Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

¡Despertad!  |  Septiembre de 2015

 AYUDA PARA LAS FAMILIAS | MATRIMONIO

Cuando disculparse es difícil

Cuando disculparse es difícil

EL PROBLEMA

Acaba de discutir con su cónyuge. “Yo no tengo por qué pedirle perdón —piensa—. Yo no empecé.”

Usted deja pasar el asunto, pero el ambiente queda tenso. Piensa en disculparse, pero simplemente no le sale decir: “Lo siento”.

LAS CAUSAS

El orgullo. “A veces me cuesta disculparme con mi esposa porque el orgullo me lo impide”, confiesa Carlos. * Cuando uno es muy orgulloso, quizás piense que es humillante reconocer que tiene parte de la culpa.

La actitud. Es posible que piense que solo debe disculparse si usted ha causado el problema. Una mujer llamada Sara dice: “Si sé que toda la culpa es mía, no me cuesta pedirle perdón a mi esposo. El problema es cuando ambos hemos dicho cosas que lamentamos. ¿Por qué debo disculparme yo, si los dos metimos la pata?”.

Tal vez crea que no necesita disculparse si está seguro de que su cónyuge tiene toda la culpa por lo que pasó. “Si estás convencido de que no has hecho nada malo —dice José—, pedir perdón sería como admitir que tienes la culpa.”

La crianza. Quizás usted creció en una familia donde rara vez alguien pedía disculpas, y eso contribuyó a que le cueste reconocer sus errores. Cuando alguien no lo aprendió de niño, disculparse con sinceridad le es muy difícil de adulto.

 LO QUE PUEDE HACER

Pedir perdón apaga el fuego de una discusión

Piense en su cónyuge. ¿Recuerda alguna ocasión en la que alguien se disculpó con usted? ¿Verdad que se sintió bien? ¿No cree que también le agradará a su cónyuge que usted le pida perdón? Aun si cree que no ha hecho nada malo, ha hecho que su cónyuge se sienta mal, por más que esa no haya sido su intención. Sus palabras sinceras pueden ayudarle a sanar la herida. (Texto bíblico clave: Lucas 6:31.)

Piense en su matrimonio. Disculparse no es una derrota personal, sino una victoria para su matrimonio. De hecho, la Biblia dice que “es más fácil derribar un muro que calmar al amigo [o al cónyuge] ofendido” (Proverbios 18:19, Traducción en lenguaje actual). Cuando ambos están a la defensiva, es muy difícil, o hasta imposible, restablecer la paz. Pero disculparse impide que el problema se complique. De esta manera demuestra que su matrimonio es más importante que su orgullo. (Texto bíblico clave: Filipenses 2:3.)

Discúlpese cuanto antes. Es cierto que pedir perdón puede ser difícil si usted cree que no tiene toda la culpa. Sin embargo, los errores de su cónyuge no son excusa para que usted no haga lo correcto. No piense que con el tiempo se olvidarán de lo que pasó. Si usted pide perdón por la parte que le toca, su cónyuge se sentirá impulsado a hacer lo mismo. (Texto bíblico clave: Mateo 5:25.)

Demuestre que lo dice de corazón. Explicarse no es lo mismo que disculparse. Tampoco lo es hacer comentarios con un toque de sarcasmo, como: “No sabía que estuvieras tan sensible”. Asuma que con sus actos quizás ha herido los sentimientos de su cónyuge, aunque crea que no ha sido para tanto.

Acepte la realidad. Todos cometemos errores, y es de humildes reconocerlo. Aunque usted crea que el problema no fue culpa suya, lo cierto es que solamente ve las cosas desde su propio punto de vista. La Biblia lo dice así: “El primero que habla siempre parece tener la razón hasta que llega alguien y lo cuestiona” (Proverbios 18:17, La Palabra de Dios para Todos [PDT]). Le será mucho más fácil pedir perdón si reconoce que usted también tiene defectos y comete errores.

^ párr. 7 Se han cambiado algunos nombres.

Más información

SU FAMILIA PUEDE SER FELIZ

Acudan a Dios para ser felices en el matrimonio

Dos sencillas preguntas pueden ayudarle a mejorar su matrimonio.

¡DESPERTAD!

Valores para ayer, para hoy y para siempre. El amor

La clase de amor de la que más se habla en la Biblia no es el amor romántico, sino el que se basa en principios, es decir, el amor que viene acompañado de cualidades como la compasión, el perdón, la humildad y la lealtad.

BUENAS NOTICIAS DE PARTE DE DIOS

¿Cómo nos ayudan los principios bíblicos?

Vea por qué necesitamos la guía de Dios y cuáles son los dos principios más importantes que mencionó Jesús.