Ir al contenido

Ir al menú secundario

Ir al índice

Testigos de Jehová

español

¡Despertad!  |  Octubre de 2013

 AYUDA PARA LAS FAMILIAS | MATRIMONIO

¿Es demasiado estrecha su amistad con él?

¿Es demasiado estrecha su amistad con él?

EL PROBLEMA

¿Tiene algún amigo que realmente la comprende y con el que puede hablar de cualquier cosa? “Solo somos amigos”, tal vez se diga a sí misma. Pero si su esposo se enterara de las frecuentes conversaciones que tiene con ese amigo, no opinaría igual que usted.

Parece que esa amistad ya es demasiado estrecha, y debería hacer algo al respecto. Antes de nada, analicemos qué la ha llevado a ese punto. *

LAS CAUSAS

Satisfacción del ego. Es agradable recibir atenciones de una persona del sexo opuesto, pues hace que nos sintamos valorados y halagados. Puede que después de varios años de matrimonio, una mujer comience a buscar esa sensación en la compañía de alguien que no es su esposo. Pero hay que tener cuidado, eso tiene un precio. La mujer casada que forma un vínculo emocional inapropiado con un amigo está debilitando el vínculo emocional que la une a su esposo. Pudiera decirse que le está privando del cariño que este merece.

• Pregúntese: “¿Qué necesidades trato de satisfacer con esta amistad y que en realidad debería satisfacer en mi matrimonio?”.

Vulnerabilidad. La Biblia indica que quienes se casen afrontarán ciertas dificultades (1 Corintios 7:28). Por ejemplo, tal vez haya ocasiones en las que sienta que su esposo no la atiende ni la quiere o en las que esté resentida por un problema que no han resuelto. Quizás él no quiera hablar de asuntos como esos, y usted se sienta frustrada y vulnerable a las atenciones de otra persona. Algunos expertos dicen que no tratar los asuntos difíciles con el cónyuge puede llevar a problemas matrimoniales e incluso al divorcio.

• Pregúntese: “¿Hay un vacío en mi matrimonio que me ha hecho vulnerable a las atenciones de un amigo?”.

 LO QUE PUEDE HACER

Reconozca el peligro. La Biblia dice: “El que se echa fuego en el pecho, sin duda se quema la ropa” (Proverbios 6:27, Dios habla hoy, 1994). El que una persona casada entable un vínculo romántico con alguien que no es su cónyuge tiene consecuencias terribles (Santiago 1:14, 15). No se trata de lo que pueda pasar, sino de lo que ya ha pasado. Cuando le da atención romántica a un amigo, se la está quitando a quien le corresponde: su esposo.

No se haga ilusiones. Una amistad demasiado estrecha con alguien puede llevarla a preguntarse cómo sería su vida si se hubiera casado con esa persona. Es como si estuviera comparando las virtudes de su amigo con las debilidades de su esposo, y eso no es justo. No se engañe: su amigo no es el único que la ha hecho sentir especial. ¿No recuerda que su esposo también la hacía sentir así cuando se conocieron? (Principio bíblico: Jeremías 17:9.)

Ponga límites. Las personas suelen instalar alarmas en sus autos y en sus casas para protegerse de los ladrones. Usted puede hacer algo parecido con su matrimonio. La Biblia dice que debemos proteger el corazón (Proverbios 4:23). ¿Por qué no intenta lo siguiente?

  • Deje claro que usted es una persona casada. Algo que puede ayudarla es tener fotos de su esposo en el lugar donde trabaja. (Principio bíblico: Génesis 2:24.)

  • Decida qué cosas no va a tolerar al tratar con alguien del sexo opuesto. Por ejemplo, no sería apropiado hablar con un amigo de sus problemas matrimoniales o salir a tomar unas copas con un compañero de trabajo.

  • Si ya tiene una amistad demasiado estrecha con alguien del sexo opuesto, ponga fin a esa relación. Si cree que no lo va a soportar, pregúntese por qué. En lugar de proteger su relación con esa persona, defienda la que tiene con su esposo y haga lo posible por salvar su matrimonio. (Principio bíblico: Proverbios 5:18, 19.)

^ párr. 5 Aunque este artículo utiliza el género femenino, los principios analizados aquí son aplicables a ambos sexos.