¿Cree usted que Dios existe? Si así es, ¿podría demostrarlo? A nuestro alrededor hay infinidad de pruebas de que existe un Creador sabio, poderoso y lleno de amor. ¿A qué pruebas nos referimos? ¿Son confiables? Para encontrar la respuesta, analicemos lo que el apóstol Pablo escribió a los cristianos de Roma.

Él dijo: “Las cualidades invisibles de [Dios] se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder [eterno] y Divinidad, de modo que ellos son inexcusables” (Romanos 1:20). Tal como señala Pablo, la creación lleva la firma de su Creador. Analicemos un poco más estas palabras.

Pablo escribió que las cualidades de Dios pueden verse “desde la creación del mundo”. En este caso, la palabra griega que se traduce “mundo” se refiere a la humanidad, no al planeta Tierra. * Lo que Pablo estaba diciendo es que desde el momento en que fue creada, la humanidad ha podido percibir las cualidades de Dios en la creación.

Las pruebas no están ocultas; “se ven claramente” a nuestro alrededor. Las creaciones —desde la más grande hasta la más pequeña— revelan la existencia de un Creador que posee cualidades maravillosas. Pensemos, por ejemplo, en el inteligente diseño de la naturaleza. ¿Acaso no demuestra lo sabio que es Dios? ¿Y los cielos estrellados? ¿Y las fuertes olas del mar? ¿No dan prueba de su poder? ¿Qué hay de la variedad de sabores que deleitan nuestro paladar, o de la belleza de los amaneceres y las puestas de sol? ¿Verdad que dejan ver el amor que Dios siente por la humanidad? (Salmo 104:24; Isaías 40:26.)

Son tan claras las pruebas que quienes no las ven y se niegan a creer en Dios “son inexcusables”. Un erudito lo explica de la siguiente manera. Imagine que un conductor ve una señal de tránsito que dice: “Desvío. Gire a la izquierda”, pero no le hace caso. Cuando un policía lo detiene para darle una multa, el conductor le dice que no vio la señal. La excusa no convence al policía porque la señal está a plena vista y el conductor no tiene problemas de visión. Además, este tiene la responsabilidad de fijarse en todas las señales y obedecerlas. Del mismo modo, las pruebas de la existencia de Dios que hay en la naturaleza están a plena vista. Y nosotros, que somos seres racionales, podemos verlas. No tenemos motivos para ignorarlas.

La creación lleva la firma de su Creador

En efecto, la creación revela mucho acerca de nuestro Creador. Pero hay un libro que revela aún más sobre él, la Biblia. En sus páginas se responde esta importante pregunta: ¿cuál es el propósito de Dios para la Tierra y la humanidad? Saber la respuesta nos ayudará a tener una buena relación con Dios, cuyas “cualidades invisibles [...] se ven claramente” en el mundo que nos rodea.

Lectura bíblica recomendada para este mes

Romanos 1 a 16

^ párr. 3 La Biblia también dice que el “mundo” es culpable de pecado y que necesita un salvador, lo cual demuestra que, en estos casos, el término se refiere a la humanidad y no a la Tierra (Juan 1:29; 4:42; 12:47).