Ir al contenido

LA BIBLIA LES CAMBIÓ LA VIDA

“El amor al dinero me destrozó la vida”

  • Año de nacimiento: 1974

  • País: Albania

  • Otros datos: Fue ladrón y narcotraficante, y estuvo en la cárcel

MI PASADO

 Nací en Tirana, la capital de Albania, y me crie en una familia pobre. Mi padre era un hombre honrado que trabajaba mucho para cuidar de nosotros. Pero apenas teníamos lo suficiente para salir adelante. De niño, me daba cuenta de que éramos pobres, y eso me ponía muy triste. Recuerdo que casi nunca tenía zapatos y a veces ni siquiera comida.

 Empecé a robar desde muy joven. Creía que así estaba ayudando a mi familia. Al final la policía terminó atrapándome y en 1988, cuando tenía 14 años, me enviaron a un reformatorio. Durante los dos años que pasé allí aprendí el oficio de soldador. Cuando salí, intenté ganarme la vida de forma honrada, pero no encontré trabajo. Había mucho desempleo porque Albania estaba pasando por una situación política muy complicada. Eso me desanimó mucho, así que volví a juntarme con mis viejos amigos y comencé a robar de nuevo. Al final nos arrestaron a todos y nos condenaron a tres años de cárcel.

 Después de salir de la cárcel, volví a las andadas. La economía de Albania estaba por los suelos y el país era un caos. Aproveché la situación para ganar mucho dinero haciendo cosas ilegales. Después de un robo a mano armada en el que dos de mis cómplices fueron arrestados, hui del país porque no quería que me pasara lo mismo; no quería pasar muchos años en la cárcel. En ese momento ya estaba casado con Julinda y teníamos un bebé.

 Terminamos viviendo en Inglaterra. Yo tenía toda la intención de empezar de cero; quería empezar una vida nueva con mi esposa y mi hijo. Pero volví a caer en los mismos hábitos de siempre. Esta vez terminé metiéndome en el negocio de la droga, y por mis manos pasaba mucho dinero.

 ¿Qué pensaba Julinda de que yo fuera narcotraficante? Mejor que les cuente ella: “Como me había criado en Albania, mi sueño era dejar de ser pobre. Estaba dispuesta a cualquier cosa por tener una vida mejor. Pensaba que el dinero nos daría eso, así que apoyé a Artan en todo lo que hacía: mentir, robar, traficar con drogas..., lo que fuera para tener dinero”.

“Apoyé a Artan en todo lo que hacía: mentir, robar, traficar con drogas” (Julinda).

 Entonces, en el 2002, nuestras vidas dieron un giro y todos nuestros planes y sueños se hicieron pedazos. Me atraparon con un gran cargamento de drogas y me metieron en la cárcel otra vez.

CÓMO LA BIBLIA ME CAMBIÓ LA VIDA

 La Biblia entró en mi vida incluso antes de que me diera cuenta. Ya en el 2000, Julinda había comenzado a estudiar la Biblia con los testigos de Jehová. A mí eso no me interesaba, me parecía aburrido. Pero a Julinda le encantaba. Ella cuenta: “Como mi familia es religiosa, yo amaba y respetaba la Biblia. Siempre quise saber lo que enseñaba y me entusiasmaba poder estudiarla con los Testigos. Muchas de sus enseñanzas me parecían superlógicas. Lo que aprendí me ayudó a hacer algunos cambios en mi vida. Pero seguía pensando que el dinero nos daría la felicidad... hasta que arrestaron a Artan. Eso fue como un balde de agua fría. De pronto entendí que lo que la Biblia dice del dinero es verdad. Habíamos hecho de todo para conseguirlo, pero no éramos felices. En ese momento me di cuenta de que tenía que obedecer todas las normas de Dios, que no había excepciones”.

 En el 2004 salí de la cárcel y enseguida intenté volver al negocio de la droga. Pero Julinda había cambiado, y me dijo algo que me hizo recapacitar: “Ya no quiero tu dinero. Lo que quiero es volver a tener a mi esposo y que el padre de mis hijos esté ahí para ellos”. Eso me dejó helado, pero ella tenía razón. Había perdido muchos años lejos de mi familia. También me puse a pensar en lo mucho que había sufrido al tratar de conseguir dinero a cualquier precio. Decidí cambiar mi vida y cortar con mis viejos amigos.

 Lo que marcó un antes y un después fue el día en que acompañé a mi esposa y a mis dos hijos a una reunión de los testigos de Jehová. Me impactó lo sinceras y amables que eran esas personas, y acabé aceptando un curso de la Biblia.

Antes pensaba que el dinero nos daría la felicidad

 En la Biblia aprendí que “el amor al dinero es raíz de todo tipo de males, y, tratando de satisfacer ese amor, algunos [...] se han causado muchos dolores” (1 Timoteo 6:9, 10). ¡Cuánta verdad había en esas palabras! Estaba tan arrepentido de los errores que había cometido en mi vida... ¡Cuánto daño le había hecho a mi familia! (Gálatas 6:7). También aprendí que Jehová y su Hijo, Jesucristo, nos quieren muchísimo, y entonces empecé a hacer cambios. Empecé a pensar menos en mí y más en los demás. Entre otras cosas, le dediqué más tiempo a mi familia.

QUÉ BENEFICIOS HE OBTENIDO

 Me ha ayudado mucho seguir este consejo de la Biblia: “Que su modo de vivir esté libre del amor al dinero, y estén contentos con las cosas que tienen” (Hebreos 13:5). Ahora tengo paz mental y la conciencia tranquila. Nunca en mi vida había sido tan feliz. Mi matrimonio es más fuerte y mi familia está más unida.

 Antes pensaba que el dinero nos daría la felicidad. Pero ahora veo que el amor al dinero me destrozó la vida y me convirtió en un delincuente. No somos ricos, pero hemos encontrado algo mucho más importante: la amistad de Jehová. Adorar a Jehová unidos como familia nos hace felices de verdad.

Junto con mi familia en una asamblea de los testigos de Jehová.