Un resumen del último libro de las Escrituras Hebreas. Esta profecía confirma que los principios de Jehová nunca cambian y que él es la personificación del amor y la compasión.