Ir al contenido

Ir al índice

“¿Dónde estaba Dios?”

“¿Dónde estaba Dios?”

“SIEMPRE SURGE DE NUEVO LA PREGUNTA: ¿DÓNDE ESTABA DIOS?” (El papa Benedicto XVI, durante su visita al antiguo campo de concentración de Auschwitz [Polonia]).

¿Y USTED? ¿SE HA HECHO ESA PREGUNTA AL VER UNA DESGRACIA? ¿HA PASADO POR ALGUNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA QUE LE HAYA HECHO PENSAR QUE DIOS NO SE PREOCUPA POR USTED?

Sheila, que vive en Estados Unidos y creció en una familia con profundas convicciones religiosas, confiesa: “Desde pequeña he creído en Dios porque sé que es nuestro Creador, pero nunca me sentí muy unida a él. Aunque sabía que podía verme, pensaba que no me prestaba mucha atención. No creía que me odiara, pero tampoco que yo le importara”. ¿Por qué pensaba así? Ella explica: “Mi familia sufrió una desgracia tras otra, y parecía que Dios no nos ayudaba en nada”.

Al igual que Sheila, puede que usted crea en el Dios todopoderoso y, a pesar de eso, se pregunte si él se interesa por usted. Esa duda también la tuvo Job, un hombre justo que confiaba en el poder y la sabiduría del Creador (Job 2:3; 9:4). Después de sufrir un golpe tras otro y perder toda esperanza, le preguntó a Dios: “¿Por qué ocultas tu mismo rostro y me consideras como enemigo tuyo?” (Job 13:24).

Pero ¿qué dice la Biblia? ¿Es Dios el culpable del sufrimiento? ¿Se interesa por la humanidad en general y por cada uno de nosotros en particular? ¿Hay manera de saber si nos conoce personalmente, nos comprende y nos ayuda cuando tenemos problemas?

En los siguientes artículos, veremos cómo la creación y la Biblia prueban que Dios se preocupa por nosotros (Romanos 1:20). Cuanto mejor conozca a su Creador, más seguro estará de que él lo ama (1 Juan 2:3; 1 Pedro 5:7).