Ir al contenido

Ir al índice

Jehová se interesa por usted

Jehová se interesa por usted

¿CÓMO puede estar seguro de que eso es cierto, de que Jehová de verdad se interesa por usted? Una razón es que la Biblia lo dice claramente. 1 Pedro 5:7 dice: “A la vez que echan sobre él toda su inquietud, porque él se interesa por ustedes”. ¿Qué pruebas tiene de que Jehová se interesa por usted?

DIOS NOS PROVEE ALIMENTO

Jehová nos pone un buen ejemplo: es bueno y generoso.

Una de ellas es que Dios tiene las cualidades que seguramente buscamos en nuestros mejores amigos. Los amigos más cercanos suelen ser aquellos que se tratan con bondad y generosidad. Y es fácil ver que Jehová trata a los humanos de esa manera todos los días. Por ejemplo, “él hace salir su sol sobre inicuos y buenos y hace llover sobre justos e injustos” (Mat. 5:45). ¿Qué se consigue gracias a la lluvia y a la luz del Sol? Entre otras cosas, Dios se vale de ellas para dar alimento a las personas y llenar sus corazones de alegría (Hech. 14:17). Así es, Jehová se encarga de que la tierra produzca alimento en abundancia. ¿Y verdad que pocas cosas nos hacen más felices que una buena comida?

Entonces, ¿por qué pasan hambre tantas personas? Porque los gobernantes humanos suelen poner más atención en conseguir poder y en hacer dinero que en mejorar la calidad de vida de la gente. Ahora bien, Jehová pronto acabará con la codicia. Sustituirá el sistema político actual con su Reino celestial, del cual su Hijo es el Rey. Nadie pasará hambre en ese tiempo. Hasta que llegue ese día, Dios sustenta a sus siervos fieles  (Sal. 37:25). ¿No es eso una prueba de que Jehová se interesa por usted?

JEHOVÁ NO ES TACAÑO CON SU TIEMPO

Jehová nos pone un buen ejemplo: da de su tiempo con generosidad.

A un buen amigo le gusta pasar tiempo con usted. Pueden pasar horas y horas hablando de un tema que les interese a ambos. Un buen amigo también lo escucha con atención cuando usted le cuenta sus problemas y preocupaciones. ¿Y qué hay de Jehová? ¿Hace lo mismo con nosotros? ¡Claro que sí! Él está deseando escuchar nuestras oraciones. Por eso, la Biblia nos dice: “Perseveren en la oración” y “oren incesantemente” (Rom. 12:12; 1 Tes. 5:17).

¿Cuánto tiempo está dispuesto Jehová a dedicarles a nuestras oraciones? Encontramos la respuesta en un ejemplo que está en la Biblia. Antes de escoger a sus apóstoles, Jesús “pasó toda la noche en oración a Dios” (Luc. 6:12). Seguramente, Jesús analizó en esa oración las cualidades y los defectos de cada uno de sus discípulos, y le pidió a su Padre que lo ayudara a escoger a los que serían sus apóstoles. Al amanecer, Jesús sabía que había escogido a los más indicados. Jehová es el “Oidor de la oración”, y le gusta escuchar todas las oraciones sinceras (Sal. 65:2). No importa si alguien pasa horas contándole algo que le preocupa mucho, él no está pendiente del reloj.

DIOS ESTÁ DISPUESTO A PERDONAR

Jehová nos pone un buen ejemplo: está dispuesto a perdonar.

A veces, hasta a los buenos amigos les cuesta perdonar. Amistades de muchos años se han roto porque dos personas no han sabido perdonarse. Pero Jehová sí sabe hacerlo. Es más, en la Biblia invita a todas las personas sinceras a buscar su perdón, “porque él perdonará en gran manera” (Is. 55:6, 7). ¿Qué motiva a Jehová a perdonar sin reservas?

Lo hace porque siente un amor inmenso por nosotros. Ama tanto al mundo que dio a su Hijo, a Jesús, para rescatar a la humanidad del pecado y del dolor que este nos causa (Juan 3:16). Pero ese no es el único beneficio  del rescate. Gracias al sacrificio de Jesús, Dios puede perdonar sin reservas a aquellos a quienes ama. El apóstol Juan escribió: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonarnos nuestros pecados” (1 Juan 1:9). Como Jehová nos perdona, podemos seguir disfrutando de su amistad. ¿No es cierto que eso nos toca el corazón?

LO AYUDA CUANDO USTED LO NECESITA

Jehová nos pone un buen ejemplo: está a su lado cuando lo necesita.

Un buen amigo ayuda a los demás cuando lo necesitan. ¿Hace lo mismo Jehová? La Biblia dice: “Aunque [uno de los siervos de Dios] caiga, no será arrojado abajo, porque Jehová está sosteniendo su mano” (Sal. 37:24). Dios apoya a sus siervos de varias formas. Por ejemplo, veamos esta experiencia que tuvo lugar en Santa Cruz, una isla del Caribe.

Una jovencita sufría la presión de sus compañeros de clase porque se negaba, por razones religiosas, a saludar la bandera. Después de pedirle ayuda a Jehová, decidió enfrentarse al problema. Cuando le pidieron que presentara un informe en clase, aprovechó la oportunidad para hablar del saludo a la bandera. Usó Mi libro de historias bíblicas para explicar cómo la había ayudado el relato de Sadrac, Mesac y Abednego a tomar una decisión. Ella dijo: “Jehová protegió a estos tres hebreos porque no quisieron adorar una imagen”. Luego les ofreció el libro a los presentes, y 11 compañeros de clase lo aceptaron. Se sintió muy contenta, porque se dio cuenta de que Jehová le había dado las fuerzas y la sabiduría para defender su postura en una cuestión tan delicada.

Si alguna vez no está seguro de que Jehová se interesa por usted, reflexione en palabras como las que aparecen en Salmo 34:17-19; 55:22, y 145:18, 19. Pídales a otros Testigos de experiencia que le cuenten cómo Jehová los cuidó. Y cuando necesite la ayuda de Dios, pídasela en oración. Pronto verá que Jehová se interesa por usted.