“A comienzos del 2011 había en el mundo 5.400 millones de suscripciones a servicios de telefonía móvil.” (UN CHRONICLE, ESTADOS UNIDOS.)

En la década pasada, “más de 780.000 personas murieron víctimas de desastres; casi el 60% de ellas fallecieron en terremotos” (THE LANCET, GRAN BRETAÑA).

“En los últimos veinte años, unas 800.000 personas se han suicidado en Rusia.” (ROSSIISKAYA GAZETA, RUSIA.)

En Filipinas, donde no se permite el divorcio, la proporción de mujeres entre 15 y 49 años que optan por el matrimonio de hecho, o “viven con su pareja sin casarse [...], ha aumentado a más del doble entre los años 1993 y 2008” (THE PHILIPPINE STAR, FILIPINAS).

“El 79,2% de los habitantes de [la república de] Georgia son fumadores pasivos.” En la capital, Tiflis, “el 87,7% de los niños se ve afectado por este problema” (TABULA, GEORGIA).

Turismo médico en Asia

Cada vez más y más pacientes de todo el mundo están buscando atención médica de calidad en el extranjero, a menudo a un costo mucho menor que el que pagarían en su país. Según el periódico Business World, Filipinas calcula recibir un millón de turistas médicos para el 2015 y Corea del Sur espera esa misma cantidad para el 2020. Otros destinos populares son la India, Malasia, Singapur y Tailandia. La demanda no proviene solo de viajeros que llegan de Occidente en busca de tratamientos ortopédicos y cardiológicos, entre otros. Muchos chinos que han hecho fortuna en los últimos años acuden a cirujanos plásticos con fotografías de “celebridades a las que se quieren parecer”, añade el informe.

Las personas “multitarea” rinden poco

Con frecuencia, la tecnología obliga a los empleados a trabajar simultáneamente en dos o más tareas complejas y a responder consultas de inmediato. No obstante, “el empleado que hace muchas cosas a la vez las hace mal”, asegura Clifford Nass, director del Laboratorio de Comunicación entre Seres Humanos y Sistemas Interactivos de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos. Según informes, las personas “multitarea” tienden a agobiarse, se distraen fácilmente con estímulos irrelevantes y tienen problemas para reflexionar, por lo que pierden detalles importantes. Nass recomienda: “Cuando empiece algo, dedíquese a eso y nada más que a eso durante veinte minutos. Así ejercitará la capacidad de concentración y de reflexión.”