ARTÍCULO DE ESTUDIO 11

Escuchemos la voz de Jehová

Escuchemos la voz de Jehová

“Este es mi Hijo [...]; escúchenle” (MAT. 17:5).

CANCIÓN 6 La oración del siervo de Dios

AVANCE *

1, 2. a) ¿Cómo se ha comunicado Jehová con los seres humanos? b) ¿Qué veremos en este artículo?

A JEHOVÁ le encanta comunicarse con nosotros. Lo hace para que podamos conocer su forma de pensar y actuar. Con ese fin, en el pasado utilizó a profetas, a ángeles y a su Hijo, Cristo Jesús (Amós 3:7; Gál. 3:19; Rev. 1:1). Hoy, se comunica con nosotros mediante su Palabra, la Biblia.

2 Además, cuando Jesús estuvo en la Tierra, Jehová habló desde el cielo en tres ocasiones. Veamos qué dijo, qué aprendemos de sus palabras y qué hacer si queremos beneficiarnos de estas.

“TÚ ERES MI HIJO, EL AMADO”

3. Según Marcos 1:9-11, ¿qué dijo Jehová cuando Jesús se bautizó, y qué confirmaron esas palabras?

3 (Lea Marcos 1:9-11). Esta fue la primera vez en que Jehová habló desde el cielo. Dijo: “Tú eres mi Hijo, el amado; yo te he aprobado”. Cuánto debió conmover a Jesús escuchar a su Padre expresarle de viva voz su amor y confianza. Analicemos las tres cosas tan importantes que Jehová confirmó: que Jesús es su Hijo, que lo ama y que le ha dado su aprobación.

4. Cuando Jesús se bautizó, ¿qué nueva relación llegó a tener con Jehová?

4 “Tú eres mi Hijo”. Con estas palabras, Jehová indicó que su querido Hijo, Jesús, ahora tenía una nueva relación con él. Mientras Jesús era un espíritu en el cielo, ya era uno de los hijos de Dios. Pero, al bautizarse, fue ungido con espíritu santo. En ese momento, Dios indicó que Jesús ahora era su Hijo ungido y tenía la esperanza de regresar al cielo para ser el Rey y Sumo Sacerdote nombrado por Dios (Luc. 1:31-33; Heb. 1:8, 9; 2:17). Así que, cuando Jesús se bautizó, su Padre tenía buenas razones para decir: “Tú eres mi Hijo” (Luc. 3:22).

Cuando nos felicitan y nos animan, nos sentimos bien. (Vea el párrafo 5). *

5. Al igual que Jehová, ¿qué debemos hacer?

5 “Tú eres [...] el amado”. Igual que Jehová le expresó su amor a Jesús y le dio ánimo, nosotros debemos buscar oportunidades de hacer lo mismo con los demás (Juan 5:20). Cuando alguien que nos importa nos muestra su cariño y nos felicita por algo bueno que hemos hecho, nos sentimos bien. Los miembros de la congregación y de nuestra familia también necesitan que les demostremos amor y los animemos. Si lo hacemos, los ayudaremos a fortalecer su fe y a ser leales a Jehová. Es especialmente importante que los padres animen y feliciten a sus hijos de corazón y les demuestren cariño. Así los ayudarán a dar lo mejor de sí mismos.

6. ¿Por qué podemos confiar en Jesucristo?

6 “Yo te he aprobado”. Al decir esto, Jehová demostró que estaba seguro de que Jesús haría su voluntad. Si él tenía tanta confianza en su Hijo, nosotros también podemos estar totalmente seguros de que Jesús hará realidad todas las promesas de Jehová (2 Cor. 1:20). Cuando pensamos en el ejemplo de fidelidad de Jesús, nos sentimos aún más decididos a aprender de él y seguir sus pasos. Y Jehová también confía en que sus siervos en conjunto seguirán aprendiendo de su Hijo (1 Ped. 2:21).

 “ESCÚCHENLE”

7. Según Mateo 17:1-5, ¿en qué otra ocasión habló Jehová desde el cielo, y qué dijo?

7 (Lea Mateo 17:1-5). La segunda vez en que Jehová habló desde el cielo fue durante la transfiguración de Jesús. Él les había pedido a Pedro, Santiago y Juan que lo acompañaran a una montaña alta. Allí tuvieron una visión extraordinaria. La cara de Jesús resplandeció y su ropa se volvió brillante. Dos figuras, que representaban a Moisés y a Elías, empezaron a hablar con Jesús sobre su muerte y resurrección. Aunque los tres apóstoles estaban “cargados de sueño”, contemplaron esta asombrosa visión cuando se despertaron por completo (Luc. 9:29-32). Después, una nube brillante los cubrió, y de ella salió la voz de Dios. Igual que lo hizo cuando Jesús se bautizó, Jehová demostró que amaba y aprobaba a su Hijo diciendo: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”. Pero esta vez añadió: “Escúchenle”.

8. ¿Qué efecto tuvo la visión en Jesús y en los discípulos?

8 La visión fue un anticipo de la gloria y el poder que Jesús tendría cuando se convirtiera en rey del Reino de Dios. Seguro que animó y fortaleció a Cristo para los sufrimientos y la horrible muerte que padecería. Además, fortaleció la fe de los discípulos y les dio fuerzas para las pruebas de integridad y los años de ardua labor que tenían por delante. El apóstol Pedro hizo referencia a esta visión unos treinta años más tarde, lo que demuestra que la tenía muy fresca en la memoria (2 Ped. 1:16-18).

9. ¿Qué consejos prácticos les dio Jesús a sus discípulos?

9 “Escúchenle”. Jehová dejó claro que desea que escuchemos y obedezcamos las palabras de su Hijo. Cuando Jesús estuvo en la Tierra, dijo muchas cosas a las que vale la pena prestar atención. Por ejemplo, enseñó a sus seguidores a predicar las buenas noticias del Reino y les recordó vez tras vez que se mantuvieran alerta (Mat. 24:42; 28:19, 20). También les pidió con insistencia que se esforzaran al máximo y los animó a no rendirse (Luc. 13:24). Además, les recalcó la necesidad de que se amaran unos a otros, permanecieran unidos y obedecieran sus mandamientos (Juan 15:10, 12, 13). Sin duda, los consejos que les dio eran muy prácticos entonces y lo siguen siendo hoy día.

10, 11. ¿Cómo demostramos que escuchamos a Jesús?

10 Jesús dijo: “Todo el que está de parte de la verdad escucha mi voz” (Juan 18:37). Demostramos que escuchamos su voz cuando seguimos este consejo: “Continúen soportándose unos a otros y perdonándose liberalmente unos a otros” (Col. 3:13; Luc. 17:3, 4). También lo demostramos cuando predicamos nuestro mensaje con entusiasmo en tiempos buenos y en tiempos difíciles (2 Tim. 4:2).

11 Jesús dijo asimismo que sus ovejas escuchan su voz (Juan 10:27). Demostramos que lo escuchamos no solo prestando atención a sus palabras, sino obedeciéndolas. No nos dejamos distraer por “las inquietudes de la vida” (Luc. 21:34). Más bien, consideramos una prioridad obedecer los mandatos de Jesús, incluso cuando afrontamos circunstancias difíciles. Muchos hermanos están soportando problemas muy graves, como ataques de opositores, pobreza extrema y desastres naturales. Pero siguen fieles a Jehová pase lo que pase. Jesús les garantiza a todos ellos: “El que tiene mis mandamientos y los observa, ese es el que me ama. A su vez, el que me ama será amado por mi Padre” (Juan 14:21).

Nuestro ministerio nos ayuda a seguir escuchando la voz de Jesús. (Vea el párrafo 12). *

12. ¿De qué otra manera podemos demostrar que escuchamos a Jesús?

12 Otra forma de demostrar que escuchamos a Jesús es colaborando con quienes él ha nombrado para dirigirnos (Heb. 13:7, 17). En los últimos años, la organización de Dios ha hecho muchos cambios. Por ejemplo, nos ha dado nuevos métodos y herramientas para la predicación. También ha cambiado el formato de la reunión de entre semana y la manera de construir, remodelar y dar mantenimiento a los Salones del Reino. ¿Verdad que agradecemos que se nos guíe de forma tan amorosa y bien meditada? Podemos estar seguros de que Jehová bendecirá nuestros esfuerzos por obedecer la oportuna dirección de la organización.

13. ¿Cómo nos beneficia escuchar a Jesús?

13 Escuchar todo lo que Jesús enseñó nos beneficia mucho. ¿Cómo? Por ejemplo, él les prometió a sus discípulos que sus enseñanzas los reconfortarían. Dijo: “Hallarán refrigerio para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga es ligera” (Mat. 11:28-30). La Palabra de Dios —incluidos los cuatro relatos de la vida y el ministerio de Jesús— nos alienta, nos ayuda a recuperar la fortaleza espiritual y nos hace sabios (Sal. 19:7; 23:3). Jesús afirmó: “¡Felices son los que oyen la palabra de Dios y la guardan!” (Luc. 11:28).

DIOS GLORIFICARÁ SU NOMBRE

14, 15. a) De acuerdo con Juan 12:27, 28, ¿cuál fue la tercera vez en que Jehová habló desde el cielo? b) ¿Por qué consolaron y fortalecieron a Jesús las palabras de Jehová?

14 (Lea Juan 12:27, 28). El Evangelio de Juan relata la tercera vez en que Jehová habló desde el cielo. Unos días antes de morir, Jesús estaba en Jerusalén para celebrar su última Pascua. Después de decir que se sentía angustiado, le pidió a Dios en una oración: “Padre, glorifica tu nombre”. Y Jehová le respondió desde el cielo: “Lo glorifiqué, y también lo glorificaré de nuevo”.

15 A Jesús lo angustiaba pensar en la gran responsabilidad que tenía de ser fiel a Jehová. Sabía que lo azotarían y lo matarían (Mat. 26:38). Pero lo que más le importaba era glorificar el nombre de su Padre. Le preocupaba que su muerte manchara la reputación de Dios, porque lo habían acusado de blasfemia. Pero las palabras de su Padre debieron darle la certeza de que el nombre de Jehová sería glorificado. De seguro que estas lo tranquilizaron y lo fortalecieron para aguantar lo que iba a sufrir. Aunque es posible que solo él las comprendiera, Jehová se aseguró de que quedaran registradas para el beneficio de todos nosotros (Juan 12:29, 30).

Jehová glorificará su nombre y salvará a su pueblo. (Vea el párrafo 16). *

16. ¿Por qué puede que a veces nos preocupe que se manche el nombre de Jehová?

16 Igual que a Jesús, puede que a nosotros nos preocupe que se manche el nombre de Jehová. Tal vez seamos víctimas de injusticias, como le pasó a él. O quizás nos inquieten las mentiras que los opositores difunden sobre nosotros. Puede que pensemos en cuánto afectan la reputación de Jehová y de su organización. Pero estas cosas no nos deben quitar el sueño. En momentos así, lo que Jehová le dijo a Jesús nos tranquiliza mucho. Jehová siempre glorificará su nombre. Usará el Reino para reparar cualquier daño que Satanás y este mundo les hagan a sus siervos fieles (Sal. 94:22, 23; Is. 65:17). Estamos seguros de que estas palabras se cumplirán: “La paz de Dios que supera a todo pensamiento guardará sus corazones y sus facultades mentales mediante Cristo Jesús” (Filip. 4:6, 7).

BENEFICIÉMONOS DE ESCUCHAR LA VOZ DE JEHOVÁ

17. Tomando en cuenta lo que dice Isaías 30:21, ¿cómo nos habla Jehová hoy?

17 Jehová sigue hablándonos hoy (lea Isaías 30:21). Claro, no escuchamos su voz desde el cielo. Pero nos da instrucción mediante su Palabra escrita, la Biblia. Además, el espíritu santo impulsa al “mayordomo fiel” a que continúe dándonos alimento espiritual, como publicaciones impresas, en Internet, en video y en audio (Luc. 12:42). ¿Verdad que recibimos muchísimo alimento espiritual?

18. ¿Por qué hacen las palabras de Jehová que crezcan nuestra fe y valentía?

18 Nunca olvidemos lo que Jehová dijo cuando su Hijo estuvo en la Tierra. Que sus palabras, registradas en la Biblia, nos hagan confiar en que tiene todo bajo control y en que reparará cualquier daño que nos causen Satanás y su mundo malvado. Resolvámonos a escuchar con atención la voz de Jehová. Si lo hacemos, lograremos aguantar cualquier dificultad presente o futura. La Biblia nos recuerda: “Ustedes tienen necesidad de aguante, para que, después que hayan hecho la voluntad de Dios, reciban el cumplimiento de la promesa” (Heb. 10:36).

CANCIÓN 22 “Jehová es mi Pastor”

^ párr. 5 Cuando Jesús estuvo en la Tierra, Jehová habló desde el cielo en tres ocasiones. En una de ellas, mandó a los discípulos de Cristo que escucharan a su Hijo. Hoy, Dios nos habla mediante la Biblia, que contiene las enseñanzas de Jesús, y mediante su organización. En este artículo, analizaremos qué hacer si queremos beneficiarnos de escuchar a Jehová y a Jesús.

^ párr. 52 DESCRIPCIÓN DE LAS IMÁGENES. Un anciano se fija en un siervo ministerial que está colaborando en el cuidado del Salón del Reino y trabajando en el mostrador de publicaciones, y lo felicita con afecto.

^ párr. 54 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. Un matrimonio de Sierra Leona le da una invitación para las reuniones a un pescador.

^ párr. 56 DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN. En un país donde nuestra obra está restringida, los hermanos se reúnen en un hogar. Para no llamar la atención, van vestidos de manera informal.