Ir al contenido

Ir al índice

Cómo capacitar a otros

Cómo capacitar a otros

“Las cosas que oíste de mí [...] encárgalas a hombres fieles.” (2 TIM. 2:2)

1. a) ¿Qué han sabido siempre los siervos de Dios? b) ¿Por qué necesitamos estar bien preparados hoy día? c) ¿Qué veremos en este artículo?

LOS siervos de Dios siempre han sabido que es muy importante estar bien capacitados. Por ejemplo, el patriarca Abrán fue a rescatar a Lot de sus secuestradores, y la Biblia dice que llevó a “sus hombres adiestrados” para la batalla (Gén. 14:14-16). En los días del rey David había cantores que alababan a Jehová en el templo, y todos estaban “entrenados en el canto” (1 Crón. 25:7). Hoy día estamos peleando una guerra espiritual contra Satanás y sus seguidores, y nos estamos esforzando de toda alma por alabar a Jehová (Efes. 6:11-13; Heb. 13:15, 16). Si queremos triunfar en nuestra lucha, debemos estar bien preparados, tal como lo estuvieron los siervos de Dios del pasado. Jehová ha encargado esta labor de capacitación a los ancianos de congregación (2 Tim. 2:2). En este artículo veremos qué métodos están utilizando algunos ancianos de experiencia para enseñar a más hermanos a cuidar del rebaño.

FORTALEZCA EL AMOR QUE EL HERMANO SIENTE POR JEHOVÁ

2. Al capacitar a un hermano, ¿qué podría hacer falta, y por qué?

2 El trabajo de un anciano puede compararse al de un agricultor. Antes de sembrar las semillas, el agricultor tal vez necesite abonar el terreno para hacerlo más productivo. De manera similar, el anciano tal vez necesite nutrir primero el corazón del hermano con pasajes de la Biblia (1 Tim. 4:6). Así, el hermano “absorberá” mejor la instrucción que va a recibir.

3. a) ¿Cómo puede el anciano utilizar las palabras de Marcos 12:29, 30 al conversar con el hermano? b) ¿Cómo se sentirá el hermano cuando escuche al anciano orar por él?

3 Si usted es anciano, debe averiguar hasta qué grado ha llegado la verdad al corazón del hermano. Para ello podría preguntarle: “¿Cómo ha cambiado tu vida desde que te dedicaste a Jehová?”. Esa pregunta le dará la oportunidad de conversar con él y de explicarle qué se necesita para servir a Dios con todo el corazón (lea Marcos 12:29, 30). Al final de la conversación hagan una oración juntos, y pida a Jehová que le dé su espíritu al hermano para ayudarlo a progresar. Escuchar que usted ora por él de seguro animará mucho al hermano.

4. a) Mencione relatos bíblicos que se pueden usar para estimular el crecimiento espiritual de un hermano. b) ¿Qué objetivo debe tener el anciano al preparar a los hermanos?

4 Al empezar la capacitación, analice relatos bíblicos que ayuden al hermano a entender la importancia de ser servicial, confiable y humilde (1 Rey. 19:19-21; Neh. 7:2; 13:13; Hech. 18:24-26). Esas cualidades son tan necesarias para el hermano como el abono lo es para la tierra, pues estimulan su crecimiento espiritual. Jean-Claude, un anciano de Francia, comenta: “Mi principal objetivo al capacitar a un hermano es ayudarlo a convertirse en un hombre espiritual. Busco oportunidades para leer textos que le permitan descubrir ‘las cosas maravillosas’ que contiene la Palabra de Dios” (Sal. 119:18). ¿Qué otras maneras hay de fortalecer a los hermanos?

PONGA METAS Y EXPLIQUE LAS RAZONES

5. a) ¿Por qué es necesario hablar sobre metas espirituales? b) ¿Por qué es mejor capacitar a los hermanos desde que son jóvenes? (Vea la nota.)

5 Pregúntele al hermano cuáles son sus metas. Si ve que no tiene las ideas muy claras, ayúdelo a encontrar una meta que sea razonable. Háblele de una que se haya puesto usted y de cómo se sintió cuando la alcanzó. Que el hermano note el entusiasmo en sus palabras. Hablar de sus metas podría parecer una técnica muy simple, pero funciona. Víctor, anciano y precursor de África, recuerda: “Cuando era joven, un anciano me hizo varias preguntas bien pensadas sobre mis metas. Aquello me ayudó a ver con más seriedad mi servicio a Jehová”. Por otro lado, los ancianos de más experiencia aseguran que lo mejor es empezar a capacitar a los varones pronto, desde que estos comienzan la adolescencia. ¿Qué se puede hacer? Darles tareas que sean adecuadas a su edad. ¿Y qué logra esa preparación? Que los chicos se mantengan concentrados en alcanzar sus metas al avanzar en la adolescencia, la época en la que más distracciones los bombardean (lea Salmo 71:5, 17). *

Explique al hermano por qué es necesario hacer una tarea y felicítelo cuando la cumpla (Vea los párrafos 5 a 8)

6. ¿Qué importante método seguía Jesús al capacitar a sus discípulos?

6 No se limite a decirle al hermano lo que debe hacer. Dígale también por qué es necesario que lo haga; así crecerá su deseo de servir. Jesús daba razones. Por ejemplo, a sus apóstoles les dio la siguiente instrucción: “Hagan discípulos de gente de todas las naciones”. Pero antes les dijo por qué debían obedecerlo: “Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra” (Mat. 28:18, 19). ¿Cómo puede usted imitar lo que hacía Jesús?

7, 8. a) ¿Cómo puede el anciano imitar el ejemplo de Jesús al capacitar al hermano? b) ¿Por qué es tan importante felicitar al hermano? c) ¿Qué sugerencias ayudarán a los ancianos a dar una mejor preparación? (Vea el recuadro “ Cómo capacitar a más hermanos”.)

7 Explíquele al hermano las razones bíblicas por las que le pide que haga las cosas. Así se acostumbrará a pensar en los principios bíblicos que se deben tomar en cuenta en cada situación. Por ejemplo, imagine que le pide al hermano que mantenga limpia y sin obstáculos la entrada del Salón del Reino. Léale Tito 2:10 y dígale que el mensaje del Reino será más atractivo gracias a su trabajo. También hágalo pensar en los beneficios que recibirán los hermanos de edad avanzada. Eso lo ayudará a entender que, aunque es importante cumplir las instrucciones, lo principal es beneficiar a las personas. Cuando el hermano vea el resultado de su labor, se sentirá feliz de haber sido útil a la congregación.

8 No olvide felicitarlo siempre que siga sus sugerencias. ¿Por qué es esto tan importante? Por la misma razón por la que es indispensable regar una planta: porque es la mejor manera de hacer crecer al hermano (compare con Mateo 3:17).

UN DESAFÍO ESPECIAL

9. a) ¿Qué desafío especial tienen los ancianos de los países más ricos? b) ¿Por qué algunos adultos jóvenes de la congregación no ven el servicio a Dios como una prioridad?

9 En los países más ricos, los ancianos tienen un desafío especial: motivar a los adultos jóvenes de la congregación a hacer más por el Reino. Entrevistamos a ancianos experimentados de unos veinte países desarrollados para entender mejor por qué hay hermanos que huyen de las responsabilidades de la congregación. La razón que más se mencionó en la entrevista fue que sus padres no los motivaron a ponerse metas espirituales. De hecho, algunos de esos jóvenes tenían el deseo de hacer más por el Reino, pero sus padres los animaron a alcanzar metas profesionales. Como consecuencia, el servicio a Dios nunca fue una prioridad en su vida (Mat. 10:24).

10, 11. a) ¿Cómo podría un anciano ayudar poco a poco a un hermano que parece estar desconectado de la congregación? b) ¿Qué pasajes bíblicos podría analizar el anciano con el hermano, y por qué? (Vea la nota.)

10 Si un hermano parece estar desconectado de la congregación, es posible cambiar su forma de pensar, pero se necesita tiempo y paciencia. Tal como un agricultor dirige poco a poco el crecimiento de una planta usando guías, el anciano puede ayudar poco a poco al hermano a ver la necesidad de cambiar su actitud. Pero ¿cómo?

11 Dedicando tiempo a hacerse su amigo. Dígale que la congregación lo necesita y vaya razonando con él usando versículos de la Biblia. Ayúdelo a reflexionar en lo que ha estado haciendo con su vida desde que se dedicó a Jehová (Ecl. 5:4; Is. 6:8; Mat. 6:24, 33; Luc. 9:57-62; 1 Cor. 15:58; 2 Cor. 5:15; 13:5). Podría preguntarle algo como: “¿Qué le prometiste a Jehová cuando te dedicaste a él?”. Intente llegar a su corazón con estas otras preguntas: “¿Cómo crees que se sintió Jehová cuando te bautizaste?” (Prov. 27:11). “¿Cómo se habrá sentido Satanás?” (1 Ped. 5:8.) Los pasajes bíblicos bien seleccionados pueden llegar a lo más hondo del corazón y motivar al hermano a cambiar (lea Hebreos 4:12). *

JOVEN, CUMPLE FIELMENTE TUS TAREAS

12, 13. a) ¿Qué actitud demostró Eliseo durante su preparación? b) ¿Cómo recompensó Jehová la lealtad de Eliseo?

12 ¿Y qué se puede decir de los jóvenes, a los que tanto necesitamos en la congregación? ¿Qué actitud necesitan para triunfar en la vida? Para responder esta pregunta, hablemos de Eliseo, un siervo de Dios del pasado.

13 Hace unos tres mil años, el profeta Elías invitó a Eliseo a convertirse en su ayudante. El joven aceptó sin dudarlo y estuvo dispuesto a realizar tareas humildes para el profeta (2 Rey. 3:11). Después de unos seis años, Eliseo ya estaba bien capacitado. Entonces se enteró de que la labor de su amo en Israel estaba a punto de terminar. En tres ocasiones, Elías le pidió que dejara de seguirlo, pero él se negó vez tras vez con estas palabras: “No te dejaré”. Estaba decidido a quedarse junto a su maestro todo el tiempo posible. Jehová vio la lealtad de Eliseo y lo recompensó dejándolo ver la espectacular partida de su amo (2 Rey. 2:1-12).

14. a) ¿Cómo pueden los jóvenes imitar a Eliseo? b) ¿Por qué es tan importante que el joven cumpla sin falta sus tareas?

14 ¿Cómo puedes imitar a Eliseo? Acepta de buena gana cualquier tarea que te encarguen, aunque sea humilde. Ve a tu maestro como un amigo y dile que agradeces mucho sus esfuerzos. Eso es como decirle: “No te dejaré, quiero seguir aprendiendo de ti”. Pero sobre todo, cumple sin falta tus tareas. ¿Por qué? Porque así demostrarás que eres fiel y confiable, y los ancianos verán que eres la clase de persona a la que Jehová quiere encargarle más responsabilidades (Sal. 101:6; lea 2 Timoteo 2:2).

HERMANOS, RESPETEN LA EXPERIENCIA DE LOS ANCIANOS

15, 16. a) ¿Cómo demostró Eliseo respeto por su maestro? (Vea la ilustración del principio.) b) ¿Por qué se ganó Eliseo la confianza de sus compañeros profetas?

15 Hay algo más que nos enseña el relato de Eliseo: que los hermanos que están recibiendo capacitación deben respetar la experiencia de los ancianos. Elías y Eliseo fueron a Jericó a visitar a unos profetas y después se dirigieron a pie al río Jordán. Allí, “Elías tomó su prenda de vestir oficial y la [enrolló] y golpeó las aguas, y estas se dividieron”. Entonces ambos cruzaron el río y continuaron su camino, “hablando al andar”. Como vemos, Eliseo no creía que ya lo sabía todo. Siguió escuchando y tomándose muy en serio cada palabra de su amo hasta que este fue arrebatado en medio de una tormenta de viento. Al regresar al río Jordán, Eliseo golpeó las aguas con la misma prenda de Elías y dijo: “¿Dónde está Jehová el Dios de Elías[?]”. Como resultado, las aguas volvieron a dividirse (2 Rey. 2:8-14).

16 Cabe notar que el primer milagro de Eliseo fue exactamente igual al último de Elías. ¿Por qué es interesante este detalle? Al parecer Eliseo no pensó que, como ahora ocupaba el lugar de su amo, tenía que comenzar a cambiar las cosas. Decidió continuar su trabajo de profeta del mismo modo como lo había estado haciendo Elías. Demostró respeto por su maestro y gracias a ello se ganó la confianza de sus compañeros profetas (2 Rey. 2:15). Finalmente, Eliseo llegó a realizar muchos milagros durante los sesenta años que fue profeta, muchos más que Elías. ¿Cuál es la lección para los hermanos que reciben capacitación hoy?

17. a) ¿Cómo pueden imitar la actitud de Eliseo los hermanos que reciben capacitación hoy día? b) ¿Cómo podría Jehová usar a algunos de esos hermanos?

17 No piense que tendrá que cambiar las cosas tan pronto como reciba un nombramiento. Las cosas no tienen por qué hacerse de manera completamente distinta a como se han hecho hasta ahora. Los cambios no deben realizarse cuando uno quiere, sino cuando la congregación lo necesite o la organización de Jehová dé alguna instrucción. Eliseo se ganó la confianza de sus compañeros siguiendo con respeto los métodos de su maestro. Usted también puede ganarse la confianza de sus hermanos usando con respeto los métodos bíblicos que usan los ancianos más experimentados (lea 1 Corintios 4:17). Claro, con el tiempo ganará experiencia y podrá hacer los cambios que hagan falta para que su congregación progrese al mismo paso que la organización de Jehová. Quizás hasta le pase igual que a Eliseo. Tal vez con el tiempo Jehová lo use para hacer “obras mayores” que sus maestros (Juan 14:12).

18. ¿Por qué es tan importante capacitar a más hermanos?

18 Las sugerencias de este artículo y el anterior sin duda motivarán a los ancianos a buscar tiempo para capacitar a más hermanos. Asimismo se espera que los hermanos acepten con gusto esa capacitación y la aprovechen para cuidar bien al rebaño. Eso fortalecerá a las congregaciones de todo el mundo y contribuirá a que permanezcamos fieles durante los sucesos tan cruciales que se acercan.

^ párr. 5 Si un joven es maduro y humilde, y si cumple los requisitos que da la Biblia, los ancianos pueden recomendarlo para que sea siervo ministerial aunque todavía no tenga 20 años (1 Tim. 3:8-10, 12; vea La Atalaya del 1 de julio de 1989, página 29).

^ párr. 11 También se podrían usar algunos puntos de La Atalaya del 15 de abril de 2012, páginas 14 a 16, párrafos 8 a 13, así como el capítulo 16 del libro “Manténganse en el amor de Dios”, párrafos 1 a 3.