Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Mi libro de historias bíblicas

HISTORIA 84

Un ángel visita a María

Un ángel visita a María

ESTA bella mujer es María. Es israelita, y vive en el pueblo de Nazaret. Dios sabe que ella es excelente persona. Por eso ha enviado su ángel Gabriel a hablarle. ¿Sabes lo que Gabriel le dice a María? Vamos a ver.

‘Buenos días, altamente favorecida,’ le dice Gabriel. ‘Jehová está contigo.’ María nunca ha visto a esta persona antes. Se preocupa, porque no sabe qué quiere decir él. Pero enseguida Gabriel la tranquiliza.

‘No temas, María,’ dice. ‘Jehová está muy complacido contigo. Por eso va a hacer una maravilla para ti. Pronto tendrás un bebé. Y debes llamarlo Jesús.’

Gabriel sigue explicando: ‘Este niño será grande, y será llamado Hijo del Dios Altísimo. Jehová lo hará rey, como fue David. ¡Pero Jesús será rey para siempre, y su reino nunca terminará!’

‘¿Cómo puede ser todo esto?’ pregunta María. ‘Sin casarme y vivir con un hombre, ¿cómo puedo tener un bebé?’

‘El poder de Dios vendrá sobre ti,’ dice Gabriel. ‘Así que el niño será llamado Hijo de Dios.’ Entonces le dice: ‘Recuerda a tu parienta Elisabet. La gente decía que ella era muy vieja para tener hijos. Pero pronto tendrá un hijo. Así que, ya ves que no hay nada que Dios no pueda hacer.’

Enseguida María dice: ‘¡Soy la esclava de Jehová! Que me pase tal como has dicho.’ Entonces el ángel se va.

María corre a visitar a Elisabet. Cuando Elisabet oye la voz de María, el bebé dentro de Elisabet salta de gozo. Elisabet se llena de espíritu santo y le dice a María: ‘Tú eres especialmente bendita entre las mujeres.’ María pasa unos tres meses con Elisabet, y entonces vuelve a Nazaret.

Pronto María se va a casar con un hombre llamado José. Pero cuando José sabe que María va a tener un bebé, no cree que debe casarse con ella. Entonces el ángel de Dios le dice: ‘No temas tomar a María como esposa. Pues Dios es quien le ha dado un hijo.’ Así que María y José se casan, y esperan que Jesús nazca.

Lucas 1:26-56; Mateo 1:18-25.