Hechos de los Apóstoles 13:1-52

  • Envían a Bernabé y a Saulo de misioneros (1-3)

  • Predican en Chipre (4-12)

  • Discurso de Pablo en Antioquía de Pisidia (13-41)

  • Mandato profético de ir a las naciones (42-52)

13  Ahora bien, en Antioquía había profetas y maestros en la congregación local:+ Bernabé, Symeón —al que llamaban Niger—, Lucio de Cirene, Manaén —que fue educado con Herodes, el gobernante de distrito— y Saulo.  Mientras estaban sirviendo* a Jehová* y ayunando, el espíritu santo dijo: “Sepárenme a Bernabé y a Saulo+ a fin de que realicen la misión para la que los he llamado”.+  Entonces, después de ayunar y orar, les impusieron las manos y se despidieron de ellos.  Así que estos hombres, enviados por el espíritu santo, bajaron a Seleucia y allí se embarcaron para Chipre.  Cuando llegaron a Salamina, se pusieron a predicar la palabra de Dios en las sinagogas de los judíos. Y Juan iba con ellos de ayudante.+  Después de atravesar toda la isla hasta Pafos, se encontraron con cierto judío llamado Bar-Jesús, que era un hechicero y un falso profeta.  Él estaba con el procónsul* Sergio Paulo, un hombre inteligente. Este llamó a Bernabé y a Saulo porque estaba muy interesado en oír la palabra de Dios.  Pero Elimas, el hechicero (porque así se traduce su nombre), empezó a oponerse a ellos y trataba de apartar de la fe al procónsul.  Entonces Saulo, también llamado Pablo, se llenó de espíritu santo, lo miró fijamente 10  y dijo: “Tú que estás lleno de toda clase de fraude y toda clase de maldad, tú que eres hijo del Diablo+ y enemigo de todo lo justo, ¿cuándo dejarás de torcer los caminos rectos de Jehová?* 11  ¡Mira! La mano de Jehová* está sobre ti: te quedarás ciego y no verás la luz del sol por un tiempo”. Al instante, una espesa neblina y oscuridad cayeron sobre sus ojos, y comenzó a buscar a su alrededor a alguien que lo llevara de la mano. 12  Al ver lo sucedido, el procónsul se hizo creyente, pues quedó muy impresionado con las enseñanzas de Jehová.* 13  Saliendo desde Pafos, Pablo y sus compañeros navegaron hasta Perga de Panfilia. Pero Juan+ los dejó y regresó a Jerusalén.+ 14  Sin embargo, ellos siguieron el viaje desde Perga y llegaron a Antioquía de Pisidia. Allí entraron en la sinagoga+ en sábado y se sentaron. 15  Después de la lectura pública de la Ley+ y los Profetas, los presidentes de la sinagoga mandaron a decirles: “Hermanos, si tienen alguna palabra de ánimo para el pueblo, díganla”. 16  Entonces Pablo se levantó, hizo señas con la mano y dijo: “Hombres de Israel y todos los demás que temen a Dios, escuchen. 17  El Dios de este pueblo, Israel, eligió a nuestros antepasados. Él engrandeció al pueblo mientras vivían como extranjeros en la tierra de Egipto y los sacó de allí con brazo fuerte.*+ 18  Y durante cerca de 40 años los soportó en el desierto.+ 19  Después de destruir a siete naciones en la tierra de Canaán, les dio sus tierras como herencia.+ 20  Todo esto sucedió durante unos 450 años. ”Después les dio jueces hasta el profeta Samuel.+ 21  Pero entonces exigieron un rey,+ y Dios les dio durante 40 años a Saúl hijo de Quis, un hombre de la tribu de Benjamín.+ 22  Después lo quitó y les dio a David como rey,+ de quien dio testimonio y dijo: ‘He encontrado en David hijo de Jesé+ a un hombre que complace a mi corazón.+ Él hará todas las cosas que yo deseo’. 23  De la descendencia de este hombre, Dios ha traído a Israel un salvador, Jesús, tal como había prometido.+ 24  Antes de que él llegara, Juan le había predicado a todo el pueblo de Israel el bautismo en señal de arrepentimiento.+ 25  Sin embargo, cuando estaba terminando su misión,* Juan decía: ‘¿Quién piensan que soy? Yo no soy él. Pero sepan que detrás de mí viene uno a quien ni siquiera merezco desatarle las sandalias de los pies’.+ 26  ”Hermanos, los descendientes de la familia de Abrahán y el resto de ustedes que temen a Dios, a nosotros se nos ha enviado este mensaje de salvación.+ 27  Porque los habitantes de Jerusalén y sus gobernantes no reconocieron a este salvador, pero cuando lo juzgaron cumplieron las palabras de los Profetas+ que se leen en voz alta todos los sábados. 28  Aunque no encontraron ninguna base para matarlo,+ le exigieron a Pilato que lo ejecutara.+ 29  Y, cuando habían cumplido todo lo que se escribió sobre él, lo bajaron del madero* y lo pusieron en una tumba.*+ 30  Pero Dios lo levantó de entre los muertos,+ 31  y durante muchos días él se les apareció a los que habían subido con él de Galilea a Jerusalén. Estos ahora son sus testigos ante el pueblo.+ 32  ”Así que nosotros les estamos predicando las buenas noticias acerca de la promesa hecha a nuestros antepasados. 33  Dios la ha cumplido hasta el último detalle para nosotros, sus hijos, al resucitar a Jesús;+ es tal como está escrito en el segundo salmo: ‘Tú eres mi hijo; hoy he llegado a ser tu padre’.+ 34  Dios declaró que lo resucitaría de entre los muertos y que nunca más volvería a la corrupción* cuando dijo: ‘Les daré las muestras de amor leal prometidas a David, que son fieles’.*+ 35  También se dice en otro salmo: ‘No permitirás que tu siervo leal sufra corrupción’.+ 36  Pues bien, David sirvió a Dios* durante su generación, se durmió en la muerte, fue enterrado con sus antepasados y sí sufrió corrupción,+ 37  mientras que aquel a quien Dios resucitó* no sufrió corrupción.+ 38  ”Por lo tanto, hermanos, sepan que les estamos anunciando el perdón de los pecados mediante él+ 39  y que, por medio de él, todo el que cree es declarado libre de culpa+ de todas las cosas de las que ustedes no podían ser declarados libres de culpa mediante la Ley de Moisés.+ 40  Por eso, tengan cuidado para que no les pase lo que se dice en los Profetas: 41  ‘Véanlo ustedes, burlones, asómbrense y mueran, porque en sus días estoy haciendo algo que ustedes no creerán aunque alguien se lo explique en detalle’”.+ 42  Ahora bien, cuando estaban saliendo, la gente les suplicó que hablaran de estos asuntos el sábado siguiente. 43  Una vez terminada la reunión* en la sinagoga, muchos judíos y prosélitos que adoraban a Dios siguieron a Pablo y a Bernabé, quienes hablaron con ellos y los animaron a permanecer en la bondad inmerecida de Dios.+ 44  El sábado siguiente casi toda la ciudad se reunió para oír la palabra de Jehová.* 45  Cuando los judíos vieron las multitudes, se pusieron celosos y empezaron a contradecir a Pablo y a blasfemar contra lo que él decía.+ 46  Entonces Pablo y Bernabé les dijeron con valor: “Era necesario predicarles la palabra de Dios a ustedes primero.+ Pero, como la han rechazado y piensan que no merecen la vida eterna..., nos vamos a las naciones.+ 47  Jehová* nos lo ha ordenado al decir: ‘Te he nombrado luz de las naciones, para que lleves la salvación hasta las partes más lejanas de la tierra’”.+ 48  Cuando los que eran de las naciones oyeron esto, se alegraron y empezaron a darle gloria a la palabra de Jehová,* y todos los que tenían la actitud correcta para obtener vida eterna se hicieron creyentes. 49  Es más, la palabra de Jehová* se difundió por todo aquel territorio. 50  Pero los judíos alborotaron a las mujeres influyentes que temían a Dios y a los hombres importantes de la ciudad y provocaron una persecución+ contra Pablo y Bernabé y los expulsaron de su territorio. 51  Así que ellos se sacudieron el polvo de los pies contra ellos y se fueron a Iconio.+ 52  Y los discípulos siguieron llenándose de felicidad*+ y de espíritu santo.

Notas

O “ministrando públicamente”.
Gobernador romano de una provincia. Ver glosario.
Lit. “alzado”.
O “carrera”.
O “árbol”.
O “tumba conmemorativa”.
O “descomposición”.
O “confiables”.
O “hizo la voluntad de Dios”.
Lit. “levantó”.
O “asamblea”.
O “gozo”.