TESOROS DE LA BIBLIA | 1 TESALONICENSES 1-5

“Sigan consolándose unos a otros y edificándose unos a otros”

“Sigan consolándose unos a otros y edificándose unos a otros”

5:11-14

Todos los cristianos tenemos la capacidad de animar a los demás. Por ejemplo, animamos a nuestros hermanos cuando nos esforzamos fielmente por asistir a las reuniones y salir a predicar a pesar de estar luchando con la mala salud u otros problemas (1Te 2:2). Además, si escogemos bien nuestras palabras y quizás buscamos información, podremos decir algo que consuele a quienes necesitan ánimo.

¿Dónde puede usted encontrar información útil para animar a alguien que tiene un problema específico?

¿A qué hermano de su congregación desea animar?