Ir al contenido

“Hay un lugar para las mujeres en la construcción”

Una organización británica llamada Considerate Constructors Scheme * (Plan de Constructores Considerados) felicitó a los testigos de Jehová por capacitar a mujeres para operar maquinaria pesada en la construcción de su nueva sucursal cerca de Chelmsford, en Essex. Esta respetada organización otorgó a los Testigos la puntuación más alta (10 de 10) por su iniciativa al capacitar a las mujeres en la construcción, y la calificó así de “innovadora”. ¿Por qué se les dio esa puntuación?

En Gran Bretaña, menos del 13% de los trabajadores de la construcción son mujeres. Según una encuesta realizada por una empresa británica, hay pocas mujeres que se hayan planteado la idea de trabajar en el campo de la construcción. Sin embargo, en el proyecto de Chelmsford, alrededor de un 40% de los trabajadores son mujeres. El número supera el 60% en el equipo de operadores de maquinaria pesada.

Mujeres y hombres trabajan juntos en Chelmsford.

¿Por qué les va tan bien a estas mujeres Testigos? La capacitación y el apoyo que reciben desempeñan un papel muy importante. Estos dos factores también se mencionan en el reglamento de la organización Considerate Constructors Scheme (Plan de Constructores Considerados). El reglamento anima a las compañías constructoras a demostrar que valoran a sus empleados al “proporcionarles un lugar de trabajo en el que se les respeta, se les trata con igualdad, se les alienta y se les apoya”, así como al “fomentar la capacitación”.

La capacitación que reciben las mujeres para manejar maquinaria pesada

Jade es una de las mujeres que recibió capacitación en el proyecto de Chelmsford para manejar excavadoras y camiones de volteo. Ella dice: “¡Es increíble! Nunca imaginé que podría hacer algo así. A veces, el trabajo es todo un desafío, pero siempre estoy recibiendo capacitación y aprendiendo muchas cosas nuevas”. Lucy ahora también maneja maquinaria pesada. Ella cuenta: “Cuando empecé a trabajar en el proyecto, me parecía que yo no tenía ninguna habilidad en este campo. Pero desde el primer día que llegué, recibí capacitación. Ya he trabajado en cinco equipos diferentes, así que he aprendido mucho”.

Capacitación para manejar un manipulador telescópico.

Las mujeres que trabajan allí hacen más que manejar maquinaria. Eric, el encargado de uno de los equipos, comenta: “Normalmente, las mujeres cuidan la maquinaria mejor que los hombres. Saben reconocer si una máquina no está funcionando bien y siempre lo informan”.

El apoyo que reciben las mujeres en la construcción

Carl, encargado de varios equipos que manejan maquinaria pesada, dice: “Me impresiona mucho la forma en que las mujeres han aprendido a manejar la maquinaria. En algunos casos, las elegiría a ellas antes que a hombres de mucha experiencia”.

Una mujer usa una máquina para unir tramos de tuberías.

La confianza de los trabajadores aumenta cuando los encargados les demuestran que cuentan con su apoyo. Veamos el ejemplo de Therese, que tiene mucha experiencia usando maquinaria pesada. Ella sabe que es muy importante asumir responsabilidades y tomar decisiones para garantizar la seguridad al usar maquinaria pesada. Therese explica: “Cuando sé que tengo el apoyo de mi encargado, soy capaz de hacer mucho más de lo que haría si no lo tuviera, porque siento que confían en mí. Saber que los demás valoran y respetan lo que hago hace que cualquier esfuerzo valga la pena”.

Abigail es otra mujer que maneja excavadoras y camiones de volteo. Ella valora mucho la ayuda y el apoyo que recibe. Abigail dice: “Los hombres que trabajan en este proyecto no me tratan como si fuera inferior. Siempre están dispuestos a ayudar, pero no intentan dominar la situación. Me dejan hacer mi trabajo”.

Las mujeres son detallistas y se centran en su trabajo

Además de manejar varios tipos de maquinaria pesada, las mujeres que trabajan en el proyecto de Chelmsford también han recibido capacitación para realizar tareas de topografía, gestión del territorio, reparación de máquinas e instalación de andamios. Robert, que ha trabajado con mujeres en varios proyectos, dice que saben “centrarse en su trabajo, son muy diligentes y cuidan los detalles”. Tom, que realiza tareas de topografía, comenta: “Las mujeres de mi equipo son meticulosas y detallistas. Quieren que todo quede perfecto”.

Por eso, no es raro que Fergus, el encargado de un equipo, diga con tanto entusiasmo: “No cabe duda de que hay un lugar para las mujeres en la construcción”.

^ párr. 2 Esta es una organización independiente dedicada a mejorar la imagen de la industria de la construcción en Gran Bretaña.