Mashcaushca publicacionma ri

Quiilca tiaj ri

Mushuj intindichishcauna

Mushuj intindichishcauna

A lo largo de los años, La Atalaya ha hecho aclaraciones sobre varios aspectos de las profecías de Ezequiel que antes se entendían de otra manera. Ahora, este libro —La adoración pura de Jehová: ¡por fin restaurada! — incluye todavía más aclaraciones. Repasemos las respuestas a las siguientes preguntas.

¿Imara ricuchinun chuscu ñahuiyuj causajcuna?

Explicación anterior: Cada una de las cuatro caras de los seres vivientes o querubines representa una de las cuatro virtudes fundamentales de Jehová.

Aclaración: Aunque cada una de las cuatro caras de los seres vivientes representa una de las cuatro virtudes fundamentales de Jehová, las cuatro caras —vistas en conjunto— abarcan todas las cualidades de Dios. Además, las cuatro caras nos enseñan mucho sobre la extraordinaria grandeza del poder y la gloria de Jehová.

Razones del cambio: La Palabra de Dios usa a menudo el número cuatro para transmitir la idea de algo que es abarcador o completo. Así que, cuando las cuatro caras aparecen juntas, forman algo más que cuatro cualidades: son la base de la maravillosa personalidad de Jehová. Además, cada rostro pertenece a una criatura que representa majestad, fuerza y poder. Aun así, esas cuatro poderosas creaciones de Dios —representadas en las caras de cada querubín— están debajo del trono de Jehová. Esta descripción resalta que Jehová es el Gobernante Supremo, el que está por encima de todo.

Tintara apamuj runa ¿pitara ricuchin?

Explicación anterior: El hombre con el tintero de secretario representa a los ungidos que quedan en la Tierra. Mediante la predicación y la obra de hacer discípulos, los ungidos están poniendo una marca simbólica en las frentes de los que llegan a formar parte de la “gran muchedumbre” (Apoc. 7:9).

Aclaración: El hombre con el tintero de secretario representa a Jesucristo. Él marcará a los que forman la gran muchedumbre cuando, en la “gran tribulación”, determine que son ovejas (Mat. 24:21).

Razones del cambio: Jehová le ha encargado a su Hijo la labor de juzgar (Juan 5:22, 23). Según Mateo 25:31-33, Jesús decidirá finalmente quiénes son “ovejas” y quiénes son “cabras”.

 ¿Rimashca shimi cuinta tacarisiqui huarmiuna Oholá, Oholibá ricuchinunzhu yanga cristianosgunamanda paihua ishqui partiuna religión católica shinallara protestante nishca?

Explicación anterior: Oholá (Samaria, la capital de Israel) es la hermana mayor y representa a la religión católica; Oholibá (Jerusalén, la capital de Judá) es la hermana menor y representa a la religión protestante.

Aclaración: Estas dos prostitutas no son modelos proféticos de ninguna división de la cristiandad. Más bien, su existencia nos ayuda a entender lo que siente Jehová cuando personas que en algún momento fueron sus siervos fieles caen en la prostitución espiritual. Algo parecido siente él hacia todas las religiones falsas.

Razones del cambio: No hay ninguna base bíblica para afirmar que Oholá y Oholibá sean modelos proféticos de la cristiandad. Israel y Judá habían sido como esposas fieles de Jehová; sin embargo, la cristiandad nunca tuvo ese tipo de relación con él. Además, en los capítulos 16 y 23 de Ezequiel se compara a los siervos infieles de Dios con prostitutas y se les ofrece la oportunidad de cambiar y la esperanza de ser perdonados. Pero a la cristiandad, que es parte de Babilonia la Grande, nunca se le ha dado esa esperanza.

¿Ñaupa Jerusalén apóstata, rimashca shimi cuinta ricuchin yanga cristianosgunamanda?

Explicación anterior: La ciudad infiel de Jerusalén es un modelo profético de la cristiandad. Por eso, la destrucción de esa ciudad fue una representación profética de la destrucción de la cristiandad.

Aclaración: Las cosas malas que pasaban en la Jerusalén infiel, como la idolatría y la corrupción, nos recuerdan lo que hace ahora la cristiandad. Pero ya no consideramos que Jerusalén sea un modelo profético de la cristiandad.

Razones del cambio: No parece que haya una base bíblica clara para afirmar que Jerusalén representa a la cristiandad. A diferencia de la antigua Jerusalén, la cristiandad nunca le ha dado adoración pura a Dios. Además, Jerusalén tuvo el perdón de Jehová por un tiempo, pero eso es algo que la cristiandad jamás tendrá.

¿Imasnara pactarica chaquishca tulluunamanda pambai ricushca?

Explicación anterior: En 1918, los cristianos ungidos, que estaban siendo perseguidos, fueron llevados cautivos a Babilonia la Grande. Quedaron casi inactivos, en una situación comparable a la muerte. Ese breve periodo de cautiverio terminó en 1919, cuando Jehová los revivió en su papel de proclamadores del Reino.

Aclaración: El cautiverio espiritual fue una situación comparable a la muerte que duró siglos y comenzó mucho antes de 1918. De hecho, empezó en el siglo segundo de nuestra era y terminó en 1919. Este cautiverio prácticamente coincide con el largo periodo de crecimiento del trigo y la mala hierba de la parábola de Jesús.

Razones del cambio: El cautiverio del antiguo Israel duró mucho tiempo: del año 740 al 537 antes de nuestra era. La profecía de Ezequiel no solo dice que los huesos estaban “secos”, sino “muy secos”, lo cual indica que esos huesos eran de personas que llevaban mucho tiempo muertas. Y, cuando la Biblia dice que los huesos vuelven a vivir, se refiere a un proceso gradual que requiere tiempo.

 ¿Imara yachachin ishqui llutarishca caspiunamanda?

Explicación anterior: Durante la Primera Guerra Mundial, los ungidos fieles que quedaban en la Tierra pasaron por un breve periodo de división, y volvieron a unirse en 1919.

Aclaración: Esta profecía resalta que es Jehová quien hará que sus siervos sean uno solo. Después de 1919, con el paso del tiempo, más y más cristianos con la esperanza de vivir en la Tierra fueron uniéndose al resto ungido. Los dos grupos adoran juntos a Jehová como un solo pueblo.

Razones del cambio: La profecía no habla de un palo que primero se parte y luego se vuelve a unir. Así que no indica que un grupo estuviera dividido y luego se volviera a unir. Más bien, señala que se unirían dos grupos.

¿Pita an Magog llactamanda Gog?

Explicación anterior: Gog de Magog es un nombre profético de Satanás después de ser arrojado del cielo.

Aclaración: Gog de Magog representa a una coalición o grupo de naciones que atacará a los siervos de Jehová durante la gran tribulación.

Razones del cambio: La profecía sobre Gog dice que será entregado como alimento a las aves rapaces y que se le dará una sepultura aquí en la Tierra. Esto indica que Gog no es un espíritu. Además, el ataque de Gog coincide con lo que dicen los libros de Daniel y Apocalipsis sobre el ataque que las naciones lanzarán contra el pueblo de Dios (Dan. 11:40, 44, 45; Apoc. 17:14; 19:19).

¿Ezequiel pasiasha ricushca templo huasimanda chillarachu an apóstol Pablo huasha rimashca?

Explicación anterior: El templo de la visión de Ezequiel es el mismo que el templo espiritual del que más tarde hablaría el apóstol Pablo.

Aclaración: Lo que Ezequiel vio no fue el templo espiritual —que llegó a existir en el año 29 de nuestra era—, sino una representación de la adoración pura restaurada después del exilio, un modelo perfecto para adorar a Jehová según la Ley mosaica. La explicación que dio Pablo por inspiración sobre el templo espiritual se centra en la obra que hizo Jesús en su papel de Gran Sumo Sacerdote desde el año 29 hasta el 33. La visión de Ezequiel, que no menciona al sumo sacerdote, se centra en la restauración espiritual que comenzó en 1919. Por lo tanto, no buscamos un significado simbólico para cada una de las características y medidas del templo que vio Ezequiel. Más bien, debemos concentrarnos principalmente en las lecciones que nos enseña la visión de Ezequiel sobre las normas de Jehová para la adoración pura.

Razones del cambio: Hay diferencias importantes entre el templo que vio Ezequiel y el templo espiritual. Por ejemplo, en el templo de Ezequiel se ofrecen muchos sacrificios animales; pero en el templo espiritual se ofrece un solo sacrificio “una vez y para siempre” (Heb. 9:11, 12). Para la época de Ezequiel —muchos siglos antes de que viniera Cristo—, todavía no había llegado el momento de que Dios revelara verdades profundas sobre el templo espiritual.