Ir al contenido

Ir al índice

 PREGUNTA 5

¿Qué hago si me acosan en la escuela?

¿Qué hago si me acosan en la escuela?

POR QUÉ ES IMPORTANTE

Lo que hagas puede mejorar o empeorar las cosas.

¿TÚ QUÉ HARÍAS?

Imagina esta situación: Thomas no quiere ir hoy a la escuela. Ni mañana. Ni nunca más. Todo empezó hace tres meses, cuando sus compañeros le contaron a todo el mundo mentiras sobre él. Luego le empezaron a poner apodos. En ocasiones, alguno se chocaba a propósito con Thomas y le tiraba los libros al suelo como si hubiera sido sin querer. Otras veces, alguien de un grupo lo empujaba por detrás y, cuando él se daba la vuelta, todos disimulaban. Ayer la situación se puso mucho peor: Thomas recibió una amenaza por Internet...

Si fueras Thomas, ¿cómo reaccionarías?

PÁRATE A PENSAR

No está todo perdido. Puedes defenderte sin dar un solo golpe. ¿Cómo?

  •   NO LES HAGAS CASO. La Biblia dice: “Todo su espíritu es lo que el estúpido deja salir, pero el que es sabio lo mantiene calmado hasta lo último” (Proverbios 29:11). Si consigues estar lo más tranquilo posible, al menos por fuera, puede que los que te acosan se aburran y te dejen en paz.

  • NO TE VENGUES. La Biblia dice: “No devuelvan mal por mal a nadie” (Romanos 12:17). Vengarte solo empeorará las cosas.

  • EVITA EL PROBLEMA. La Biblia dice: “El prudente ve el peligro y lo evita” (Proverbios 22:3, Nueva Versión Internacional). Siempre que sea posible, huye de los que te puedan causar problemas y de las situaciones peligrosas.

  • SORPRÉNDELOS CON TU RESPUESTA. La Biblia dice: “La respuesta, cuando es apacible, aparta la furia” (Proverbios 15:1). Incluso puedes usar tu sentido del humor. Por ejemplo, si alguien te dice que estás gordo, podrías encogerte de hombros y contestar: “Pues sí, me vendría bien perder unos kilitos”.

  • MÁRCHATE. Nora, de 19 años, dice: “Irte sin responderles refleja madurez, fortaleza y autocontrol, algo que los que abusan de los demás no tienen” (2 Timoteo 2:24).

  • AUMENTA LA CONFIANZA EN TI MISMO. Los abusones se suelen dar cuenta de quién tiene poca confianza en sí mismo y probablemente no se defienda. Sin embargo, muchos se echarán atrás si ven que no dejas que te dominen.

  • CUÉNTASELO A ALGUIEN. Una ex profesora aconseja: “Mi recomendación es que la víctima delate a estas personas. Eso es lo que hay que hacer, y es una forma de impedir que alguien más sufra”.

La confianza en ti mismo te dará una fuerza que el abusón no tiene.