Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Buenas noticias de parte de Dios

 LECCIÓN 4

¿Quién es Jesucristo?

¿Quién es Jesucristo?

1. ¿Cómo llegó a existir Jesús?

¿Qué cualidades hicieron de Jesús una persona accesible? (MATEO 11:29; MARCOS 10:13-16)

A diferencia de los demás seres humanos, Jesús era un espíritu en los cielos antes de nacer en la Tierra (Juan 8:23). Fue la primera creación de Jehová y lo ayudó a crear todas las cosas. La Biblia lo llama el Hijo “unigénito” de Dios porque fue el único ser creado directamente por él (Juan 1:14). También se le conoce como “la Palabra”, pues fue el portavoz de su Padre. (Lea Proverbios 8:22, 23, 30 y Colosenses 1:15, 16.)

2. ¿Por qué vino Jesús a la Tierra?

Dios envió a su Hijo a la Tierra. Para ello, transfirió su vida a la matriz de María, una joven virgen judía. Así pues, Jesús no tuvo un padre humano (Lucas 1:30-35). Él vino a la Tierra con tres objetivos: 1) enseñar la verdad acerca de Dios, 2) enseñarnos con su ejemplo a hacer la voluntad de Dios, incluso ante las dificultades, y 3) dar su vida perfecta como “rescate”. (Lea Mateo 20:28.)

3. ¿Por qué necesitamos un rescate?

Un rescate es el precio que se paga para salvar la vida de una persona (Éxodo 21:29, 30). Ni la muerte ni la vejez formaban parte del propósito original de Dios para la humanidad. Sabemos esto porque Jehová le advirtió a Adán que si pecaba —es decir, si le desobedecía—, moriría. Por tanto, si no hubiera pecado, nunca habría muerto (Génesis 2:16, 17; 5:5). Según la Biblia, la muerte “entró” en el mundo a través de Adán. En otras palabras, Adán transmitió  a sus descendientes el pecado y así los condenó a la muerte. De ahí que todos necesitemos un rescate. (Lea Romanos 5:12 y 6:23.)

Ahora bien, ¿quién podía pagar dicho rescate y salvarnos de la muerte? Cuando morimos, cumplimos la condena por nuestros propios pecados. Como somos imperfectos, ninguno de nosotros puede pagar por los pecados de nadie más. (Lea Salmo 49:7-9.)

4. ¿Por qué murió Jesús?

A diferencia de nosotros, Jesús era perfecto y nunca cometió un pecado. Así que no murió por sus propios pecados, sino para pagar los de los demás. Al enviar a su Hijo a morir por nosotros, Dios demostró el intenso amor que siente por la humanidad. Y Jesús también puso de manifiesto que nos ama al obedecer a su Padre y dar su vida para liberarnos del pecado y la muerte. (Lea Juan 3:16 y Romanos 5:18, 19.)

5. ¿Qué está haciendo Jesús en la actualidad?

Cuando estuvo en la Tierra, Jesús curó enfermos, resucitó muertos y ayudó a quienes sufrían, demostrando así lo que en el futuro haría por los siervos fieles de Dios (Mateo 15:30, 31; Juan 5:28). Cuando Jesús murió, Dios lo resucitó y le devolvió su vida como ser espiritual en el cielo (1 Pedro 3:18). Luego Jesús esperó a la diestra de su Padre hasta que este le diera autoridad para reinar sobre la Tierra (Hebreos 10:12, 13). En la actualidad, Jesús reina en los cielos, y sus discípulos están anunciando esa buena noticia por todo el planeta. (Lea Daniel 7:13, 14 y Mateo 24:14.)

Con la autoridad que Dios le ha dado, este poderoso Rey acabará muy pronto con las personas malvadas y con el sufrimiento que están causando. Todos los que tienen fe en Jesús y le obedecen vivirán felices en la Tierra, la cual será convertida en un paraíso. (Lea Salmo 37:9-11.)