Ir al contenido

“Completamente preparado para realizar todo tipo de buenas obras”

Presentación de la edición revisada de la Traducción del Nuevo Mundo

El 19 de julio de 2019 en Madrid (España), Gerrit Lösch, miembro del Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, presentó la revisión de la Traducción del Nuevo Mundo en español ante 47.232 personas.

Los testigos de Jehová que hablan español recibieron por primera vez la Traducción del Nuevo Mundo completa en 1967. * Desde ese año, se han publicado unos 62 millones de ejemplares de la Traducción del Nuevo Mundo en este idioma, y más de 2.550.000 Testigos que hablan español por todo el mundo usan esta Biblia. Entonces, ¿por qué hacer una revisión? ¿Quién publica esta traducción? ¿Por qué puede usted estar seguro de que la Traducción del Nuevo Mundo es confiable? ¿Qué nuevas características de esta revisión le ayudarán a estar “perfectamente capacitado y completamente preparado para realizar todo tipo de buenas obras”? (2 Timoteo 3:16, 17).

¿Por qué hacer una revisión?

Como los idiomas cambian con los años, es necesario revisar las traducciones de la Biblia para que el texto se siga entendiendo. Pocas personas podrían beneficiarse de una Biblia escrita con un vocabulario y un estilo anticuados.

Jehová Dios hizo que cada libro de la Biblia se escribiera originalmente con palabras de todos los días, palabras que la gente pudiera entender. Con esta idea en mente, el Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo presentó en octubre de 2013 una edición actualizada de la Traducción del Nuevo Mundo en inglés. El prólogo de esta edición dice: “Nuestro objetivo ha sido producir una traducción fiel al texto original pero a la vez clara y fácil de leer”.

La primera edición en español de la Traducción del Nuevo Mundo se basó en la primera edición en inglés, que se publicó en 1961. La nueva edición revisada en español incluye los muchos cambios de la edición del 2013 en inglés y tiene un texto actualizado más fácil de leer.

Por otro lado, desde que salió la primera edición en inglés, ha mejorado mucho la comprensión del hebreo, el arameo y el griego, los idiomas en los que se escribió originalmente la Biblia. También se han descubierto manuscritos que no estaban disponibles cuando se presentó por primera vez la Traducción del Nuevo Mundo. Estos manuscritos han ayudado a los traductores a entender mejor el texto bíblico original.

A raíz de esto, se han ajustado algunas frases para incluir información que de acuerdo con la mayoría de los expertos refleja mejor los textos originales. Por ejemplo, según algunos manuscritos, Mateo 7:13 dice: “Entren por la puerta angosta. Porque ancha es la puerta y espacioso es el camino que lleva a la destrucción”. En las ediciones anteriores de la Traducción del Nuevo Mundo, no aparecía la expresión “es la puerta”. Sin embargo, después de analizar cuidadosamente los manuscritos, se llegó a la conclusión de que esa expresión sí estaba en el texto original de la Biblia, y por eso se incluyó en la edición revisada. Aunque se han hecho varias mejoras como estas, los cambios son menores y no influyen en el mensaje principal de la Palabra de Dios.

Investigaciones recientes también revelaron que el nombre de Dios, Jehová, aparecía seis veces más en el texto bíblico original. ¿Dónde? En Jueces 19:18 y en 1 Samuel 2:25; 6:3; 10:26, y 23:14, 16. Por eso ahora en la Traducción del Nuevo Mundo el nombre Jehová aparece 7.216 veces, 237 de ellas en las Escrituras Griegas Cristianas.

Algunas novedades de la revisión en español

El español es el idioma de más de 500 millones de personas y varía dependiendo de la región. Por eso se hizo todo lo posible por utilizar un español que fuera natural y entendible en todos los rincones del mundo hispanohablante. Además, se incluyeron sinónimos y regionalismos en las notas y en las entradas del glosario.

A fin de facilitar la lectura, se modificaron algunos nombres propios. Por ejemplo, en algunos se eliminó la h final para ayudar al lector a saber qué sílaba acentuar. Por eso, nombres como Nekoh, Sebnah y Uzah ahora son Nekó, Sebná y Uzá. También se evitaron usos poco comunes de la letra q, de modo que Elqaná ahora es Elcaná, Eqrón es Ecrón, y qohatitas es cohatitas. También se modificó la escritura de algunos nombres propios para adaptarlos a la pronunciación más común. Por ejemplo, en lugar de Abigail, ahora es Abigaíl, y en vez de Capernaum, ahora es Capernaúm. Por otra parte, se hicieron algunos cambios teniendo en cuenta las formas tradicionales de ciertas expresiones en español. Así que, en vez de Revelación, Beelzebub, el Gehena o reina de Seba, ahora aparece Apocalipsis, Belcebú, la Gehena y reina de Saba.

Además, se modificaron algunas expresiones para utilizar un lenguaje actual y fácil de captar. Por ejemplo, la expresión devoción piadosa se cambió por devoción a Dios (2 Timoteo 3:5). La expresión los que llevan la delantera se cambió por los que los dirigen (Hebreos 13:7). Y las palabras iniquidad e inicuo se cambiaron por maldad, malvado o Maligno, entre otras (Salmo 37:10; Lucas 11:39; 1 Juan 5:19). También se cambió la traducción de algunas cualidades del fruto del espíritu santo. Gozo se sustituyó por felicidad, benignidad se reemplazó por amabilidad, y autodominio ahora es autocontrol (Gálatas 5:22, 23).

En esta revisión, muchos pasajes ahora son más naturales y fáciles de entender. Por ejemplo, Salmo 15:4 en parte decía: “Ha jurado a lo que es malo para sí, y no obstante no lo altera”. Y ahora dice: “No deja de cumplir lo que promete aunque salga perdiendo”. Antes, Jeremías 10:23 decía: “Bien sé yo, oh Jehová, que al hombre terrestre no le pertenece su camino. No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso”. Y ahora dice: “Oh, Jehová, yo sé muy bien que el hombre no es dueño de su camino. Al hombre que está andando ni siquiera le corresponde dirigir sus pasos”. Hebreos 10:24, 25 decía: “Considerémonos unos a otros para incitarnos al amor y a las obras excelentes, sin abandonar el reunirnos”. Y ahora dice: “Estemos pendientes unos de otros para motivarnos a mostrar amor y a hacer buenas obras, sin dejar de reunirnos”.

¿Quién publica esta traducción?

La Traducción del Nuevo Mundo es una publicación de la Watch Tower Bible and Tract Society, la entidad legal que representa a los testigos de Jehová. Por más de cien años, los testigos de Jehová han impreso y distribuido biblias por todo el mundo. El Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo presentó la versión original en inglés entre 1950 y 1960. Los miembros de este comité no buscaban fama, y por eso solicitaron permanecer anónimos incluso después de su muerte (1 Corintios 10:31).

En el 2008, el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová nombró a un nuevo grupo de hermanos para formar el Comité de Traducción de la Biblia del Nuevo Mundo. Enseguida, el comité comenzó a revisar el texto en inglés, teniendo en cuenta los muchos cambios que había sufrido el idioma desde la presentación de la edición original. También se tomaron en cuenta las más de 70.000 respuestas dadas a los traductores que habían trabajado en la Traducción del Nuevo Mundo en más de 120 idiomas.

¿Cómo se hizo la revisión en español?

Para empezar, se nombró un equipo de traducción formado por cristianos bautizados. Por experiencia, se sabe que cuando los traductores trabajan en grupo en vez de solos el resultado es mejor y más equilibrado (Proverbios 11:14). Como norma general, los miembros de este equipo ya tenían experiencia como traductores de las publicaciones de los testigos de Jehová. Entonces recibieron una buena capacitación sobre los principios que debían seguir para traducir la Biblia y sobre los programas desarrollados especialmente para este trabajo.

Los traductores usaron un método que combina el estudio de palabras bíblicas con el uso de herramientas informáticas. Y Servicios de Traducción, un departamento que se encuentra en el estado de Nueva York (Estados Unidos), ayudó a los traductores. El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová supervisa de cerca la traducción de la Biblia a través del Comité de Redacción. Pero ¿cómo se realizó el trabajo?

A los traductores se les dan instrucciones para que hagan una Biblia que sea 1) exacta y fácil de entender para la gente en general, 2) coherente y 3) literal cuando el idioma lo permita. ¿Cómo se consigue esto? Veamos el ejemplo de la nueva edición revisada. Primero, los traductores revisan los términos bíblicos importantes de la anterior edición en español. El programa informático Watchtower Translation System muestra sinónimos y expresiones relacionadas con esos términos. También muestra las palabras griegas y hebreas originales para que los traductores puedan estudiar cómo se tradujeron estas palabras en otros casos. Todo esto es de gran ayuda a la hora de revisar los términos importantes en español. Los traductores no solo estudian las palabras, sino que luego se esfuerzan por usar expresiones equivalentes en cada versículo que sean naturales y fáciles de entender.

Queda claro que traducir es más que simplemente sustituir unas palabras por otras. Se ha dedicado mucho tiempo a asegurarse de que los términos seleccionados en español transmitan el sentido bíblico correcto en cada contexto. Gracias al gran esfuerzo que se ha hecho en este proyecto, la edición revisada en español de la Traducción del Nuevo Mundo transmite el mensaje de la Palabra de Dios de manera clara y fácil de leer, y es fiel a los textos originales.

Lo animamos a analizar la Traducción del Nuevo Mundo. Puede leerla en línea o en la aplicación JW Library, o puede conseguir un ejemplar impreso en una de las congregaciones de los testigos de Jehová. Puede leer esta Biblia con la confianza de que transmite con exactitud el mensaje de Dios en su idioma.

 

Características de La Biblia. Traducción del Nuevo Mundo

 

Introducción a la Palabra de Dios. Responde 20 preguntas sobre algunas enseñanzas básicas de la Biblia usando versículos bíblicos.

Contenido del libro. Está al principio de cada libro y contiene un resumen que lo ayudará a encontrar fácilmente relatos bíblicos. Sustituye a los titulillos que hay en la parte superior de cada página de la edición anterior.

Referencias marginales. Ahora solo se incluyen las que son más útiles en el ministerio.

Notas a pie de página. Contienen otras opciones de traducción, traducciones literales e información adicional.

Índice de palabras bíblicas. Ahora solo se incluyen las palabras y los versículos más útiles para predicar y enseñar.

Glosario. Define brevemente cientos de expresiones bíblicas.

Apéndice A. Explica algunos aspectos de la nueva edición, como el estilo, los cambios de algunos términos y la traducción del nombre divino.

Apéndice B. Incluye 15 secciones con mapas y diagramas a todo color.

^ párr. 4 La traducción de las Escrituras Griegas Cristianas en español se presentó en 1963.