¿Apreciamos de verdad el libro de Dios?

¿Apreciamos de verdad el libro de Dios?

“Cuando ustedes recibieron la palabra de Dios, [...] la aceptaron [...] como lo que verdaderamente es, como palabra de Dios” (1 TES. 2:13).

CANCIONES 35 Y 39

1-3. a) ¿Qué pudo provocar los problemas entre Evodia y Síntique? (Vea el dibujo del principio). b) ¿Cómo pueden evitarse ese tipo de problemas?

LA SANTA Biblia, el libro de Dios, es de inmenso valor para los siervos de Jehová. Nos da la corrección que necesitamos de vez en cuando, pues somos imperfectos. ¿Cómo reaccionamos? Veamos el caso de Evodia y Síntique, dos hermanas ungidas que tuvieron un problema serio. ¿Qué ocurrió? La Biblia no lo dice, pero podemos imaginarnos la siguiente situación.

2 Supongamos que Evodia invitó a casa a unos hermanos para comer y pasar un buen rato. No invitó a Síntique, que más tarde se enteró de lo bien que lo habían pasado. Puede que Síntique haya dicho: “No puedo creer que no me invitara. Pensé que era mi mejor amiga”. Se sintió traicionada y empezó a dudar de Evodia, e incluso a desconfiar de ella. Así que organizó su propia fiesta e invitó a los mismos hermanos que estuvieron en casa de Evodia, pero no a ella. Ese conflicto entre Evodia y Síntique pudo haber perturbado la paz de toda la congregación. La Biblia no dice qué pasó al final, pero estas hermanas tal vez reaccionaron bien y aceptaron el consejo que con tanto cariño les dio el apóstol Pablo (Filip. 4:2, 3).

3 Situaciones de este tipo podrían provocar hoy problemas en las congregaciones del pueblo de Dios. Pero esos problemas pueden resolverse o incluso evitarse si ponemos en práctica los consejos de la Palabra de Dios, la Biblia. Y si la apreciamos de verdad, dejaremos que sus instrucciones guíen nuestra vida (Sal. 27:11).

EL LIBRO DE DIOS NOS ENSEÑA A CONTROLAR LAS EMOCIONES

4, 5. ¿Qué consejo nos da la Palabra de Dios sobre controlar las emociones?

4 No nos resulta fácil controlar las emociones cuando sentimos que nos desprecian o nos tratan de manera injusta. Podríamos sentirnos aplastados si nos tratan mal debido a que nuestra raza, color de piel o apariencia física es diferente. Y nos duele mucho más si quien lo hace es un hermano. ¿Nos ayudan los consejos de la Biblia si nos toca enfrentarnos a este desagradable aspecto de la imperfección humana?

5 Desde el principio de la historia, Jehová ha observado cómo se tratan los seres humanos. Presta atención a lo que sentimos y a lo que hacemos. No dominar los pensamientos, y en especial dejar que los controlen las emociones, puede llevarnos a hacer y decir cosas que luego lamentemos. La Biblia dice que no debemos ofendernos fácilmente ni perder la calma. ¡Qué sensato es seguir ese consejo! (Lea Proverbios 16:32 y Eclesiastés 7:9). Seguramente todos tenemos que esforzarnos por ofendernos menos y perdonar más. Para Jehová y Jesús, el perdón es muy importante (Mat. 6:14, 15). ¿Ve usted que necesita perdonar más o controlar mejor sus emociones?

6. ¿Por qué debemos evitar el resentimiento?

6 Quien no controla las emociones puede convertirse en un resentido, y a nadie le gusta estar cerca de alguien así. Una persona resentida puede ser una mala influencia en la congregación. Quizás trate de ocultar que siente amargura e incluso odio, pero los pensamientos negativos que abriga en su interior se pondrán al descubierto en la congregación (Prov. 26:24-26). Los ancianos tal vez puedan ayudar a este tipo de personas a ver que en la organización de Dios no hay lugar para la amargura, el odio y el rencor. El valioso libro de Dios es muy claro al respecto (Lev. 19:17, 18; Rom. 3:11-18). ¿Lo vemos con la misma claridad?

NO OLVIDEMOS CÓMO NOS DIRIGE JEHOVÁ

7, 8. a) ¿Cómo dirige Jehová la parte terrestre de su organización? b) ¿Qué instrucciones encontramos en la Palabra de Dios, y por qué debemos obedecerlas?

7 Jehová dirige y alimenta a los miembros de la parte terrestre de su organización mediante “el esclavo fiel y discreto” bajo la dirección de Cristo, “cabeza de la congregación” (Mat. 24:45-47; Efes. 5:23). Como hizo el cuerpo gobernante del siglo primero, este esclavo acepta el mensaje inspirado de Dios y lo aprecia de verdad (lea 1 Tesalonicenses 2:13). Veamos algunas de las útiles instrucciones que encontramos en las Escrituras.

8 La Biblia nos manda asistir regularmente a las reuniones (Heb. 10:24, 25). Nos anima a tener las mismas creencias (1 Cor. 1:10). Nos dice que debemos poner el Reino en primer lugar en la vida (Mat. 6:33). También subraya que tenemos la obligación y el privilegio de predicar de casa en casa, en lugares públicos y de manera informal (Mat. 28:19, 20; Hech. 5:42; 17:17; 20:20). A los ancianos les dice que deben mantener limpia la organización de Dios (1 Cor. 5:1-5, 13; 1 Tim. 5:19-21). Y Jehová ordena a todos los que pertenecen a su pueblo que estén limpios física y espiritualmente (2 Cor. 7:1).

9. ¿Cuál es el único medio que está usando Jesús para ayudarnos a comprender la Palabra de Dios?

9 Algunas personas quizá piensen que pueden interpretar la Biblia por sí mismas. Sin embargo, Jesús solo usa un medio para darnos alimento espiritual: el “esclavo fiel” que ha nombrado. Desde 1919, Jesús, ya en su gloria celestial, ha utilizado a este esclavo para ayudar a sus discípulos a entender el libro de Dios y seguir sus instrucciones. Si somos obedientes, contribuimos a la limpieza, la paz y la unidad de la congregación. Por ello, hacemos bien en preguntarnos: “¿Apoyo con lealtad al medio que Jesús está usando para alimentarnos?”.

EL CARRO DE JEHOVÁ ESTÁ EN MOVIMIENTO

10. ¿Cómo se representa a la parte celestial de la organización de Jehová en el libro de Ezequiel?

10 La Palabra escrita de Dios nos ayuda a conocer mejor la parte celestial de su organización. Por ejemplo, el profeta Ezequiel tuvo una visión en la que se representaba a esta parte de la organización de Dios con un carro celestial (Ezeq. 1:4-28). Jehová dirige este carro, que va a donde su espíritu lo lleva. Y la parte celestial de la organización de Dios influye en la parte terrestre. Nadie puede dudar de que el carro está en movimiento. Pensemos en los muchos cambios de organización que han tenido lugar en los últimos diez años y recordemos que es Jehová quien está detrás. Ahora que Cristo y los santos ángeles están a punto de aniquilar este sistema malvado, el carro de Jehová avanza con rapidez hacia la vindicación de la soberanía de Dios y la santificación de su sagrado nombre.

Agradecemos de verdad el trabajo incansable de los voluntarios de construcción. (Vea el párrafo 11).

11, 12. Mencione algunas cosas que ha logrado la organización de Jehová.

11 Meditemos en lo que ha logrado en los últimos tiempos la parte terrestre de la organización de Dios. Por ejemplo, en la construcción. Cientos de hermanos trabajaron muy duro para construir la nueva central de los testigos de Jehová en Warwick (Nueva York, Estados Unidos). Bajo la dirección del Departamento Mundial de Diseño y Construcción, miles de voluntarios de todo el mundo están muy ocupados haciendo Salones del Reino y ampliando sucursales. ¿No es verdad que agradecemos mucho el incansable trabajo de todos estos voluntarios? Recordemos que Jehová bendice a los humildes y leales proclamadores del Reino que en todas partes del mundo dan económicamente lo que pueden para estas obras de construcción (Luc. 21:1-4).

12 Otro campo es la educación. Pensemos en todas las escuelas que transmiten las enseñanzas de Dios (Is. 2:2, 3). Están la Escuela del Servicio de Precursor, la Escuela para Evangelizadores del Reino, la Escuela de Galaad, la Escuela de Nuevos Betelitas, la Escuela para Superintendentes de Circuito y sus Esposas, la Escuela para Ancianos de Congregación, la Escuela del Ministerio del Reino y la Escuela para Miembros de Comités de Sucursal y sus Esposas. Es evidente que Jehová tiene mucho interés en educar a su pueblo. Nuestro sitio de Internet, jw.org, también promueve la educación de la Biblia. Allí encontramos publicaciones en cientos de idiomas, información dirigida a niños y familias, y una sección de noticias. ¿Lo estamos utilizando en la predicación y en la adoración en familia?

SEAMOS LEALES A JEHOVÁ Y APOYEMOS SU ORGANIZACIÓN

13. ¿Qué obligación tenemos los siervos leales de Dios?

13 Es un gran honor ser parte de la organización de Jehová. Como conocemos los requisitos y las normas de Dios, tenemos la obligación de hacer lo correcto y apoyar su soberanía. Este mundo es cada vez más depravado, pero nosotros tenemos que odiar lo malo, igual que Jehová (Sal. 97:10). No queremos ser como los que se oponen a Dios y dicen “que lo bueno es malo y lo malo es bueno” (Is. 5:20). Deseamos que Jehová esté contento con nosotros, y por eso tratamos de ser limpios en sentido físico, moral y espiritual (1 Cor. 6:9-11). Confiamos en Dios y lo amamos; hemos decidido ser leales a él y cumplir con sus normas, que ha expuesto claramente en su libro, tan valioso para nosotros. Tratamos de obedecerlas en el hogar, la congregación, el trabajo, la escuela..., en todas partes (Prov. 15:3). Veamos ahora algunos campos en los que podemos demostrar lealtad a Dios.

14. ¿Cómo muestran lealtad a Jehová los padres cristianos?

14 La crianza de los hijos. Los padres le muestran lealtad a Jehová cuando siguen las instrucciones de su Palabra al criar a los hijos. No se dejan contagiar por las opiniones sobre este tema propias de su cultura. La forma de pensar de este mundo no tiene lugar en los hogares cristianos (Efes. 2:2). Por ejemplo, un padre bautizado no pensará que en su país son las mujeres las que educan a los hijos. La Biblia es clara en este asunto: “Padres, [...] sigan criándolos [a los hijos] en la disciplina y regulación mental [instrucción, guía] de Jehová” (Efes. 6:4). Los padres y las madres que sirven a Dios quieren que sus hijos sean como Samuel, pues Jehová estaba con él mientras crecía (1 Sam. 3:19).

15. ¿Cómo demostrar lealtad a Jehová al tomar decisiones importantes?

15 Al tomar decisiones. Una manera de demostrar lealtad a Dios cuando tomamos decisiones importantes es buscar la guía de su Palabra y su organización. Para ver la importancia de hacerlo, hablemos de un tema delicado que afecta a muchos padres. Algunos inmigrantes envían a su país de origen a sus hijos recién nacidos para que los críen sus parientes y así poder seguir trabajando y ganando dinero. Es cierto que esta es una decisión personal. Pero debemos recordar que Jehová nos considera responsables de lo que decidimos (lea Romanos 14:12). Antes de tomar una decisión importante sobre la familia y el trabajo, ¿no sería sensato que consultáramos la Biblia? Claro que sí. Somos incapaces de dirigir nuestros pasos, y por eso necesitamos la ayuda de nuestro Padre celestial (Jer. 10:23).

16. ¿Qué decisión tuvo que tomar una madre cuando nació su hijo, y qué la ayudó a hacer lo correcto?

16 Una mujer tuvo un hijo en el extranjero e iba a mandarlo a su país de origen para que lo criaran los abuelos paternos. En esos días, comenzó un curso bíblico con los testigos de Jehová. Progresó y aprendió que Dios la consideraba responsable de enseñar a su hijo a servirle (Sal 127:3; Prov. 22:6). Entonces, le abrió su corazón a Jehová, como indican las Escrituras (Sal. 62:7, 8). También habló francamente con quien le daba clases de la Biblia y con otros hermanos de la congregación. Aunque sus parientes y amigos la presionaron para que enviara al niño con sus abuelos, ella se dio cuenta de que no estaba bien hacerlo. A su esposo le impresionó tanto la ayuda que recibieron su esposa y el bebé que comenzó a estudiar la Biblia y asistir a las reuniones con ellos. No hay duda de que esta madre vio cómo respondió Jehová su sincera oración, ¿no es verdad?

17. ¿Qué instrucciones hemos recibido sobre los cursos bíblicos?

17 Al seguir instrucciones. Una importante manera de demostrar lealtad a Dios es siguiendo las instrucciones de su organización. Pensemos, por ejemplo, en las sugerencias que nos ha dado sobre cómo ayudar a los que estudian la Biblia. Nos ha recomendado que, poco después de iniciar el curso con el libro ¿Qué enseña realmente la Biblia?, dediquemos unos minutos al final de cada clase a hablarles de la organización. Podemos utilizar el video ¿Cómo son nuestras reuniones? y el folleto ¿Quiénes hacen la voluntad de Jehová en nuestros días? Se nos ha sugerido también que, si el estudiante está progresando y termina el libro Enseña, pasemos al libro Manténganse en el amor de Dios, incluso en el caso de que ya se haya bautizado. La organización de Jehová nos ha dado estas instrucciones para que los nuevos discípulos tengan una fe estable (Col. 2:7). ¿Las estamos siguiendo?

18, 19. Diga algunas razones por las que debemos estar agradecidos a Jehová.

18 Tenemos muchas razones para dar las gracias a Jehová. Le debemos la vida, pues por él “nos movemos y existimos” (Hech. 17:27, 28). También nos ha dado su propio libro, la Biblia, un regalo de inmenso valor. Lo agradecemos y lo aceptamos como el mensaje de Dios, igual que hicieron los cristianos de Tesalónica (1 Tes. 2:13).

19 Gracias a que tenemos la Palabra escrita de Dios, nos hemos acercado a él y él se ha acercado a nosotros (Sant. 4:8). Nuestro Padre celestial nos ha dado el inmenso honor de ser parte de su organización. ¡Cuánto lo agradecemos! El escritor del Salmo 136 expresó ese sentimiento con estas bellas palabras: “Den gracias a Jehová, porque él es bueno: porque su bondad amorosa es hasta tiempo indefinido” (Sal. 136:1). En este salmo aparece 26 veces la expresión “su bondad amorosa es hasta tiempo indefinido”. Si somos leales a Jehová y a su organización, comprobaremos lo ciertas que son estas palabras, pues viviremos para siempre.