Segundo Libro de Samuel 21:1-22

  • Los gabaonitas se vengan de la casa de Saúl (1-14)

  • Guerras contra los filisteos (15-22)

21  Ahora bien, en los días de David hubo una época de hambre+ que duró tres años seguidos. Así que David consultó a Jehová, y Jehová contestó: “Saúl y los de su casa son culpables de derramar sangre, porque él mató a los gabaonitas”.+  (Por cierto, los gabaonitas+ no eran de los israelitas, sino de los amorreos+ que quedaban. Los israelitas habían jurado dejarlos con vida,+ pero Saúl intentó acabar con ellos por el fervor que sentía por el pueblo de Israel y Judá). De modo que el rey llamó a los gabaonitas para hablar con ellos.  David les dijo a los gabaonitas: “¿Qué puedo hacer por ustedes? ¿Cómo puedo compensarlos por nuestro pecado,* para que ustedes bendigan la herencia de Jehová?”.  Los gabaonitas le contestaron: “Ni la plata ni el oro pueden compensar+ lo que nos hicieron Saúl y los de su casa. Y tampoco podemos matar a nadie en Israel”. A lo que él dijo: “Pídanme lo que quieran, que yo lo haré”.  Ellos le dijeron al rey: “Aquel hombre exterminó a los nuestros y planeó eliminarnos por completo del territorio de Israel,+  así que queremos que nos den a siete de sus hijos. Colgaremos sus cadáveres*+ delante de Jehová en Guibeá*+ de Saúl, el escogido de Jehová”.+ El rey dijo: “Yo se los entregaré”.  Pero el rey le tuvo compasión a Mefibóset+ —hijo de Jonatán, hijo de Saúl— debido al juramento que David y Jonatán,+ el hijo de Saúl, se habían hecho delante de Jehová.  El rey eligió a Armoní y Mefibóset, los dos hijos de Rizpá+ hija de Ayá, que ella había tenido con Saúl, y a los cinco hijos de Mical*+ hija de Saúl, que ella había tenido con Adriel+ hijo de Barzilái el meholatita.  Luego se los entregó a los gabaonitas, y ellos colgaron sus cadáveres en la montaña delante de Jehová.+ Los siete murieron juntos. Los mataron en los primeros días de la cosecha, al comienzo de la cosecha de la cebada. 10  Después Rizpá+ hija de Ayá tomó tela de saco y la extendió sobre la roca. Se quedó allí desde el comienzo de la cosecha hasta que desde los cielos cayó lluvia sobre los cuerpos; no permitió que las aves del cielo se posaran sobre ellos de día ni que los animales salvajes del campo se les acercaran de noche. 11  A David le contaron lo que había hecho la concubina de Saúl, Rizpá hija de Ayá. 12  Así que David fue a buscar los huesos de Saúl y de su hijo Jonatán. Los tenían los líderes* de Jabés-Galaad,+ quienes los habían robado de la plaza de Bet-San, donde los filisteos los habían colgado el día en que los filisteos derrotaron a Saúl en Guilboa.+ 13  Él se trajo de allí los huesos de Saúl y de su hijo Jonatán, y también recogieron los huesos de los hombres que fueron ejecutados.*+ 14  Entonces enterraron los huesos de Saúl y de su hijo Jonatán en la tierra de Benjamín, en Zelá,+ en la tumba de su padre Quis.+ Tan pronto como hicieron todo lo que el rey había mandado, Dios escuchó las súplicas de ellos a favor del país.+ 15  Una vez más, estalló la guerra entre los filisteos e Israel.+ Así que David bajó con sus siervos y peleó contra los filisteos, pero empezó a sentirse muy cansado. 16  Uno de los descendientes de los refaím,+ llamado Isbí-Benob, que tenía una lanza de cobre que pesaba 300 siclos*+ y una espada nueva, quiso matar a David. 17  Enseguida Abisái+ hijo de Zeruyá vino a salvarlo.+ Atacó al filisteo y lo mató. Entonces los hombres de David le juraron al rey: “¡Ya no saldrás más a la batalla con nosotros,+ para que no apagues la lámpara de Israel!”.+ 18  Después de esto, volvió a estallar la guerra con los filisteos,+ en Gob. En esa ocasión, Sibecái+ el husatita mató a Saf, descendiente de los refaím.+ 19  Otra vez estalló la guerra con los filisteos+ en Gob. Y Elhanán hijo de Jaaré-Oreguim el betlemita mató a Goliat el guitita, que tenía una lanza cuyo palo era como el rodillo de un telar.+ 20  Y de nuevo estalló una guerra. Estalló en Gat, donde había un hombre de tamaño extraordinario, con 6 dedos en cada mano y 6 dedos en cada pie, 24 en total. Este también era descendiente de los refaím.+ 21  Como no dejaba de desafiar a Israel,+ Jonatán hijo de Simeí,+ hermano de David, lo mató. 22  Estos cuatro eran descendientes de los refaím en Gat y murieron a manos de David y sus siervos.+

Notas

O “hacer expiación”.
Lit. “Los expondremos”, es decir, con los brazos y las piernas quebrados.
O “Guibeah”. Ver apén. A2.
O quizás “Merab”.
O quizás “terratenientes”.
Lit. “expuestos”.
Unos 3,42 kg (7,5 lb). Ver apén. B14.