“NO EXISTEN evidencias sobre la fecha exacta del nacimiento de Cristo”, dice el Diccionario Bíblico Conciso Holman. Aun así, por todo el mundo millones de personas que se denominan cristianas lo festejan el 25 de diciembre. Puesto que esta fecha no aparece en la Biblia, conviene preguntarse: “¿De verdad nació Jesús en diciembre?”.

Aunque la Biblia no precisa la fecha del nacimiento de Jesús, sí contiene pruebas de que no tuvo lugar en diciembre. Además, las fuentes profanas esclarecen las razones por las que se fijó su celebración en este día en particular.

¿Por qué no en diciembre?

Jesús nació en la ciudad de Belén de Judea. El Evangelio de Lucas relata: “Había en aquella misma zona pastores que vivían a campo raso y guardaban las vigilias de la noche sobre sus rebaños” (Lucas 2:4-8). Esto no era nada raro. “Los rebaños pasaban gran parte del año al aire libre”, afirma el libro La vida cotidiana en Palestina en tiempo de Jesús. Pues bien, ¿acamparían los pastores con sus rebaños a la intemperie en una fría noche de diciembre? La citada obra añade que los rebaños “pasaban el invierno en las majadas [o apriscos], y ese detalle basta para probar que la fecha tradicional de Nochebuena en invierno tiene pocas probabilidades de ser exacta, puesto que el Evangelio nos dice que los pastores estaban en los campos”.

Esta conclusión se ve corroborada por otro detalle del mismo Evangelio: “En aquellos días salió un decreto de César Augusto de que se inscribiera toda la tierra habitada (esta primera inscripción se efectuó cuando Quirinio era el gobernador de Siria); y todos se pusieron a viajar para inscribirse, cada uno a su propia ciudad” (Lucas 2:1-3).

Es probable que Augusto mandara realizar este censo con fines militares y fiscales. Pese a estar embarazada, María acompañó obedientemente a su esposo, José, en el viaje de unos 150 kilómetros (90 millas) desde Nazaret  hasta Belén. Ahora, piense por un momento: ¿le parece lógico que Augusto, un emperador que rara vez intervenía en el gobierno de las provincias, ordenara hacer un viaje tan largo en pleno invierno a un pueblo ya de por sí propenso a la rebelión?

Es de notar que la mayoría de los historiadores y biblistas rechazan el 25 de diciembre como la fecha del nacimiento de Jesús, algo que puede confirmarse en cualquier enciclopedia. Por ejemplo, la Enciclopedia Ilustrada Cumbre asevera que “según los investigadores [esta fecha] no puede coincidir con la del verdadero nacimiento de Jesús por razones climáticas”.

La Biblia contiene pruebas de que Jesús no nació en diciembre

Por qué se eligió el 25 de diciembre

Siglos después de la muerte de Jesús se adoptó el 25 de diciembre como la fecha de su natalicio. ¿Por qué? Numerosos historiadores creen que la época del año que se escogió para la Navidad era un tiempo en el que ya tenían lugar algunas festividades paganas.

Por ejemplo, la Enciclopedia de la Religión Católica observa: “La razón que llevó a la Iglesia romana a fijar la festividad en este día, parece ser su tendencia a suplantar las festividades paganas por otras cristianas. [...] Ahora bien, sabemos que entonces en Roma los paganos consagraban el día 25 de diciembre a celebrar el Natalis invicti, el nacimiento del ‘Sol invencible’, que, después del solsticio, se engrandecía en fuerza y claridad”.

La Gran Enciclopedia del Mundo nota: “Mucho antes de ser consagrada por el nacimiento de Jesucristo se celebraban en esa fecha algunas fiestas paganas. Las saturnales romanas [fiestas dedicadas a Saturno, el dios de la Agricultura] [...] tenían lugar hacia el 25 de diciembre, lo mismo que, posteriormente, la festividad romana en honor del dios Mitra”, símbolo del Sol. Estas festividades se caracterizaban por el comportamiento licencioso de sus participantes, quienes se entregaban a la juerga desenfrenada. Es significativo que tal comportamiento caracterice a muchas de las celebraciones navideñas de la actualidad.

Cómo honrar a Cristo

Algunos opinan que sea cual sea la fecha exacta, los cristianos deben conmemorar el natalicio de Jesús, y que hacerlo dignamente es una forma adecuada de honrarlo.

El nacimiento de Jesús es, desde luego, un importantísimo suceso en el relato bíblico. Las Escrituras cuentan que aquella noche apareció de repente una multitud de ángeles que alabaron gozosos a Dios, diciendo: “Gloria en las alturas a Dios, y sobre la tierra paz entre los hombres de buena voluntad” (Lucas 2:13, 14). Sin embargo, es destacable que la Biblia no indica en ninguna parte que deba conmemorarse el nacimiento de Jesús; en cambio sí contiene el mandato expreso de conmemorar su muerte, cosa que los testigos de Jehová hacemos una vez al año (Lucas 22:19). Esta es una manera de honrar a Jesús.

En su última noche de vida humana, Jesús dijo: “Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando” (Juan 15:14). Y también: “Si ustedes me aman, observarán mis mandamientos” (Juan 14:15). Está claro que la mejor manera de honrar a Jesucristo es conociendo sus enseñanzas y siguiéndolas.