Alberto, quien sirvió en el Ejército por casi diez años, cuenta: “El capellán nos bendijo diciendo: ‘Dios está con ustedes’. Pero yo pensaba: ‘¿Cómo es que yo salgo a matar si la Biblia dice: “No matarás”?’”.

Ray sirvió en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. En cierta ocasión le preguntó al capellán: “Usted sube a nuestro barco y reza por los soldados y por la victoria. Pero ¿no es eso mismo lo que hace el enemigo?”. La respuesta del capellán fue que los caminos del Señor son misteriosos.

¿No le convence esta respuesta? No se preocupe, usted no es el único.

¿QUÉ ENSEÑA LA BIBLIA?

Jesús dijo que uno de los mandamientos más importantes es: “Tienes que amar a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31). ¿Dijo acaso que solo se debería amar al prójimo dependiendo de su nacionalidad? Claro que no. A sus discípulos les señaló: “En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí” (Juan 13:34, 35). Su amor sería tan extraordinario que los haría diferentes. No solo se negarían a quitarle la vida al prójimo, sino que estarían dispuestos a darla por él.

Y eso es precisamente lo que hicieron. Una enciclopedia explica: “Los primeros padres de la Iglesia, entre ellos Tertuliano y Orígenes, afirmaban que los cristianos no podían quitar la vida humana, un principio que les impedía servir en el ejército romano” (The Encyclopedia of Religion).

¿QUÉ PUEDE DECIRSE DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ?

En casi todo el mundo hay testigos de Jehová. Cuando surge una guerra, sea donde sea, los Testigos que se ven en medio del conflicto hacen lo posible por demostrar el amor que se tienen entre sí.

¿Han enseñado las religiones a mostrar verdadero amor cristiano?

Por ejemplo, durante el conflicto étnico de 1994 entre los hutus y los tutsis de Ruanda, los testigos de Jehová se mantuvieron totalmente neutrales. Testigos de una tribu refugiaron a los de otra a riesgo de su propia vida. Cuando la milicia Interahamwe capturó a dos Testigos hutus que habían refugiado a sus hermanos tutsis, les dijeron: “Esto les pasa por ayudar a los tutsis”. Y los mataron a los dos (Juan 15:13).

¿Qué le parece? ¿Encaja esta manera desinteresada de comportarse con lo que dijo Jesús sobre el amor?