¿Valora Dios los esfuerzos de quienes tratan de agradarle? Hay personas que opinan que no, pues a su entender él no se interesa por nosotros. Pero tal afirmación demuestra que no lo conocen bien. La Biblia nos asegura que Jehová sí valora los esfuerzos de sus siervos. Analicemos las palabras del apóstol Pablo que se hallan en Hebreos 11:6.

¿Qué hace falta para complacer a Jehová? Pablo escribió: “Sin fe es imposible serle de buen agrado”. Observemos que el apóstol no dice “es difícil”, sino “es imposible”. En otras palabras, la fe es indispensable para agradar a Dios.

Ahora bien, ¿qué implica tener fe? Implica dos cosas. Primero, tenemos que “creer que él existe”, pues no podemos agradar a Dios si dudamos de su existencia. Pero eso no basta; hasta los demonios saben que Dios es real (Santiago 2:19). “Creer que él existe” debe impulsarnos a actuar, a vivir como a él le gusta (Santiago 2:20, 26).

Segundo, debemos creer que Dios “es remunerador”, es decir, que recompensa a la gente. La persona que tiene fe está totalmente convencida de que sus esfuerzos por agradar a Dios no serán en vano (1 Corintios 15:58). ¿Cómo podríamos agradarle si dudáramos de su capacidad o su deseo de recompensarnos? (Santiago 1:17; 1 Pedro 5:7.) Si pensamos que Dios no es generoso, que no nos valora o que no le importamos, no lo conocemos realmente.

¿A quiénes recompensa Dios? A “los que le buscan solícitamente”, dice Pablo. Una obra de consulta para traductores bíblicos comenta que, en este pasaje, el verbo griego que corresponde a “buscan solícitamente” implica más que “tratar de hallar” a Dios; implica acudir a él “para adorarlo”. Otra obra comenta que dicho verbo incluye la idea de intensidad y empeño. Así que Jehová recompensa a aquellos cuya fe los impulsa a adorarlo con un amor intenso (Mateo 22:37).

¿Cómo podríamos agradar a Dios si dudáramos de su capacidad o su deseo de recompensarnos?

¿Y qué recompensa les ofrece? Un inestimable premio que demuestra su generosidad y amor: vida eterna en un paraíso en la Tierra (Revelación [Apocalipsis] 21:3, 4). Incluso ahora, quienes buscan con empeño a Dios reciben muchas bendiciones. Con la ayuda del espíritu santo y la sabiduría de la Biblia disfrutan de una vida plena y feliz (Salmo 144:15; Mateo 5:3).

Como vemos, Jehová es un Dios que valora el servicio de quienes lo adoran. Eso debería impulsarnos a acercarnos más a él. ¿No le gustaría saber cómo conseguir la clase de fe que Jehová recompensa?

LECTURA BÍBLICA RECOMENDADA PARA ESTE MES:

Tito 1-3; Filemón 1-25; Hebreos 1-13 a Santiago 1-5