Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

La Biblia y su mensaje

¿Por qué vale la pena examinar la Biblia?

¿Por qué vale la pena examinar la Biblia?

La Biblia es, con mucho, el libro de mayor distribución de la historia. ¿Ha leído usted esta extraordinaria obra? A lo largo de los siglos, personas de todas las culturas han encontrado consuelo y esperanza en su mensaje y se han beneficiado de sus prácticos consejos. Sin embargo, aún hay muchos que no la han leído, y a algunos —sean creyentes o no— les gustaría conocerla mejor. Si ese es su caso, este folleto le servirá como punto de partida.

ANTES de aventurarse en sus páginas, conviene tener algunos datos sobre ella. La Biblia, conocida también como las Santas Escrituras, es una recopilación de 66 libros. El primero es Génesis, y el último es Revelación, o Apocalipsis.

¿Quién es el autor de la Biblia? Esa es una buena pregunta. A lo largo de mil seiscientos años, fueron unos cuarenta hombres quienes redactaron los 66 libros. Sin embargo, es interesante que ninguno afirmó ser el autor de lo que escribió. Es más, uno de ellos dijo: “Toda [la] Escritura es inspirada de Dios” (2 Timoteo 3:16). Y otro: “El espíritu de Jehová fue lo que habló por mí, y su palabra estuvo sobre mi lengua” (2 Samuel 23:2). Como vemos, los escritores bíblicos señalaron a Jehová Dios, el Soberano del universo, como el Autor de las Santas Escrituras. En sus páginas se nos revela que él nos las otorgó para que lo conozcamos.

También es imprescindible conocer cuál es el tema principal de la Biblia: Dios establecerá un reino celestial para que se reconozca y respete su derecho a gobernar a la humanidad. En las páginas siguientes comprobará que este es el hilo argumental de toda la Biblia, desde Génesis hasta Revelación.

Lo invitamos a tener este hecho presente mientras comienza a descifrar el mensaje del libro más importante que jamás se ha escrito.

^ párr. 9 Existen varias formas de expresar las fechas. En este folleto utilizaremos las expresiones antes de nuestra era o antes de la era común (a.e.c.), así como de nuestra era o de la era común (e.c.). En la gráfica de la parte inferior de cada página las encontrará en forma abreviada.