Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

La Atalaya (edición de estudio en lenguaje sencillo)  |  febrero de 2014

Preguntas de los lectores

Preguntas de los lectores

¿Por qué los judíos del siglo primero creían que el Mesías estaba a punto de llegar?

La Biblia dice que en tiempos de Juan el Bautista, los judíos estaban emocionados porque esperaban que el Mesías llegara pronto. Hasta se preguntaban si Juan sería “el Cristo”, o sea, el Mesías (Lucas 3:15). ¿Por qué esperaban que el Mesías llegara en ese tiempo? Puede ser por varias razones.

Cuando Jesús nació, el ángel de Jehová se les apareció a unos pastores que estaban en el campo con sus rebaños cerca de Belén. El ángel les dijo: “Ha nacido hoy un Salvador, que es Cristo el Señor, en la ciudad de David” (Lucas 2:8-11). Luego aparecieron muchísimos ángeles más y dijeron: * “Gloria en las alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de buena voluntad” (Lucas 2:13, 14). (Lea la nota.)

Estos humildes pastores se quedaron tan impresionados por el anuncio que fueron corriendo a Belén. Cuando encontraron a José, a María y al niño Jesús, empezaron a contar lo que acababan de ver y oír. Entonces, “cuantos oyeron se maravillaron de las cosas que les dijeron los pastores” (Lucas 2:17, 18). El versículo dice: “Cuantos oyeron”. Esto demuestra que los pastores les contaron todo a otras personas además de José y María. Luego, los pastores volvieron a sus casas “alabando a Dios por todas las cosas que habían oído y visto” (Lucas 2:20). Está claro que les contaron aquellas buenas noticias sobre el Mesías a muchas personas.

Según la Ley, cuando un hombre y su esposa tenían su primer hijo, tenían que llevarlo al templo.  Cuando María llevó a Jesús al templo, la profetisa Ana “empezó a dar gracias a Dios y a hablar acerca del niño a todos los que esperaban la liberación de Jerusalén” (Lucas 2:36-38; Éxodo 13:12). Como vemos, la noticia de la aparición del futuro Mesías siguió extendiéndose.

Algún tiempo después llegaron unos astrólogos a Jerusalén preguntando: “¿Dónde está el que nació rey de los judíos? Porque vimos su estrella cuando estábamos en el Oriente, y hemos venido a rendirle homenaje” (Mateo 2:1, 2). Cuando el rey Herodes oyó esto, se enojó mucho, “y toda Jerusalén junto con él”. Herodes reunió “a todos los sacerdotes principales y a los escribas del pueblo”, y les preguntó dónde iba a nacer el Cristo (Mateo 2:3, 4). Así que está claro que muchas personas se enteraron de que el futuro Mesías había llegado. * (Lea la nota.)

Antes dijimos que algunos judíos se preguntaban si Juan el Bautista sería el Mesías (Lucas 3:15). Pero Juan les dejó claro que él no era el Mesías. Les dijo: “El que viene después de mí es más fuerte que yo, y no soy digno de quitarle las sandalias. Ese los bautizará con espíritu santo y con fuego” (Mateo 3:11). Es muy posible que esta humilde respuesta hiciera que los judíos se emocionaran todavía más con la llegada del Mesías.

¿Y la profecía de las 70 semanas, que está en Daniel 9:24-27? ¿La usaron los judíos para saber que el Mesías estaba a punto de llegar? Aunque es posible, no podemos asegurarlo. En tiempos de Jesús, la gente daba muchas explicaciones sobre cómo contar las 70 semanas. Pero ninguna de esas explicaciones se parece a la que nosotros damos hoy día. * (Mire la nota).

Por ejemplo, veamos cómo explicaban esta profecía los esenios. Se cree que este grupo era una secta de judíos que vivían en el desierto. Ellos aseguraban que casi al final de un período de 490 años aparecerían dos Mesías. ¿Usaban ellos la profecía de Daniel para hacer sus cálculos? No lo sabemos. Pero incluso si la usaban, no es probable que las creencias de este grupo tan aislado influyeran en muchos judíos.

Incluso después del año 100, algunos judíos creían que las 70 semanas empezaron cuando se destruyó el primer templo y terminaron cuando se destruyó el segundo templo. Es decir, pensaban que empezaron en el año 607 antes de Cristo y terminaron en el año 70 después de Cristo. Otros judíos creían que la profecía se cumplió unos 170 años antes de Cristo, en tiempos de los Macabeos. Como vemos, los judíos no se ponían de acuerdo sobre cómo contar las 70 semanas.

Supongamos que los apóstoles y otros cristianos de su tiempo sí entendían bien la profecía de las 70 semanas. Entonces, sería de esperar que hubieran usado esa profecía para demostrar que Jesucristo era el Mesías y que había llegado justo cuando decía la profecía. Pero nada indica que los primeros cristianos usaran esa profecía como prueba.

Veamos otro punto importante. Mateo, Marcos, Lucas y Juan hablaron de muchas profecías de las Escrituras Hebreas que Jesucristo cumplió (Mateo 1:22, 23; 2:13-15; 4:13-16). Pero ninguno de ellos escribió que la profecía de las 70 semanas tuviera relación con Jesucristo.

En resumen, ¿por qué los judíos del siglo primero creían que el Mesías estaba a punto de llegar? No podemos asegurar que fuera porque entendieran bien la profecía de las 70 semanas. Aun así, como hemos visto, en Mateo, Marcos, Lucas y Juan encontramos buenas razones para explicar por qué lo esperaban en ese tiempo.

^ párr. 4 La Biblia no dice que, cuando Jesús nació, los ángeles cantaron.

^ párr. 7 Tal vez podríamos preguntarnos por qué los astrólogos relacionaron la “estrella” de Oriente con el nacimiento del “rey de los judíos”. ¿Será que oyeron la noticia del nacimiento de Jesús mientras viajaban por Israel?

^ párr. 9 Nuestra explicación actual sobre la profecía de las 70 semanas está en el capítulo 11 del libro Prestemos atención a las profecías de Daniel.