Ir al contenido

Se fusionan sucursales de los testigos de Jehová

Para septiembre de 2012, más de veinte sucursales de los testigos de Jehová ya habían pasado a estar bajo la supervisión de sucursales más grandes.

Por otro lado, en Serbia y Macedonia se han abierto nuevas sucursales. Hay dos razones principales por las cuales se han hecho todos estos cambios.

1. La tecnología ha simplificado el trabajo

En los últimos años, los adelantos en el campo de la impresión y las comunicaciones redujeron la demanda de personal en algunas sucursales. Como consecuencia, quedó espacio que podía usarse para dar alojamiento a parte del personal de sucursales más pequeñas.

En la actualidad, un nutrido grupo de Testigos bien capacitados atiende desde puntos estratégicos el programa de educación bíblica de distintos países. Por citar un caso, desde la sucursal de México ahora se supervisa la obra de predicación que se efectúa en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. Por consiguiente, las sucursales de esos seis países han sido cerradas.

Cuarenta Testigos de dichas sucursales fueron reasignados a la sucursal de México, y alrededor de noventa y cinco recibieron la asignación de predicar las buenas nuevas de tiempo completo en su país.

Algunos otros, bajo la supervisión de la sucursal de México, han comenzado a trabajar en centros de traducción que hay por toda Centroamérica. En Panamá, por ejemplo, hay unos veinte Testigos que se encargan de la traducción de nuestras publicaciones a lenguas indígenas. Y en la antigua sucursal de Guatemala, ahora hay 16 Testigos traduciendo publicaciones bíblicas a cuatro idiomas nativos. De los 300 integrantes que formaban parte de las sucursales de Centroamérica, alrededor de 75 siguen siendo miembros de alguna de nuestras sucursales.

2. La necesidad de ministros para predicar de tiempo completo

Al fusionarse varias sucursales pequeñas, muchos de los ministros capacitados que antes trabajaban allí pueden dedicarse de lleno a la predicación de las buenas nuevas.

Un Testigo en África que fue designado evangelizador de tiempo completo escribió: “Durante los primeros meses me costó adaptarme a mi nueva asignación. Pero predicar todos los días me ha dado más satisfacción y bendiciones de lo que me imaginaba. Ahora doy clases bíblicas a 20 personas, y algunas de ellas ya están asistiendo a las reuniones de congregación”.