CAPÍTULO 3

Escoja amigos que amen a Dios

Escoja amigos que amen a Dios

“El que está andando con personas sabias se hará sabio” (PROVERBIOS 13:20).

1-3. a) Explique lo que dice Proverbios 13:20. b) ¿Por qué debemos escoger bien a nuestros amigos?

¿SE HA dado cuenta de la forma en que un bebé observa a sus padres? Desde antes de que pueda hablar, ya está aprendiendo las cosas que ve y oye. A medida que crece, comienza a imitar a sus padres sin darse cuenta. Por eso, no nos sorprende que los adultos también piensen y actúen como las personas con las que pasan mucho tiempo.

2 En Proverbios 13:20, aprendemos que “el que está andando con personas sabias se hará sabio”. Andar con alguien no solo significa estar con una persona, sino también elegir pasar tiempo con ella. Un investigador bíblico dice que esta expresión transmite la idea de querer a una persona y sentir apego por ella. Las personas con las que pasamos mucho tiempo son las que más influyen en nuestra forma de ser, sobre todo si sentimos afecto por ellas.

3 Nuestros amigos influyen en nosotros para bien o para mal. La segunda parte de Proverbios 13:20 dice que “al que está teniendo tratos con los estúpidos le irá mal”. En hebreo, estar “teniendo tratos” con alguien puede significar tener una amistad con esa persona (Proverbios 22:24). Si nuestros amigos aman a Dios, nos animarán a mantenernos fieles a él. Para escoger bien nuestras amistades, veamos la clase de personas que Dios escoge como amigos.

¿QUIÉNES SON AMIGOS DE DIOS?

4. a) ¿Por qué es un gran honor ser amigo de Dios? b) ¿Por qué llamó Jehová a Abrahán “mi amigo”?

4 Jehová es el Soberano del universo y nos da la oportunidad de ser sus amigos. Este es un gran honor. Pero Jehová elige a sus amigos con cuidado. Escoge a los que lo aman y tienen fe en él. Por ejemplo, Abrahán siempre estaba listo para hacer cualquier cosa por Dios. Demostró muchísimas veces que tenía fe y era obediente. Hasta estuvo dispuesto a sacrificar a su hijo Isaac. Abrahán tenía fe en que “Dios podía levantarlo hasta de entre los muertos” (Hebreos 11:17-19; Génesis 22:1, 2, 9-13). Como Abrahán tuvo fe y fue obediente, Jehová lo llamó “mi amigo” (Isaías 41:8; Santiago 2:21-23).

5. ¿Cómo es la amistad de Jehová con los que le son leales?

5 Jehová valora mucho a sus amigos. Y lo más importante para sus amigos es ser leales a él (lea 2 Samuel 22:26). Son leales y obedientes a él porque lo aman. La Biblia dice que los que obedecen a Dios disfrutan de una estrecha amistad con él (Proverbios 3:32). Además, Salmo 15:1-5 dice que los amigos de Jehová son invitados especiales en su “tienda”. Esto quiere decir que Dios los invita a que lo adoren y a que le oren en cualquier momento.

6. ¿Cómo demostramos que amamos a Jesús?

6 Jesús dijo: “Si alguien me ama, observará mi palabra, y mi Padre lo amará” (Juan 14:23). Así que, para ser amigos de Jehová, también tenemos que amar a Jesús y hacer lo que nos mandó. Por ejemplo, obedecemos el mandato de Jesús de predicar las buenas noticias del Reino y hacer discípulos (Mateo 28:19, 20; Juan 14:15, 21). Puesto que amamos a Jesús, seguimos sus pasos con mucho cuidado (1 Pedro 2:21). Jehová se alegra mucho al ver que nos esforzamos al máximo por imitar a su Hijo en todo lo que decimos y hacemos.

7. ¿Por qué debemos asegurarnos de que nuestros amigos sean amigos de Jehová?

7 Los amigos de Jehová muestran fe, lealtad y obediencia, y también aman a Jesús. ¿Elegimos nosotros esa clase de amigos? Si nuestros amigos imitan a Jesús y se esfuerzan por enseñar a otros sobre el Reino de Dios, nos ayudarán a ser mejores personas y a seguir siendo leales a Jehová.

APRENDAMOS DE LOS EJEMPLOS BÍBLICOS

8. ¿Qué le gusta de la amistad de Rut y Noemí?

8 En la Biblia, encontramos muchos ejemplos de buenas amistades. Una de ellas es la amistad de Rut y su suegra, Noemí. Estas mujeres eran de diferente origen y nacionalidad. Además, Noemí era mucho mayor que Rut. Pero se hicieron muy buenas amigas porque las dos amaban a Jehová. Cuando Noemí decidió dejar la tierra de Moab y volver a Israel, Rut no quiso separarse de ella. Le dijo a Noemí: “Tu pueblo será mi pueblo, y tu Dios mi Dios” (Rut 1:14, 16). Rut fue muy buena con Noemí. Cuando llegaron a Israel, Rut trabajó mucho para cuidar de su amiga. Noemí amaba mucho a Rut y le daba buenos consejos. Debido a que Rut hizo lo que Noemí le aconsejó, las dos recibieron muchas bendiciones (Rut 3:6).

9. ¿Qué le llama la atención de la amistad entre David y Jonatán?

9 David y Jonatán son otro ejemplo de una buena amistad entre personas leales a Jehová. Jonatán tenía unos treinta años más que David y sería el siguiente rey de Israel (1 Samuel 17:33; 2 Samuel 5:4). Pero, cuando supo que Jehová había escogido a David para ser el siguiente rey, no le dio envidia ni quiso competir con él. Más bien, Jonatán hizo todo lo que pudo para apoyar a David. Por ejemplo, cuando David estuvo en peligro, Jonatán lo animó a confiar en Jehová. Incluso arriesgó su vida por David (1 Samuel 23:16, 17). David también fue un amigo leal para Jonatán. Le prometió que cuidaría de su familia y mantuvo su promesa incluso después de la muerte de Jonatán (1 Samuel 18:1; 20:15-17, 30-34; 2 Samuel 9:1-7).

10. ¿Qué le enseña a usted sobre la amistad el ejemplo de los tres hebreos?

10 Sadrac, Mesac y Abednego eran tres jóvenes hebreos que fueron sacados de su hogar y llevados a Babilonia. Estos tres amigos estaban lejos de sus familias, pero se ayudaron entre ellos a seguir fieles a Jehová. Ya de adultos, su fe se puso a prueba cuando el rey Nabucodonosor les mandó que adoraran una estatua de oro. Sadrac, Mesac y Abednego se negaron a obedecer y le dijeron al rey: “A tus dioses no servimos, y la imagen de oro que has erigido ciertamente no adoraremos”. Estos tres amigos fueron leales a su Dios cuando pasaron por pruebas de fe (Daniel 1:1-17; 3:12, 16-28).

11. ¿Cómo llegaron a ser buenos amigos Pablo y Timoteo?

11 Cuando el apóstol Pablo conoció a Timoteo, se dio cuenta de que este joven amaba a Jehová y se interesaba mucho por la congregación. Así que Pablo entrenó a Timoteo para que ayudara a los hermanos de diferentes lugares (Hechos 16:1-8; 17:10-14). Timoteo se esforzó tanto que Pablo dijo: “Sirvió como esclavo conmigo en el adelanto de las buenas nuevas”. Pablo sabía que Timoteo cuidaría de los hermanos con amor. Al esforzarse sirviendo juntos a Jehová, Pablo y Timoteo se hicieron buenos amigos (Filipenses 2:20-22; 1 Corintios 4:17).

ESCOJAMOS BIEN A NUESTROS AMIGOS

12, 13. a) ¿Por qué debemos elegir con cuidado a nuestros amigos también en la congregación? b) ¿Por qué dio el apóstol Pablo la advertencia de 1 Corintios 15:33?

12 En la congregación, podemos aprender de nuestros hermanos y ayudarnos unos a otros a seguir siendo fieles (lea Romanos 1:11, 12). Tenemos una hermosa variedad de hermanos de diferentes culturas y orígenes. Pero incluso en la congregación tenemos que elegir con cuidado a nuestros amigos más cercanos. Algunos son nuevos en la verdad, mientras que otros llevan muchos años sirviendo a Jehová. Tal como la fruta necesita tiempo para madurar, las personas necesitan tiempo para fortalecer su amistad con Jehová. Así que necesitamos mostrarnos amor y paciencia, y siempre escoger bien a nuestros amigos (Romanos 14:1; 15:1; Hebreos 5:12–6:3).

13 A veces, podría surgir alguna situación grave en la congregación. Si eso ocurre, debemos tener un cuidado especial. Podría ser que un hermano esté haciendo cosas que la Biblia dice que son incorrectas. O quizás alguien siempre esté quejándose, y eso podría dañar a la congregación. Esto no debería sorprendernos porque también hubo algunos problemas en la congregación del siglo primero. De hecho, algunos de aquellos cristianos ponían en duda ciertas enseñanzas de Jesús. Por eso, el apóstol Pablo advirtió: “No se extravíen. Las malas compañías echan a perder los hábitos útiles” (1 Corintios 15:12, 33). Pablo también le aconsejó a Timoteo que escogiera con cuidado a sus amigos más cercanos. Nosotros debemos hacer lo mismo (lea 2 Timoteo 2:20-22).

14. ¿Qué efecto pueden tener las malas amistades en nuestra amistad con Jehová?

14 Lo más valioso que tenemos es nuestra amistad con Jehová, y debemos protegerla. Así que no escogemos como amigo cercano a nadie que pueda debilitar nuestra fe y dañar nuestra amistad con Dios. Piense en lo siguiente. No podemos meter una esponja en vinagre y esperar que se llene de agua. De la misma forma, no podemos tener amigos que hagan lo malo y esperar que nos resulte fácil hacer lo bueno. Por eso, tenemos que elegir con cuidado nuestras amistades (1 Corintios 5:6; 2 Tesalonicenses 3:6, 7, 14).

Puede encontrar buenos amigos que aman a Jehová

15. ¿Qué puede hacer usted para tener buenos amigos en la congregación?

15 En la congregación, encontrará personas que de verdad aman a Jehová y que pueden llegar a ser buenos amigos suyos (Salmo 133:1). No busque amigos solo entre quienes sean de su misma edad, raza, cultura o nacionalidad. Recuerde que Jonatán era mucho mayor que David y que Rut era mucho más joven que Noemí. La Biblia nos aconseja que ensanchemos nuestro corazón, es decir, que aceptemos a todo tipo de personas. Queremos tener “amor a toda la asociación de hermanos” (lea 1 Pedro 2:17; 2 Corintios 6:13). Mientras más se esfuerce por imitar a Jehová, más personas querrán su amistad.

CUANDO HAY PROBLEMAS

16, 17. ¿Qué no debemos hacer si alguien de la congregación nos decepciona?

16 En una familia, no todos tienen la misma personalidad, opinión y manera de hacer las cosas. Lo mismo pasa en la congregación. Estas diferencias hacen la vida más interesante, y podemos aprender mucho unos de otros. Pero, a veces, esas diferencias podrían molestarnos o causar malentendidos entre nosotros. En ocasiones, podríamos sentirnos ofendidos o heridos (Proverbios 12:18). ¿Debemos dejar que esos problemas nos desanimen o nos alejen de la congregación?

17 Claro que no. Aunque alguien haga algo que nos decepcione, no debemos dejar la congregación. Jehová no es el que nos ha ofendido. Él nos ha dado la vida y todo lo que tenemos, y por eso merece nuestro amor y lealtad (Revelación [Apocalipsis] 4:11). La congregación es un regalo de Jehová que nos ayuda a mantener una fe fuerte (Hebreos 13:17). No queremos rechazar este regalo solo porque alguien nos haya decepcionado (lea Salmo 119:165).

18. a) ¿Qué cualidad nos ayudará a llevarnos bien con nuestros hermanos? b) ¿Por qué debemos perdonar?

18 Amamos a nuestros hermanos y queremos llevarnos bien con ellos. Jehová no espera que los humanos sean perfectos, y nosotros tampoco deberíamos esperarlo (Proverbios 17:9; 1 Pedro 4:8). Todos cometemos errores, pero el amor nos ayudará a seguir perdonándonos unos a otros (Colosenses 3:13). Si amamos a nuestros hermanos, no dejaremos que un pequeño malentendido se convierta en un gran problema. Es cierto que si alguien nos ofende es difícil dejar de pensar en ello. Lo fácil es enojarnos y estar resentidos con esa persona. Pero así solo nos sentiremos tristes y amargados. En cambio, cuando perdonamos a quien nos ha ofendido, disfrutamos de paz mental, de unidad en la congregación y, lo que es más importante, de una buena amistad con Jehová (Mateo 6:14, 15; Lucas 17:3, 4; Romanos 14:19).

CUANDO SE EXPULSA A ALGUIEN

19. ¿En qué caso debemos dejar de relacionarnos con alguien de la congregación?

19 En una familia que se ama, todos los miembros ponen de su parte para que los demás sean felices. Pero imagínese que uno de ellos se rebela. Los demás hacen todo lo posible por ayudarlo, pero él rechaza la ayuda. Quizás decida irse de la casa, o el padre tenga que pedirle que se vaya. Algo parecido puede ocurrir en la congregación. Puede que una persona decida seguir haciendo algo que desagrada a Jehová y que daña a la congregación. Quizás rechace la ayuda que se le ofrece y muestre por sus acciones que no desea ser parte de la congregación. Tal vez decida abandonar la congregación, o tenga que ser expulsado. Si eso ocurre, la Biblia dice con claridad que debemos dejar de relacionarnos con esa persona (lea 1 Corintios 5:11-13; 2 Juan 9-11). Esto puede ser muy difícil si se trata de un familiar o de un amigo. Pero, en una situación como esta, nuestra lealtad a Jehová debe ser más fuerte que nuestra lealtad a cualquier otra persona (vea la nota 8).

20. ¿Por qué es la expulsión una medida que demuestra amor?

20 La expulsión es una medida de disciplina que demuestra amor. Protege a la congregación de los que desprecian las normas de Jehová (1 Corintios 5:7; Hebreos 12:15, 16). También nos da la oportunidad de mostrar que amamos a Jehová, su santo nombre y sus elevadas normas (1 Pedro 1:15, 16). Además, esta medida demuestra amor por quien ha sido expulsado. Recibir esta seria disciplina puede ayudar a la persona a darse cuenta de que está haciendo algo malo y a cambiar. Con el tiempo, muchas personas expulsadas vuelven a Jehová, y la congregación los recibe con amor (Hebreos 12:11).

21. ¿Por qué es importante que escojamos con cuidado a nuestros amigos?

21 Sea como sea, nuestros amigos influyen en nosotros. Así que es importante que los escojamos con cuidado. Si amamos a los que Jehová ama, nos rodearemos de personas que nos ayudarán a ser fieles a Dios para siempre.