Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

La Atalaya (edición de estudio)  |  Octubre de 2013

La creación da a conocer al Dios todopoderoso

La creación da a conocer al Dios todopoderoso

“Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria [...], porque tú creaste todas las cosas.” (REV. 4:11)

1. ¿Qué podemos hacer para mantener fuerte nuestra fe?

MUCHAS personas solo creen en lo que ven. ¿De qué manera podemos ayudarlas a creer en Jehová si, como bien dice la Biblia, “ningún hombre lo ha visto jamás”? (Juan 1:18.) ¿Cómo podemos nosotros mismos mantener fuerte nuestra fe en el “Dios invisible”? (Col. 1:15.) El primer paso es identificar las enseñanzas que distorsionan la verdad acerca de Jehová. El segundo es usar con destreza la Biblia para derribar los argumentos que impiden que la gente tenga conocimiento de Dios (2 Cor. 10:4, 5).

2, 3. ¿Qué dos creencias le impiden a la gente reconocer la verdad sobre Dios?

2 Una idea equivocada pero muy extendida que impide a las personas reconocer la verdad sobre Dios es la de la evolución. Esta teoría no solo contradice la Biblia, sino que le roba la esperanza a la gente. Al asegurar que la vida surgió de manera espontánea, por sí sola, da a entender que nuestra existencia no tiene verdadero propósito.

3 En el otro extremo están los que interpretan la Biblia literalmente y aseguran que el universo, la Tierra y las formas de vida que la habitan fueron creados en seis días de veinticuatro horas hace unos pocos miles de años. Los defensores de esta doctrina —llamada creacionismo— rechazan toda prueba científica que contradiga sus creencias, por más confiable que sea. El problema es que, aunque dicen respetar la Biblia, en realidad la desacreditan, pues hacen que parezca ilógica e inexacta. Es probable que nos recuerden a las personas del siglo primero que adoraban a Dios con fervor, pero sin “conocimiento exacto” (Rom. 10:2). ¿Cómo podemos usar la Palabra de Dios para desmentir la evolución y el creacionismo, esas dos ideas que están “fuertemente atrincheradas” en la  mente de muchos? * La única manera es esforzándonos por conseguir dicho conocimiento exacto.

LA FE SE BASA EN PRUEBAS Y ARGUMENTOS LÓGICOS

4. ¿En qué se debe basar nuestra fe?

4 La Biblia nos enseña a amar y buscar el conocimiento (Prov. 10:14). Jehová quiere que nuestra fe se base en pruebas y argumentos lógicos, no en filosofías humanas y tradiciones religiosas (lea Hebreos 11:1). Sin embargo, para tener una fe firme en él, primero tenemos que estar convencidos de que existe (lea Hebreos 11:6). Y no se trata de creer por creer: creemos porque investigamos los hechos y usamos nuestra capacidad de razonar (Rom. 12:1).

5. ¿Cuál es una buena razón para estar convencidos de que Dios existe?

5 El apóstol Pablo ofrece una buena razón por la que podemos estar convencidos de que Dios existe aunque no lo veamos. Dijo: “Las cualidades invisibles de [Jehová] se ven claramente desde la creación del mundo en adelante, porque se perciben por las cosas hechas, hasta su poder sempiterno y Divinidad” (Rom. 1:20). ¿Cómo ayudaría a alguien que duda de la existencia de Dios a darse cuenta de que estas palabras inspiradas son ciertas? Tal vez utilizando alguno de los siguientes ejemplos de la creación que demuestran el poder y la sabiduría del Creador.

LA CREACIÓN DEMUESTRA EL PODER DE DIOS

6, 7. ¿Cómo demuestran nuestros dos escudos protectores el poder de Dios?

6 El poder de Jehová se ve claramente en dos escudos que nos mantienen protegidos: la atmósfera y el campo magnético de la Tierra. * La atmósfera no solo nos abastece de aire; también nos protege de los meteoritos que viajan por el espacio. Las rocas que se cruzan con la Tierra podrían causar graves catástrofes, pero suelen desintegrarse al entrar en la atmósfera, creando hermosos destellos de luz que iluminan el cielo nocturno.

7 Otro sistema de seguridad con el que contamos es el campo magnético, que se origina en lo profundo del planeta. El núcleo externo de la Tierra, que se compone mayormente de hierro fundido, genera un poderoso campo electromagnético que se eleva hacia el espacio y nos envuelve. Este escudo nos protege de la radiación emitida por las erupciones y otras explosiones que ocurren en las capas externas del Sol. Gracias al campo magnético, estas descargas masivas de energía, que podrían arrasar con la vida en la Tierra, son desviadas o absorbidas. Las majestuosas exhibiciones de luz multicolor que bailotean en el cielo cerca de los polos son resultado de la acción de este escudo. No hay duda: Jehová es “vigoroso en poder” (lea Isaías 40:26).

LA NATURALEZA DEMUESTRA LA SABIDURÍA DE DIOS

8, 9. ¿Cómo demuestran que Dios es sabio los ciclos que sustentan nuestra vida?

8 La sabiduría de Jehová se ve claramente en los ciclos que sustentan nuestra vida. ¿Cómo? Imagínese una ciudad densamente poblada, rodeada por una gran muralla que impide que se traiga más agua del exterior y que se saque la basura. ¿Verdad que en poco tiempo se llenaría de suciedad y quedaría inhabitable? En cierto sentido, la Tierra es como esa ciudad amurallada: contiene una cantidad limitada  de agua y no hay manera de sacar la basura al espacio. Sin embargo, puede sostener a miles de millones de seres vivos, generación tras generación. Y todo gracias a su extraordinaria capacidad de reciclar los productos que necesitamos para vivir.

9 Piense en el ciclo del oxígeno. Miles de millones de personas y animales consumen oxígeno y expulsan dióxido de carbono (la basura). No obstante, el oxígeno nunca se acaba y la atmósfera nunca se satura de “basura”. ¿Por qué? La clave está en un fascinante proceso llamado fotosíntesis. Mediante este proceso, las plantas de hoja verde transforman el dióxido de carbono, el agua, la luz solar y los nutrientes que absorben en carbohidratos y oxígeno. El ciclo se cierra cuando nosotros respiramos el oxígeno. Jehová usa la vegetación que él mismo diseñó para dar a todos “vida, y respiración” (Hech. 17:25, Reina-Valera, 1909). Brillante, ¿no es cierto?

10, 11. ¿Cómo revelan la mariposa monarca y la libélula el ingenio de Jehová?

10 El ingenio de Jehová también se observa en el sinfín de criaturas que habitan nuestro singular planeta. El número de especies varía entre dos y cien millones, dependiendo de los cálculos (lea Salmo 104:24). Basta con examinar unas cuantas de ellas para ver la inteligencia que hay detrás del diseño.

11 La mariposa monarca tiene el cerebro del tamaño de la punta de un bolígrafo. No obstante, se las arregla para llegar desde Canadá hasta una pequeña zona boscosa de México, a unos 3.000 kilómetros (unas 1.800 millas) de distancia, usando la trayectoria del Sol como referencia. ¿Cómo lo logra? Jehová diseñó su diminuto cerebro con la capacidad de reajustar el rumbo de acuerdo con dicha trayectoria. O piense en la libélula. Este insecto ve a través de dos ojos compuestos, cada uno de los cuales posee cerca de treinta mil lentes. Su minúsculo cerebro es capaz de descifrar todas esas señales que recibe y detectar hasta el más mínimo movimiento a su alrededor.

La sabiduría de Dios se observa en el diseño del ojo de la libélula, como lo muestra el detalle ampliado (Vea el párrafo 11)

12, 13. ¿Qué lo impresiona más sobre la manera en que Jehová ha diseñado las células del cuerpo humano?

12 Pero más impresionante aún es la manera en que Jehová ha diseñado las células que conforman a todo ser vivo. Nuestro cuerpo, por ejemplo, tiene unos cien billones (cien millones de millones) de células. Dentro de cada una de ellas hay ADN (ácido desoxirribonucleico), un compuesto en forma de escalera de caracol que almacena gran parte de la información necesaria para fabricar un cuerpo entero.

13 ¿Cuánta información contiene el ADN? Para comprenderlo mejor, hagamos una comparación con un disco compacto. Un disco puede almacenar un diccionario  completo, lo cual es de por sí sorprendente, pues se trata de una delgada lámina de plástico. Sin embargo, un gramo de ADN puede almacenar la información de un billón de discos. Dicho de otra manera, una cucharadita de ADN contiene información suficiente para fabricar 350 veces el número de habitantes del planeta.

14. Al ver lo que ha descubierto la ciencia, ¿qué siente usted por Jehová?

14 El rey David dijo que la información necesaria para construir el cuerpo humano estaba escrita, por así decirlo, en un libro. Hablando de Jehová, declaró: “Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas” (Sal. 139:16). Al reflexionar en la forma en que fue creado su cuerpo, David no pudo contener el deseo de alabar a Jehová. ¿Y qué hay de nosotros? ¿No es cierto que los descubrimientos de la ciencia moderna hacen crecer nuestra admiración por Dios? Así es, nos dan aún más razones para pensar como el salmista que dijo: “Te elogiaré porque de manera que inspira temor estoy maravillosamente hecho. Tus obras son maravillosas, como muy bien percibe mi alma” (Sal. 139:14). Está claro que la creación ofrece pruebas de la existencia de Dios. ¿Cómo es posible que la gente no las vea?

AYUDEMOS AL PRÓJIMO A DAR GLORIA AL DIOS TODOPODEROSO

15, 16. a) ¿Cómo ayudan nuestras publicaciones a la gente a apreciar mejor la impresionante capacidad creadora de Jehová? b) Mencione un artículo de la serie “¿Casualidad o diseño?” que lo haya impresionado.

15 Por décadas, la revista ¡Despertad! ha ayudado a millones de personas a descubrir lo que la creación revela sobre el Dios todopoderoso. Por ejemplo, el número de septiembre de 2006 se tituló “¿Existe un Creador?” y tenía por objetivo abrir los ojos de quienes han sido cegados por ideas falsas como la evolución y el creacionismo. Una hermana escribió lo siguiente a la sucursal de Estados Unidos: “La campaña para ofrecer este número especial fue muy exitosa. Una profesora de Biología pidió 20 ejemplares. Quería que cada uno de sus estudiantes tuviera el suyo propio”. Otro hermano escribió: “He estado activo en el ministerio desde finales de los años cuarenta y tengo casi 75 años de edad, pero nunca había disfrutado tanto de la predicación como este mes con el número especial de ¡Despertad!”.

16 En los últimos años, la mayoría de los números de ¡Despertad! han incluido un artículo de la serie “¿Casualidad o diseño?”. Estos breves artículos destacan el impresionante nivel de diseño que se percibe en la creación y presentan los intentos del hombre por imitar al Gran Ingeniero. En el 2010 recibimos el folleto ¿Es la vida obra de un Creador?, concebido con el fin de ayudar al prójimo a dar gloria a Dios. Sus hermosas ilustraciones e instructivos diagramas están pensados para ayudar al lector a apreciar mejor la impresionante capacidad creadora de Jehová. Y las preguntas al final de cada sección buscan hacerlo razonar sobre la información que acaba de leer. ¿Ha tenido oportunidad de usar este folleto al predicar de casa en casa, en las calles o informalmente?

17, 18. a) Padres, ¿cómo pueden darles argumentos a sus hijos para defender su fe? b) ¿Cómo ha usado usted los folletos sobre la creación en su estudio de familia?

17 Padres, ¿han analizado este colorido folleto con sus hijos en su estudio de familia? Si lo hacen, les darán más razones para admirar a nuestro Dios. Tal vez tengan adolescentes en casa; ellos son el blanco de quienes enseñan la evolución en el colegio. Los científicos, los profesores, los documentales e incluso el mundo del entretenimiento  —con sus programas de televisión y películas— quieren hacerles creer que la evolución es un hecho comprobado, cuando en realidad no es así. Denles armas para combatir esos ataques con el folleto El origen de la vida. Cinco cuestiones dignas de análisis, publicado también en el 2010. Al igual que el folleto ¿Es la vida obra de un Creador?, anima a los jóvenes a usar su propia “capacidad de pensar” (Prov. 2:10, 11). Y les enseña a ver si lo que escuchan en clase tiene o no lógica.

Padres, enseñen a sus hijos a defender su fe (Vea el párrafo 17)

18 El folleto El origen de la vida está concebido para ayudar a los estudiantes a pensar con objetividad cuando escuchan noticias sensacionalistas sobre el descubrimiento de otro fósil clave, otro “eslabón perdido”. Los invita a juzgar por ellos mismos si tales informes realmente demuestran que el hombre proviene de seres inferiores. Y les enseña cómo responder a quienes afirman que los científicos han probado en sus laboratorios que la vida surgió por sí sola. Padres, sus hijos necesitan sentirse capaces de explicar por qué creen en Dios, y ustedes pueden darles los argumentos necesarios usando estos dos folletos (lea 1 Pedro 3:15).

19. ¿Qué honor tenemos todos los cristianos?

19 Las publicaciones bien documentadas que nos da la organización de Jehová nos permiten percibir en la naturaleza las magníficas cualidades del Creador. Las muchas pruebas sólidas que tenemos nos impulsan a alabar de corazón a nuestro Dios (Sal. 19:1, 2). ¡Qué gran honor tenemos de darle a Jehová, el Creador del universo, la honra y la gloria que tanto se merece! (1 Tim. 1:17.)

^ párr. 3 Hallará más información sobre cómo razonar con los defensores del creacionismo en las páginas 24 a 28 del folleto ¿Es la vida obra de un Creador?

^ párr. 6 En las páginas 6 y 7 del folleto ¿Es la vida obra de un Creador? encontrará algunas ilustraciones aclaratorias sobre el tema.

Más información

¿QUÉ ENSEÑA REALMENTE LA BIBLIA?

¿Cuál es la verdad acerca de Dios?

¿Cree que Dios se interesa personalmente en usted? Conozca la personalidad de Dios y cómo acercarse a él.

OTRAS PUBLICACIONES

¿Es la vida obra de un Creador?

¿Importa lo que uno crea sobre el origen de la vida?

OTRAS PUBLICACIONES

El origen de la vida. Cinco cuestiones dignas de análisis

Vea lo que revelan las pruebas y decida usted mismo qué lo convence más: la evolución o la creación.