ARTÍCULO DE ESTUDIO 24

“Unifica mi corazón para que tema tu nombre”

“Unifica mi corazón para que tema tu nombre”

“Unifica mi corazón para que tema tu nombre. Te alabo con todo mi corazón, oh, Jehová mi Dios” (SAL. 86:11, 12).

CANCIÓN 23 Jehová es mi fuerza

AVANCE: En este artículo, nos centraremos en lo que el rey David le dijo a Jehová en Salmo 86:11, 12. ¿Qué significa temer el nombre de Jehová? ¿Por qué debemos tenerle profundo respeto a ese gran nombre? ¿Y cómo nos protege el temor de Dios cuando nos enfrentamos a tentaciones?

1. ¿Qué es el temor de Dios, y por qué es importante que lo demuestren quienes aman a Jehová?

LOS cristianos amamos a Dios, pero también le tememos. En este artículo discutiremos la importancia de temer a Dios. Pero, ¿que significa sentir temor por Dios? Quienes lo sienten no quieren desagradar a su Padre celestial porque valoran su amistad con él (Sal. 111:10; Prov. 8:13). Analicemos este tipo de temor en particular.

2. ¿Qué dos cosas relacionadas con Salmo 86:11 estudiaremos en este artículo?

2 Al pensar en las palabras del Salmo 86:11, nos damos cuenta de que el fiel rey David comprendía la importancia del temor de Dios. Veamos cómo poner en práctica lo que dijo por inspiración. Primero, repasaremos varios motivos para tenerle profundo respeto al nombre de Dios. Y luego hablaremos de cómo demostrar ese respeto en nuestra vida diaria.

¿POR QUÉ DEBEMOS TENERLE PROFUNDO RESPETO AL NOMBRE DE JEHOVÁ?

3. ¿Qué experiencia tal vez ayudó a Moisés a respetar siempre el nombre de Dios?

3 Pensemos en cómo se sintió Moisés cuando estaba acurrucado en la grieta de una roca en el monte Horeb y contempló en una visión la gloria de Jehová, que había pasado delante de él. Perspicacia para comprender las Escrituras explica que esa fue “tal vez la experiencia más imponente que jamás haya tenido hombre alguno antes de la venida de Jesucristo”. Moisés oyó las siguientes palabras, seguramente de boca de un ángel: “Jehová, Jehová, un Dios misericordioso y compasivo, paciente y lleno de amor leal y verdad, que demuestra amor leal a miles, que perdona errores, ofensas y pecados” (Éx. 33:17-23; 34:6, 7). Es posible que Moisés se acordara de aquella experiencia cuando usaba el nombre de Jehová. Con razón le dijo después a Israel, el pueblo de Dios, que temiera “este nombre glorioso e impresionante” (Deut. 28:58).

4. ¿En qué cualidades de Jehová debemos meditar para respetarlo todavía más?

4 Al pensar en el nombre de Jehová, es bueno que meditemos en la clase de persona que él es. Debemos recordar sus cualidades, entre ellas el poder, la sabiduría, la justicia y el amor. Reflexionar en estas y otras cualidades hará que lo respetemos todavía más (Sal. 77:11-15).

5, 6. a) ¿Qué significa el nombre de Dios? b) Según Éxodo 3:13, 14 e Isaías 64:8, ¿de qué maneras hace Jehová que las cosas sucedan?

5 ¿Qué sabemos sobre el significado del nombre de Dios? Muchos expertos concuerdan en que el nombre de Jehová al parecer significa “él hace que llegue a ser”. Este significado nos recuerda que nada puede impedir que Jehová cumpla su voluntad y que él puede hacer que las cosas sucedan. ¿Cómo lo hace?

6 Una manera es llegando a ser lo que sea necesario para cumplir su propósito (lea Éxodo 3:13, 14). En nuestras publicaciones, a menudo se nos anima a pensar en este aspecto tan impresionante de la personalidad de Dios. Además, Jehová puede hacer que sus siervos humanos imperfectos lleguen a ser lo que sea necesario para servirle y cumplir su propósito (lea Isaías 64:8). De estas maneras, Jehová hace que se cumpla su voluntad. Nada puede evitar que todo lo que se propone se haga realidad (Is. 46:10, 11).

7. ¿Qué nos ayudará a sentir mayor admiración y respeto por nuestro Padre celestial?

7 ¿Qué nos ayudará a sentir mayor admiración y respeto por nuestro Padre celestial? Meditar en lo que ha hecho y en lo que nos ha ayudado a hacer. Por ejemplo, nos maravillamos al meditar en todo lo que él ha creado (Sal. 8:3, 4). Y, al reflexionar en lo que ha hecho que lleguemos a ser para cumplir su voluntad, sentimos un profundo respeto por él. Sin duda, el nombre de Jehová es impresionante. Su significado nos dice todo lo que él es, todo lo que ha hecho y todo lo que hará (Sal. 89:7, 8).

“PROCLAMARÉ EL NOMBRE DE JEHOVÁ”

Las enseñanzas de Moisés tuvieron un efecto refrescante porque se centraban en el nombre y la persona de Jehová. (Vea el párrafo 8). *

8. Según Deuteronomio 32:2, 3, ¿qué quiere Jehová que hagamos con su nombre?

8 Justo antes de que los israelitas entraran en la Tierra Prometida, Jehová le enseñó a Moisés la letra de una canción y le mandó enseñársela al pueblo (Deut. 31:19). Al meditar en parte de la letra, vemos con claridad que Jehová no quiere que ocultemos su nombre ni lo tratemos como si fuera demasiado sagrado para pronunciarlo (lea Deuteronomio 32:2, 3). Desea que todo el mundo lo conozca. Sin duda, para los israelitas fue un gran honor que Moisés les enseñara sobre Jehová y su glorioso nombre. Lo que aprendieron tuvo un efecto refrescante y fortalecedor en ellos, como una suave lluvia sobre la vegetación. ¿Cómo podemos asegurarnos de que nuestra manera de enseñar tenga el mismo efecto en los demás?

9. ¿Cómo contribuimos a que se santifique el nombre de Jehová?

9 Cuando prediquemos de casa en casa o en lugares públicos, usemos la Biblia para enseñarles a las personas el nombre de Dios. Podemos utilizar herramientas que honran a Jehová, como nuestras valiosas publicaciones, excelentes videos y nuestro sitio web. Sea que estemos en el trabajo, en la escuela o de viaje, busquemos oportunidades para hablar de nuestro querido Dios y de su personalidad. Hablemos de su maravilloso propósito para nosotros y para la Tierra. Cuando las personas escuchen estas cosas, puede que se den cuenta por primera vez de lo mucho que Jehová nos ama. Siempre que enseñamos la verdad sobre nuestro cariñoso Padre, contribuimos a que se santifique su nombre y desmentimos algunas de las calumnias que se han enseñado sobre él. Nada tiene un efecto tan refrescante en las personas como el mensaje bíblico que les llevamos (Is. 65:13, 14).

10. Cuando damos clases de la Biblia, ¿por qué no debemos limitarnos a enseñar las normas y leyes de Dios?

10 Cuando damos clases de la Biblia, deseamos ayudar a los estudiantes a conocer y usar el nombre de Jehová. Pero también queremos que conozcan bien la clase de Dios que es. ¿Lo lograremos si solo enseñamos instrucciones, leyes divinas y normas de conducta? Tal vez no. Puede ser que un buen estudiante aprenda cuáles son las leyes de Dios e incluso llegue a admirarlas. Pero ¿obedecerá a Jehová porque ha llegado a amarlo? Recordemos el caso de Eva. Ella conocía la ley de Dios, pero no sentía verdadero amor por él. Y lo mismo se puede decir de Adán (Gén. 3:1-6). Así que no debemos limitarnos a enseñar las justas normas y leyes de Dios.

11. Además de enseñar a los estudiantes las normas y leyes divinas, ¿cómo podemos ayudarlos a amar a Dios?

11 Las normas y leyes divinas son atrayentes y nos benefician (Sal. 119:97, 111, 112). Pero el estudiante no las verá del mismo modo a menos que comprenda que Jehová las ha dado porque nos ama. Así que podríamos preguntarle: “¿Por qué crees que Dios nos pide que hagamos o no hagamos esto? ¿Qué te enseña eso sobre él?”. Si lo ayudamos a pensar en Jehová y a amar de verdad su glorioso nombre, es más probable que le lleguemos al corazón. Así no solo amará sus leyes, sino que también lo amará a él (Sal. 119:68). Su fe se hará más fuerte y podrá resistir pruebas muy difíciles (1 Cor. 3:12-15).

“ANDAREMOS EN EL NOMBRE DE JEHOVÁ”

En cierto momento, David permitió que su corazón llegara a estar dividido. (Vea el párrafo 12).

12. a) ¿Qué llevó a David en cierta ocasión a tener el corazón dividido? b) ¿Cuál fue el resultado?

12 Las siguientes palabras que el rey David escribió por inspiración en Salmo 86:11 también son muy importantes: “Unifica mi corazón”. A lo largo de su vida, vio lo fácil que es llegar a tener un corazón dividido. En cierta ocasión, estaba en el techo de su casa y vio a la esposa de otro hombre, llamada Bat-Seba, bañándose. ¿Cómo estaba el corazón de David en ese momento? ¿Unido o dividido? Él conocía el mandato de Jehová que decía: “No desees a la esposa de tu prójimo” (Éx. 20:17). Pero se quedó mirándola. Su corazón llegó a estar dividido. Por un lado, deseaba a aquella mujer. Y, por otro, deseaba agradar a Jehová. Aunque había amado y temido a Jehová por mucho tiempo, se dejó llevar por su deseo egoísta. Como resultado, hizo algunas cosas muy malas. Manchó el nombre de Jehová y les hizo un daño terrible a personas inocentes, incluida su propia familia (2 Sam. 11:1-5, 14-17; 12:7-12).

13. ¿Cómo sabemos que David volvió a tener un corazón unido?

13 Jehová disciplinó a David, y este se recuperó (2 Sam. 12:13; Sal. 51:2-4, 17). Nunca olvidó los problemas y el sufrimiento que provocó por permitir que su corazón se dividiera. Sus palabras de Salmo 86:11 también se pueden traducir así: “Dame un corazón que no esté dividido”. ¿Le respondió Jehová? Sí, pues la Palabra de Dios dice más adelante que David “sirvió a Jehová su Dios con un corazón completo” (1 Rey. 11:4; 15:3).

14. ¿Qué debemos preguntarnos, y por qué?

14 El ejemplo de David nos anima mucho, pero también nos sirve de advertencia. El pecado grave que cometió debería hacernos pensar. Sea que llevemos poco o mucho tiempo sirviendo a Jehová, debemos preguntarnos: “¿Estoy luchando contra los intentos de Satanás de dividir mi corazón?”.

Satanás hará todo lo que pueda para dividir nuestro corazón. ¡Que no se salga con la suya! (Vea los párrafos 15 y 16). *

15. ¿Cómo puede protegernos el temor de Dios si vemos imágenes provocativas?

15 Por ejemplo, ¿qué hacemos si vemos en la televisión o en Internet una imagen o película que pudiera despertar en nosotros deseos inmorales? Sería fácil justificarnos pensando que, estrictamente hablando, no es pornografía. Pero ¿podría estar Satanás valiéndose de ello para dividirnos el corazón? (2 Cor. 2:11). Esto puede compararse a un hacha que alguien usa para partir un trozo de madera. Tal vez empiece introduciendo el delgado filo del hacha en la madera. Y, a medida que la va hundiendo, la madera va partiéndose. Las imágenes provocativas pueden ser como el delgado filo del hacha. Al principio quizás parezcan algo pequeño e inofensivo, pero rápidamente pueden dividir nuestro corazón y llevarnos a cometer pecados que quebranten nuestra integridad. Por tal razón, no permitamos que nada inapropiado entre en nuestro corazón. Asegurémonos de que siempre esté unido y tema el nombre de Jehová.

16. ¿Qué preguntas debemos hacernos cuando estemos ante una tentación?

16 Además de imágenes provocativas, Satanás nos pone muchas otras tentaciones para que pequemos. ¿Cómo reaccionamos? Sería fácil justificarnos pensando algo como: “Al fin y al cabo, no me van a expulsar por hacer esto, así que no será tan grave”. Esa forma de pensar es totalmente errónea. Es mejor que nos hagamos preguntas como las siguientes: “¿Está Satanás usando esta tentación para dividir mi corazón? Si me dejo llevar por malos deseos, ¿mancharé el nombre de Jehová? ¿Me acercará esto más a mi Dios, o me alejará de él?”. Reflexionemos en estas preguntas. Pidámosle sabiduría a Jehová para responderlas sinceramente, sin engañarnos (Sant. 1:5). Esto será una verdadera protección. Nos ayudará a rechazar la tentación de plano, igual que Jesús cuando dijo: “¡Vete, Satanás!” (Mat. 4:10).

17. Explique con un ejemplo por qué tener un corazón dividido no nos hace ningún bien.

17 Tener un corazón dividido no nos hace ningún bien. Imaginemos que los miembros de un equipo de fútbol se llevan mal entre sí. Unos quieren toda la gloria para ellos, otros no quieren seguir las reglas y otros no respetan al entrenador. Es poco probable que un equipo así gane un partido. Le iría mucho mejor a un equipo que estuviera unido. Nuestro corazón será como este segundo equipo si nuestros pensamientos, deseos y emociones están “unidos” en el servicio a Jehová. Recordemos que a Satanás le encantaría dividir nuestro corazón. Quiere que tengamos una lucha interna entre lo que sabemos que Jehová desea que hagamos y nuestros malos deseos. Si queremos servir a Jehová, tiene que ser con el corazón completo (Mat. 22:36-38). Jamás permitamos que Satanás nos divida el corazón.

18. En armonía con Miqueas 4:5, ¿qué está usted decidido a hacer?

18 Pidámosle a Jehová lo mismo que David: “Unifica mi corazón para que tema tu nombre”. Esforcémonos por llevar a la práctica esta oración. Que las decisiones que tomamos cada día, de la más pequeña a la más grande, demuestren que sentimos un profundo respeto por el santo nombre de Dios. Si lo hacemos, seremos dignos del nombre que llevamos como testigos de Jehová (Prov. 27:11). Y todos nosotros podremos decir lo mismo que el profeta Miqueas: “Andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios para siempre jamás” (Miq. 4:5).

CANCIÓN 6 La oración del siervo de Dios

^ párr. 51 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN: Moisés les enseñó a los israelitas una canción que honraba a Jehová.

^ párr. 55 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN: Eva no luchó contra los malos deseos. Nosotros, por el contrario, rechazamos las imágenes o mensajes que pudieran despertarnos malos deseos y llevarnos a manchar el nombre de Dios.