Ir al contenido

¿Por qué no se involucran los testigos de Jehová en asuntos políticos?

Los testigos de Jehová tenemos motivos religiosos, basados en la Biblia, para no involucrarnos en asuntos políticos. No constituimos un grupo de presión política, no votamos por ningún partido o candidato, no nos presentamos a las elecciones para ocupar un cargo público y no promovemos cambios en el poder. Hemos encontrado en la Biblia buenas razones para adoptar esta postura neutral. Son las siguientes:

  • Debemos seguir el ejemplo de Jesús, quien se negó a aceptar un cargo político (Juan 6:15). Jesús dijo que sus seguidores tampoco debían ser “parte del mundo”; por tanto, no debían apoyar ningún bando político (Juan 17:14, 16; 18:36; Marcos 12:13-17).

  • Le debemos lealtad al Reino de Dios, el gobierno al que se refirió Jesús al decir: “Estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada” (Mateo 24:14). Puesto que representamos al Reino de Dios, nos mantenemos neutrales en cuestiones políticas en todos los países, incluso en el que vivimos. De hecho, tenemos la comisión de proclamar la venida de ese reino (2 Corintios 5:20; Efesios 6:20).

  • Mantenernos neutrales en política nos permite hablar con libertad sobre el mensaje del Reino con personas de cualquier ideología. Con lo que decimos y hacemos, procuramos demostrar que confiamos en que el Reino de Dios es el gobierno que solucionará los problemas del mundo (Salmo 56:11).

  • Si nos involucráramos en asuntos políticos, se rompería la unidad de nuestra hermandad internacional (Colosenses 3:14; 1 Pedro 2:17). De hecho, las religiones que se entrometen en cuestiones políticas están divididas (1 Corintios 1:10).

Respetamos a los gobiernos. Aunque no intervenimos en asuntos políticos, respetamos la autoridad de los que gobiernan. Así, actuamos en conformidad con el mandato bíblico de Romanos 13:1: “Toda alma esté en sujeción a las autoridades superiores”. Cumplimos las leyes, pagamos los impuestos y cooperamos con las medidas que toma el gobierno para el bienestar de los ciudadanos. Nunca intentamos socavar la autoridad de los gobiernos; más bien, seguimos el consejo bíblico de orar por los “reyes y [por] todos los que están en alto puesto”, particularmente cuando tienen que tomar decisiones que pueden afectar la libertad religiosa (1 Timoteo 2:1, 2).

También respetamos el derecho que tiene cada cual de tomar sus propias decisiones sobre cuestiones políticas. Por ejemplo, no perturbamos el desarrollo de las elecciones y tampoco interferimos si alguien decide votar.

¿Es nuestra postura neutral en asuntos políticos algo nuevo? No. Los apóstoles y otros cristianos del primer siglo adoptaron la misma postura. Un libro sobre este tema declara: “Aunque creían que era su deber honrar a las autoridades, los primeros cristianos no creían que debían intervenir en política” (Beyond Good Intentions—A Biblical View of Politics [Más que buenas intenciones. La visión bíblica de la política]). Además, Orígenes, teólogo que vivió entre los siglos II III, escribió: “Los cristianos rehúsan los cargos públicos”.

¿Supone nuestra postura un peligro para la seguridad nacional? No. Las autoridades no tienen por qué temer, pues somos personas pacíficas. Veamos, por ejemplo, lo que decía un informe publicado en el 2001 por la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania. Respecto a nuestra neutralidad política, comentó: “Puede que ahora esta postura de los testigos de Jehová no sea del agrado de todos. De hecho, esa fue precisamente la razón por la que fueron condenados por los regímenes totalitarios, tanto el nazi como el comunista”. El informe añade que bajo la represión soviética, los Testigos “siempre fueron ciudadanos respetuosos de la ley”, que “trabajaron de forma honrada y altruista en granjas colectivas y en fábricas” y que “nunca representaron una amenaza para el régimen comunista”. El informe concluyó que las creencias y prácticas de los testigos de Jehová de hoy “no pretenden minar la seguridad ni la unidad de ningún país”.