Ir al contenido

Ir al índice

Redes de pesca chinas en la India

Redes de pesca chinas en la India

 Redes de pesca chinas en la India

De nuestro corresponsal en la India

EN LA costa occidental de la India, a 250 kilómetros del extremo sur del subcontinente, se localiza la ciudad de Kochi (anteriormente Cochin), cuyas playas, a ambos lados de la ensenada, están tapizadas de redes de pesca chinas de vigas voladizas. ¿Cómo llegaron allí?

Ya en el siglo VIII E.C. había pobladores chinos en la región, y se cree que unos mercaderes chinos de la familia de Kubilai Jan fueron los primeros en llevar las redes de ese estilo a Cochin, antes del año 1400. Puesto que en las aguas que rodean la ciudad, cerca de la orilla, se puede capturar una gran cantidad de peces, estos altos artefactos manuales de pesca cumplieron bien su objetivo por más de un siglo, hasta que los árabes expulsaron a los chinos.

Al irse estos, se quitaron las redes. Después, a principios del siglo XVI, los portugueses desplazaron a los árabes, y aparentemente fueron ellos quienes reintrodujeron las redes en Cochin, trayéndolas de la entonces colonia insular portuguesa de Macao, al sudeste de China.

A pesar de ser un concepto que se originó hace siglos, las redes chinas siguen trabajando bien con muy pocos cambios en el diseño o el funcionamiento originales. Y todavía representan un medio de subsistencia para muchos pescadores y proporcionan alimento a una gran cantidad de personas. De hecho, la pesca que se obtiene con una sola red alcanza para alimentar a toda una aldea. Pero además de eficaces, también son hermosas, especialmente cuando se dibuja su elegante silueta contra el dorado amanecer o el cielo vespertino.

¿Cómo funcionan?

Las gigantescas redes chinas tienen un punto de apoyo y unos contrapesos para equilibrar la carga de la red y los peces. Cuando no se usa, la red y su armazón se hallan suspendidas sobre el agua. La pesca se inicia temprano por la mañana y dura de cuatro a cinco horas. Las redes se bajan suavemente al agua, operación que efectúan o bien los pescadores ajustando los pesos al otro extremo del sistema de equilibrio, o bien el jefe de los pescadores caminando por el madero central de la red para que esta descienda. Se la deja dentro del agua de cinco a veinte minutos antes de alzarla despacio, con lo cual se capturan los peces que nadan cerca de la orilla. Tras años de experiencia, el jefe sabe el momento exacto en que debe sacarse la red.

A una señal del jefe, los demás pescadores, unos cinco o seis, levantan la red tirando de las cuerdas que tienen atadas las piedras redondas que sirven de contrapeso. Cuando se alza, lo primero que se eleva son las esquinas, de modo que la red adquiere la forma de un tazón con los peces dentro. ¡Qué emoción para los pescadores! Tras una buena pesca, se dan palmadas en la espalda unos a otros en expresión de su alegría. Después, el pescado se vende a los comerciantes, amas de casa y a algún turista que vaya de paso.

Los chinos, los árabes y los portugueses vinieron y se fueron. Pero las redes chinas siguen subiendo y bajando a lo largo de los canales de Kochi, tal y como lo hacían hace más de seiscientos años.

[Mapa de la página 31]

(Para ver el texto en su formato original, consulte la publicación)

Kochi

[Reconocimiento]

Mountain High Maps® Copyright © 1997 Digital Wisdom, Inc.