Hay quienes aseguran que casi todo lo que los españoles hicieron durante este triste episodio fue por influencia de la Iglesia. Esta es una historia que no debe ser olvidada.

LA MONARQUÍA española buscaba crear un reino cristiano y tener una sola ley para todos. Los moriscos eran considerados infieles, y se creía que a Dios le ofendía su presencia en España. Después de muchos años se tomó una decisión: había que expulsarlos. *

LOS OBLIGARON A CONVERTIRSE

Durante siglos, los mudéjares —una de las minorías musulmanas de España— vivieron más o menos tranquilos en los territorios católicos. En algunas zonas llegaron a tener reconocimiento legal, lo cual les permitía tener sus propias leyes y costumbres y practicar su religión.

Pero en 1492, el último reino musulmán que quedaba en la península —Granada— se rindió ante los Reyes Católicos, Isabel y Fernando. Según los acuerdos de la rendición, los musulmanes del lugar recibirían derechos similares a los de los mudéjares. Con todo, los líderes católicos comenzaron a perseguir a todos los musulmanes de España y a presionarlos para que se convirtieran. Estos protestaron al ver que se estaban violando los acuerdos y en 1499 se rebelaron. El ejército aplastó la  rebelión, pero a partir de entonces, en un lugar tras otro se obligó a los musulmanes a convertirse o a marcharse. A los que decidieron convertirse y quedarse se les llamó moriscos.

“NI BUENOS CRISTIANOS NI BUENOS SÚBDITOS”

Para 1526, el islam estaba prohibido en toda España, pero muchos moriscos continuaron practicando en secreto su religión. La mayoría de ellos conservó su cultura y sus costumbres.

Al principio se toleró que los moriscos fueran católicos solo en apariencia, pues eran muy necesarios sus servicios de artesanos y peones, así como sus impuestos. Sin embargo, se negaban a integrarse y eso molestaba a muchos, así que fueron discriminados tanto por el gobierno como por la gente. Y las sospechas de la Iglesia en cuanto a la sinceridad de su conversión no hacían más que alimentar los prejuicios.

Al poco tiempo, la tolerancia se convirtió en presión. En 1567 se hizo pública la decisión del rey Felipe II de prohibir el idioma, la vestimenta, las costumbres y las tradiciones de los moriscos. Esto provocó una nueva rebelión y un gran derramamiento de sangre.

Se estima que unos 300.000 moriscos huyeron de España en medio de muchos sufrimientos

Según los historiadores, las autoridades se convencieron de que “los moriscos no eran ni buenos cristianos ni buenos súbditos”, de modo que se les acusó de ayudar a los enemigos de España —los turcos, los piratas berberiscos y los protestantes franceses— para que invadieran el país. El prejuicio y el temor de que los moriscos traicionaran a la Corona hicieron que Felipe III tomara en 1609 la decisión de expulsarlos. * Durante los años siguientes se persiguió a todos los sospechosos de ser moriscos. Así, con esos métodos tan indignos, España se convirtió en un país completamente católico.

^ párr. 4 Los historiadores usan la palabra morisco no de manera despectiva, sino simplemente para referirse a los musulmanes que se convirtieron al catolicismo y permanecieron en la península ibérica después de 1492, año en que cayó el último reino musulmán de la región.

^ párr. 12 Muchos historiadores piensan que por lo menos uno de los reyes de España se benefició enormemente cuando se confiscaron las propiedades de los moriscos.