El profeta Jonás desobedece el mandato de Jehová de ir a proclamar un mensaje de condena contra la ciudad asiria de Nínive; pero a raíz de los emocionantes acontecimientos que vive después, aprende lo que son la auténtica valentía y la compasión.