Ir al contenido

Ir al índice

¿Qué moralidad existe hoy en día?

¿Qué moralidad existe hoy en día?

 ¿Qué moralidad existe hoy en día?

Una mañana de abril de 1999, la ciudad de Littleton, cerca de Denver (Colorado, E.U.A.), vio perturbada su tranquilidad cuando dos jóvenes vestidos con gabardinas negras entraron en la escuela local, comenzaron a disparar a estudiantes y maestros e hicieron detonar algunas bombas. Doce estudiantes y un profesor murieron, y más de veinte personas resultaron heridas. Los autores concluyeron la matanza quitándose la vida. Solo tenían 17 y 18 años de edad, pero abrigaban un odio profundo hacia ciertos grupos de personas.

LAMENTABLEMENTE, el ejemplo citado no es un incidente aislado. La prensa, la radio y la televisión informan de acontecimientos semejantes por todo el mundo. Según el Centro Nacional de Estadísticas sobre la Educación, de Estados Unidos, en 1997 se registraron unos once mil sucesos violentos con uso de armas en las escuelas  de ese país. En Hamburgo (Alemania), los informes de actos de violencia aumentaron en un 10% en 1997, y el 44% de los sospechosos eran jóvenes menores de 21 años.

Entre los políticos y los funcionarios del gobierno, la corrupción es común. En un comunicado de 1998, la comisaria de la Unión Europea, Anita Gradin, declaró que el costo de la corrupción en ese organismo durante 1997 se calculaba en 1.400 millones de dólares: desde el perdón de multas de estacionamiento hasta la concesión fraudulenta de subsidios agropecuarios o de otro tipo. Se había permitido el lavado de dinero a gran escala y el tráfico de armas y drogas, y las organizaciones delictivas sobornaban a empleados de la Unión Europea para que guardaran silencio. La Comisión entera de la Unión Europea dimitió en 1999.

Sin embargo, el fraude no es exclusivo de las clases sociales más elevadas. Según un escrito de la Comisión Europea referente a los trabajadores ilegales, el 16% del producto nacional bruto proviene de negocios no registrados que no pagan impuestos. También se sabe que en Rusia hasta un 50% de los ingresos se generan fuera del marco legal. Además, la Asociación de Inspectores Diplomados contra el Fraude, de Estados Unidos, declaró que las empresas del país pierden más de 400.000 millones de dólares al año porque los empleados roban dinero o bienes.

Por otra parte, muchos pedófilos utilizan Internet para localizar niños y otros menores a quienes puedan engañar e involucrar en actividades sexuales ilícitas. La pornografía infantil por Internet es cada vez más preocupante, según un portavoz de la organización Salvemos a los Niños, de Suecia. En 1997, la sede noruega de dicha organización recibió 1.883 avisos sobre sitios de pornografía infantil en Internet. Al año siguiente la cantidad de avisos había ascendido a casi cinco mil. Gran parte de ese material se produce en países donde los gobiernos o las autoridades locales son incapaces de controlar tan infames actos.

¿Era mejor en el pasado?

Muchas personas que se horrorizan por la deplorable situación de la moralidad del mundo moderno quizás evoquen con nostalgia el espíritu de comunidad que existía en los días de sus padres o abuelos. Tal vez oyeron que la vida era mucho más tranquila entonces y que en todo nivel de la sociedad se respetaban la honradez y otros valores morales. Es posible que las personas mayores les hayan hablado del tiempo en que la gente trabajadora se ayudaba mutuamente, los lazos familiares eran fuertes y los jóvenes se sentían seguros y ayudaban en la granja o el taller de sus padres.

Esto nos lleva a las preguntas: ¿Es cierto que antes había más moralidad? ¿O es una simple sensación de nostalgia la que distorsiona los recuerdos de aquel tiempo? Veamos qué responden los historiadores y otros analistas sociales.

[Recuadro de la página 3]

Definición de moralidad

En esta serie de artículos, la palabra moralidad se utiliza en el sentido de lo que es propio o impropio en la conducta humana, e incluye la honradez, la veracidad y las normas elevadas de comportamiento relativas a la sexualidad y otros asuntos.