Salmo 139:1-24

  • Dios conoce bien a sus siervos

    • Imposible escapar del espíritu de Dios (7)

    • “Estoy hecho de forma maravillosa” (14)

    • Dios lo vio cuando era un embrión (16)

    • “Llévame por el camino de la eternidad” (24)

Para el director. De David. Salmo. 139  Oh, Jehová, tú me has examinado a fondo, tú me conoces.+   Sabes cuándo me siento y cuándo me levanto.+ De lejos percibes mis pensamientos.+   Me observas* cuando viajo y cuando me acuesto;conoces bien todos mis caminos.+   Todavía no ha llegado una sola palabra a mi lengua,pero resulta que tú, oh, Jehová, ya la conoces bien.+   Tú me rodeas por delante y por detrás,y sobre mí pones tu mano.   Semejante conocimiento escapa a mi comprensión.* Es tan elevado que no puedo alcanzarlo.*+   ¿Adónde puedo escapar de tu espíritu? ¿Y adónde puedo huir de tu rostro?+   Si subiera al cielo, allí estarías,y, si me acostara* en la Tumba,* allí mismo estarías tú.+   Si volara con las alas del amanecerpara vivir junto al mar más lejano, 10  incluso allá tu mano me guiaríay tu mano derecha me agarraría.+ 11  Si yo dijera “¡Seguro que la oscuridad me oculta!”,la noche a mi alrededor se transformaría en luz. 12  Ni siquiera la oscuridad sería demasiado oscura para ti,sino que la noche sería tan luminosa como el día;+para ti, la oscuridad es lo mismo que la luz.+ 13  Porque tú formaste mis riñones;me mantuviste protegido* en la matriz de mi madre.+ 14  Te alabo porque estoy hecho de forma maravillosa, impresionante.+ Tus obras son maravillosas,+y eso lo sé muy bien. 15  Mis huesos no estuvieron escondidos de ticuando fui hecho en secreto,cuando fui tejido en las profundidades de la tierra.+ 16  Tus ojos me vieron hasta cuando yo era un embrión;todas sus partes estaban escritas en tu libro—incluso los días en que se formarían—antes de que existiera cualquiera de ellas. 17  Por eso, ¡qué preciosos son tus pensamientos para mí!+ Oh, Dios, ¡qué inmensa es su cantidad!+ 18  Cuando intento contarlos, son más que los granos de arena.+ Me despierto, y todavía estoy contigo.*+ 19  Oh, Dios, ¡ojalá mataras a los malvados!+ Así los hombres violentos* se apartarían de mí, 20  los que con intenciones perversas* hablan contra ti. Son tus adversarios, que usan tu nombre de manera indigna.+ 21  Oh, Jehová, ¿acaso no odio a los que te odian+y detesto a los que se rebelan contra ti?+ 22  Odio es todo lo que siento por ellos;+se han convertido en verdaderos enemigos para mí. 23  Examíname a fondo, oh, Dios, y conoce mi corazón.+ Mira dentro de mí y conoce mis pensamientos angustiosos.*+ 24  Observa si hay en mí alguna mala tendencia,*+y llévame+ por el camino de la eternidad.

Notas

Lit. “mides”.
O “es demasiado asombroso para mí”.
O “Es más de lo que puedo comprender”.
Lit. “tendiera mi lecho”.
O “Seol”. Es decir, el lugar simbólico donde descansan los muertos. Ver glosario.
O quizás “me entretejiste”.
O quizás “todavía los estoy contando”.
O “culpables de derramar sangre”.
O “según sus ideas”.
O “inquietantes”.
O “algún camino perjudicial”.