Millones de personas tienen su esperanza puesta en el Reino de Dios. Por eso siguen la instrucción que Jesús dio a sus discípulos; él les mandó que pidieran: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo” (Mateo 6:10, La Biblia de Nuestro Pueblo).

Sin embargo, aunque a muchos les interesa el Reino de Dios, la mayoría de las religiones apenas le prestan atención. Al historiador H. G. Wells le sorprendía que Jesús le hubiera dado tanta importancia a “lo que él llamó [el] Reino de los Cielos”, pero que dicho Reino se mencionara tan poco “en los procedimientos y enseñanzas de la mayor parte de las iglesias cristianas”.

A diferencia de esas religiones, los testigos de Jehová siempre hablamos del Reino de Dios. Por ejemplo, nuestra revista más conocida, la que tiene en sus manos, se publica en 220 idiomas y es la de mayor distribución en el mundo, pues se imprimen casi 46 millones de ejemplares de cada número. ¿Y cuál es el tema del que más habla? Basta con ver el título en la portada: La Atalaya. Anunciando el Reino de Jehová.  *

¿Por qué nos esforzamos tanto por anunciar el Reino? Porque es el tema principal del libro más destacado que existe: la Biblia. Además, estamos convencidos de que el Reino de Dios es el único gobierno que puede terminar de una vez por todas con los problemas de la humanidad.

En realidad solo estamos tratando de seguir el ejemplo de Jesús. Para él, lo principal era el Reino de Dios; eso fue de lo que más habló durante su ministerio (Lucas 4:43). ¿Por qué le daba tanta importancia? ¿Qué puede hacer el Reino por usted? Lo invitamos a analizar las respuestas que ofrece la Biblia en los siguientes artículos.

^ párr. 5 La Biblia dice que el nombre de Dios es Jehová.