Ir al contenido

¿Dejan los testigos de Jehová de tratarse con quienes ya no son de su religión?

No dejamos de tratarnos con quienes, tras haberse bautizado como testigos de Jehová, dejan de predicar y de reunirse con la congregación. Al contrario, nos esforzamos por reavivar su espiritualidad y por animarlos a regresar.

Cuando un Testigo bautizado comete un mal grave, puede ser expulsado de la congregación. Sin embargo, este no es un proceso automático. Si la persona adopta la costumbre de violar el código moral de las Escrituras y no se arrepiente, entonces será expulsada, y la congregación dejará de tratarse con ella. La Biblia dice claramente: “Remuevan al hombre inicuo [o perverso] de entre ustedes” (1 Corintios 5:13).

¿Qué sucede si un hombre es expulsado, pero su esposa y sus hijos siguen siendo testigos de Jehová? Aunque la relación espiritual entre ellos haya cambiado, los lazos familiares permanecen. Su relación con su cónyuge, así como el trato afectuoso normal entre padres e hijos, continúa como de costumbre.

Quienes han sido expulsados pueden asistir a nuestros servicios religiosos y, si lo desean, recibir la ayuda espiritual que brindan los ancianos de la congregación. El objetivo es que logren reunir de nuevo los requisitos para ser testigos de Jehová. Los expulsados que rechazan la conducta inmoral y demuestran sinceramente que desean vivir en conformidad con los principios bíblicos pueden volver a ser parte de la congregación.