Ir al contenido

Brindamos ayuda espiritual a invidentes en África

Los invidentes de algunos países en vías de desarrollo no tienen las mismas oportunidades que los de otras partes del mundo. A menudo se les margina, y la mayoría no recibe la ayuda que necesita. Ciertas tareas que para los demás no suponen ninguna dificultad, resultan mucho más complicadas para ellos. Por ejemplo, les cuesta más trabajo ir al mercado, tomar el autobús y manejar dinero en efectivo. Además, muchos no han aprendido el sistema braille, de modo que tampoco pueden leer. Y aun los que dominan el braille no consiguen publicaciones en su propio idioma.

Ahora bien, los testigos de Jehová llevan más de cien años editando publicaciones bíblicas para personas ciegas. Y hace poco enviaron de los Países Bajos a Malaui equipo para imprimir y encuadernar publicaciones en braille. Así sería posible editar en dicho sistema publicaciones en uno de los idiomas locales: el chichewa.

Leo, que tiene experiencia editando publicaciones en braille, viajó a Malaui desde la sucursal de Brasil de los testigos de Jehová. Allí le enseñó a un grupo de cinco voluntarios a utilizar el equipo que había llegado, además de un programa informático de transcripción al braille desarrollado por los Testigos. Para que el programa pudiera transcribir el texto al chichewa en sistema braille, los voluntarios tuvieron que preparar una tabla de conversión con todos los caracteres del chichewa y sus equivalentes en braille. Este programa también le da a la publicación un formato que facilita la lectura. Ahora, los invidentes de habla chichewa cuentan con publicaciones en braille en su propio idioma. Fijémonos en la respuesta de algunos Testigos ciegos.

Munyaradzi es una mujer joven que trabaja de presentadora en su propio programa de radio. Además, pasa setenta horas al mes enseñando a sus vecinos las verdades bíblicas. Ella comenta: “Ya recibía las publicaciones en braille inglés, pero ahora que las recibo en mi lengua materna, la información de veras me llega al corazón. Valoro todo el esfuerzo y el gasto que han hecho mis hermanos [los Testigos] para producir publicaciones en braille en nuestra propia lengua. Siento que se nos considera importantes, que no hemos sido olvidados”.

Francis, quien vive en el norte de Malaui, dependía de que alguien le leyera las publicaciones en chichewa. Por eso, cuando recibió su primera publicación en braille chichewa, dijo con admiración: “¿Estoy soñando, o qué? ¡Esto es increíble!”.

Loyce se dedica a tiempo completo a enseñar las verdades de la Biblia. Cuando imparte clases bíblicas, sus estudiantes utilizan las publicaciones regulares de los testigos de Jehová, y ella la edición en braille. De esa manera ha ayudado a 52 personas a hacer cambios positivos en su vida.

Loyce enseñando las verdades de la Biblia a una de sus estudiantes

Leo, el Testigo antes mencionado, declaró: “Es un inmenso placer entregar a las personas ciegas publicaciones en braille y ver su reacción cuando se dan cuenta de que están en su propio idioma. Muchos han dicho que se sienten muy agradecidos a Jehová, pues estas publicaciones les permiten prepararse para las reuniones cristianas y la predicación. Ya no dependen de que alguien les lea; ahora de veras pueden tener un estudio personal de las Escrituras. También les resulta más fácil ayudar a su familia a progresar espiritualmente. Y sobre todo, estas publicaciones fortalecen su amistad con Jehová”.