En tiempos bíblicos, ¿cómo se hacían los rollos y cómo se usaban?

Copias del libro de Ester sobre cuero y vitela (siglo dieciocho)

El Evangelio de Lucas narra el momento en que Jesús abrió el rollo de Isaías, leyó de él y lo enrolló. Por otra parte, en la conclusión de su Evangelio, Juan menciona que no pudo incluir en su rollo todas las señales que Jesús ejecutó (Lucas 4:16-20; Juan 20:30; 21:25).

¿Cómo se fabricaban los rollos? Se pegaban pedazos de cuero, pergamino o papiro hasta formar una tira. Entonces esta se enrollaba alrededor de un rodillo con la parte escrita hacia adentro. El texto se escribía en columnas verticales a lo largo de todo el rollo. Si el pergamino era muy extenso, le ponían un rodillo en cada extremo, y el lector iba desenrollándolo con una mano y enrollándolo con la otra hasta encontrar el pasaje que buscaba.

Según la obra The Anchor Bible Dictionary, “un rollo tenía la ventaja de ser suficientemente largo [unos 10 metros (33 pies)] como para contener un libro entero y ocupar muy poco espacio una vez enrollado”. Por ejemplo, se calcula que para el Evangelio de Lucas se necesitó un rollo de aproximadamente 9,5 metros (31 pies). En algunos casos, los bordes de arriba y de abajo se recortaban, se pulían con piedra pómez y se teñían.

¿Quiénes eran los “sacerdotes principales” mencionados en las Escrituras Griegas Cristianas?

Desde los inicios del sacerdocio en Israel, la instrucción era que debía haber un solo sumo sacerdote, que permanecería en ese cargo hasta su muerte (Números 35:25). El primer sumo sacerdote fue Aarón, y luego el puesto se fue pasando del padre al hijo mayor (Éxodo 29:9). Muchos de los descendientes varones de Aarón fueron sacerdotes, pero pocos fueron sumos sacerdotes.

Cuando Israel estuvo bajo el dominio extranjero, los gobernantes que no eran judíos ponían y quitaban al sumo sacerdote a su antojo. Sin embargo, todo indica que los nuevos sumos sacerdotes casi siempre eran elegidos de entre ciertas familias prominentes, normalmente descendientes de Aarón. Según parece, la expresión “sacerdotes principales” se refiere a los miembros más destacados del sacerdocio. Entre los sacerdotes principales tal vez estaban los cabezas de las 24 divisiones de sacerdotes, miembros prominentes de las familias sumo sacerdotales y sumos sacerdotes que habían sido depuestos del cargo, como fue el caso de Anás (1 Crónicas 24:1-19; Mateo 2:4; Marcos 8:31; Hechos 4:6).