vida, intente lo siguiente:

  • Anote todos los días cómo se siente.

  • Cuéntele a un buen amigo o a un familiar lo que le está pasando.

  • Analice si tiene motivos válidos para sentirse así. Pregúntese: “¿De verdad están tan mal las cosas?”.

  • No se aferre a su angustia, rabia o rencor. Use sus energías para algo más productivo. *

En resumen: A menudo, los sentimientos negativos no dependen tanto de nuestros problemas sino de cómo los vemos.

^ párr. 3 En algunos casos, los sentimientos negativos son el resultado de un problema de salud, por lo que tal vez necesite consultar al médico. ¡Despertad! no recomienda ningún tratamiento en particular. Cada persona debe evaluar detenidamente las opciones antes de tomar una decisión.

^ párr. 5 Muchos de los salmos que hallamos en la Biblia son oraciones de David.

^ párr. 13 Para más información, lea la serie de portada “Cómo calmar la ansiedad”, publicada en La Atalaya del 1 de julio de 2015.