Antes de cruzar el río Jordán, los israelitas se enfrentaron a una sutil prueba de integridad. La amistad con sus vecinos, los moabitas, llevó a algunos a cometer pecados graves. Su historia encierra una clara advertencia para los cristianos de hoy.