Ir al contenido

Ir al índice

HISTORIA 47

Un ladrón en Israel

Un ladrón en Israel

¡MIRA lo que este hombre está enterrando en su tienda! Un traje bonito, y una barra de oro y algunas piezas de plata. Sacó esto de Jericó. Pero ¿qué se debió haber hecho con estas cosas de Jericó? ¿Recuerdas?

Se les debió haber destruido, y se suponía que el oro y la plata se dieran al tesoro del tabernáculo de Jehová. Así que esta gente ha desobedecido a Dios. Han robado lo que es de Dios. El hombre se llama Acán, y los que están con él son parte de la familia de él. Veamos qué pasa.

Después que Acán roba estas cosas, Josué envía unos hombres a pelear contra la ciudad de Hai. Pero salen derrotados. Algunos mueren, y los demás huyen. Josué se pone muy triste. Cara al suelo, ora a Jehová y dice: ‘¿Por qué permites que pase esto?’

Jehová contesta: ‘¡Levántate! Israel ha pecado. Han tomado cosas que habían de destruirse o darse al tabernáculo de Dios. Han robado un traje bonito y no lo han dicho. No los bendeciré hasta que destruyan el traje y al que ha tomado estas cosas.’ Jehová dice que le va a mostrar a Josué quién es el hombre malo.

Así que Josué junta a todo el pueblo, y Jehová entresaca al hombre malo, Acán. Acán dice: ‘He pecado. Vi un traje bonito, y la barra de oro y las piezas de plata. Quise tanto estas cosas que me las llevé. Las pueden encontrar todas enterradas dentro de mi tienda.’

Cuando se encuentran las cosas y se le traen a Josué, él le dice a Acán: ‘¿Por qué nos has causado dificultad? ¡Ahora Jehová te la causará a ti!’ Entonces toda la gente apedrea a Acán y su familia hasta que mueren. ¿No muestra eso que nunca debemos llevarnos cosas que no nos pertenecen?

Después Israel sale otra vez a pelear contra Hai. Esta vez Jehová ayuda a su pueblo, y ellos ganan la batalla.

Josué 7:1-26; 8:1-29.