TESOROS DE LA BIBLIA | ÉXODO 23:1-24:18

No sigamos a la mayoría de la gente

No sigamos a la mayoría de la gente

23:1-3

En la Ley, Jehová advirtió a los jueces y a los testigos de un juicio que no se dejaran influir por la gente. Los jueces debían ser imparciales y los testigos no debían dar falso testimonio. El principio de no seguir ciegamente a los demás también es útil en otras situaciones de la vida, porque la gente nos presiona constantemente para que pensemos y actuemos como ellos (Ro 12:2).

¿Por qué no es bueno dejarse influir por la gente...

  • ... al escuchar rumores o chismes?

  • ... al escoger la ropa, el peinado y el entretenimiento?

  • ... al pensar en personas de otras razas, culturas o condición económica, o al tratar con ellas?