Ir al contenido

Imágenes que dan vida a nuestras publicaciones

Muchas publicaciones de los testigos de Jehová contienen ilustraciones a todo color que enriquecen el texto, pero no siempre ha sido así. El primer número de La Atalaya, publicado en 1879, no tenía ilustraciones. Durante décadas, nuestras publicaciones tuvieron mucho texto y pocas láminas; solo de vez en cuando aparecía alguna ilustración o fotografía en blanco y negro.

Hoy día, muchas de nuestras publicaciones están repletas de láminas. Nuestros propios artistas y fotógrafos producen gran parte del material gráfico y muchas de las ilustraciones y fotografías que aparecen en nuestras publicaciones y en este sitio de Internet. La investigación cuidadosa y esmerada ayuda a crear imágenes que comuniquen con exactitud verdades bíblicas y datos históricos importantes.

Sirva de ejemplo la ilustración que acompaña a este artículo, y que apareció por primera vez en el capítulo 19 del libro “Testimonio cabal” del Reino de Dios. El escenario es la antigua ciudad de Corinto. Como se indica en el capítulo 18 del libro de Hechos, el apóstol Pablo se encuentra ante el béma, o tribunal. Los investigadores proporcionaron al artista la información sobre los hallazgos arqueológicos relacionados con la ubicación y el colorido del estrado de mármol ante el cual compareció el apóstol. También le proporcionaron información sobre la ropa que se utilizaba en Roma durante el siglo I de nuestra era. Así se pudo dibujar al procónsul Galión (en el centro de la lámina) con atuendo imperial: una túnica, una toga adornada con una franja púrpura y unos zapatos llamados cálceos. Para que el artista pudiera hacerse una idea de la iluminación que debía darle a esta escena, los investigadores le indicaron la orientación del estrado y la posibilidad de que Galión estuviera mirando hacia el noroeste.

Un catálogo organizado y eficaz

La investigación se documenta y se archiva junto con las imágenes, las cuales se clasifican para poder localizarlas cuando se necesiten. Durante muchos años, las ilustraciones se archivaron en sobres grandes según la publicación en la que aparecían, y las fotografías se archivaban según el tema. Pero cuanto más crecían los archivos, más complicado se hacía encontrar una ilustración o volver a utilizarla.

En 1991, terminamos de desarrollar una base de datos que satisfacía nuestras necesidades. Se llama Image Services System y en la actualidad contiene más de 440.000 ilustraciones. Además de las que ya han aparecido en nuestras publicaciones, tenemos catalogadas miles de fotografías para usarlas en el futuro.

Los archivos incluyen cientos de detalles, entre ellos cuándo y dónde se ha utilizado cada ilustración, los nombres de los modelos y la época descrita. Poder encontrar las ilustraciones adecuadas rápidamente es de gran ayuda cuando se están preparando nuevas publicaciones.

A veces utilizamos fotografías especializadas procedentes de fuentes comerciales. Por ejemplo, si necesitamos una fotografía de los anillos de Saturno para un artículo de la revista ¡Despertad!, nuestro personal de apoyo localiza una fotografía adecuada y se pone en contacto con el dueño a fin de solicitar autorización para usarla. Debido al carácter gratuito de nuestra obra mundial de educación bíblica, algunas fuentes no nos cobran. En otras ocasiones, se requiere que paguemos una tarifa o publiquemos un reconocimiento. Una vez que llegamos a un acuerdo, la ilustración se utiliza en la publicación y se incluye en nuestra base de datos.

En la actualidad, algunas de nuestras publicaciones tienen más láminas que texto. Un ejemplo son las historias bíblicas ilustradas que se publican en este sitio de Internet. Aquí también encontrará publicaciones llenas de láminas a todo color que enseñan lecciones importantes con pocas palabras, como el folleto Escuche a Dios. Todas nuestras publicaciones, tanto impresas como en línea, fomentan el interés por la Biblia.