Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

La Atalaya  |  Núm. 6, 2016

 TEMA DE PORTADA | VISIONES QUE DESCRIBEN EL MUNDO ESPIRITUAL

Diferentes opiniones sobre el cielo

Diferentes opiniones sobre el cielo

Mucha gente se pregunta cómo son el cielo y quienes viven allí. Este es un tema sobre el que siempre se ha especulado mucho. Hay personas que piensan que es un lugar donde residen sus antepasados, a quienes deben honrar. Algunos se imaginan el cielo como un lugar donde reinan la paz y la felicidad, y donde habitan los ángeles y las personas buenas que han muerto. También hay quien cree que es la morada de cientos de millones de dioses.

Con respecto al mundo espiritual, muchas personas afirman que no hay manera de saber nada sobre él porque nadie ha venido de allá para contarnos cómo es. Pero ese argumento es erróneo. Jesucristo ya vivía en el cielo antes de venir a la Tierra. Y lo confirmó abiertamente cuando les dijo a unos líderes religiosos del primer siglo: “He bajado del cielo para hacer, no la voluntad mía, sino la voluntad del que me ha enviado”. Así que Jesús estaba hablando de primera mano cuando dijo a sus apóstoles: “En la casa de mi Padre hay muchas moradas” (Juan 6:38; 14:2).

El Padre de Jesús es Jehová Dios, y su “casa” está en los cielos (Salmo 83:18). Por lo tanto, nadie puede explicar el mundo espiritual mejor que ellos. Mediante espectaculares visiones, Jehová y Jesús han revelado mucha información acerca del cielo a siervos fieles.

El siguiente artículo analiza algunos pasajes de la Biblia que describen lo que aquellos hombres contemplaron en varias visiones. Al examinar su contenido, recuerde que el mundo espiritual no es como el mundo físico, donde las cosas se pueden ver y palpar. Por eso, en vez de explicarnos cómo es el cielo en términos espirituales —que no entenderíamos—, Dios diseñó esas visiones para mostrarnos realidades espirituales de una forma más fácil de entender. Analizarlas lo ayudarán a conocer mejor a quienes habitan en las “muchas moradas” de la región espiritual.