Pese a que quien lo aconseja es un superintendente cristiano más joven que él, a Byong Soo se le anima a prestar atención a los consejos que recibe, pues en realidad vienen de Jehová.