DE NUESTRO CORRESPONSAL EN GRAN BRETAÑA

¿Qué le viene a la mente cuando oye la expresión Primero de Mayo? ¿Desfiles y manifestaciones? ¿Bailes alrededor de un palo de mayo? ¿Un día de descanso laboral?

AUNQUE esta fecha puede evocar imágenes muy diferentes dependiendo de dónde viva uno, todas ellas están relacionadas. Un breve repaso de los orígenes del Primero de Mayo nos ayudará a comprender mejor esta fiesta.

Orígenes

En la antigua Roma, el primer día de mayo coincidía con la celebración de las Floralias, festividades en honor de Flora, diosa de la primavera y las flores. La gente cantaba, bailaba y desfilaba engalanada de flores. Las prostitutas romanas disfrutaban especialmente de la fiesta, pues consideraban a Flora su protectora.

Los romanos llevaban consigo sus costumbres a las tierras que conquistaban. No obstante, descubrieron que en los países de cultura celta ya existía una celebración el 1 de mayo: la fiesta de Beltane. * Al anochecer de la víspera, que los celtas consideraban el inicio del nuevo día, se apagaban todos los fuegos, y cuando salía el Sol, la gente encendía hogueras en las cumbres o bajo los árboles sagrados para dar la bienvenida al verano y a la renovación de la vida. Se sacaba el ganado a pastar y se invocaba la protección de los dioses. Las Floralias no tardaron en mezclarse con los festejos de Beltane, dando lugar a la fiesta del Primero de Mayo.

En los países germanos y escandinavos, el equivalente de Beltane era la fiesta de Walpurgis. Las celebraciones comenzaban en la noche de Walpurgis con el encendido de hogueras para ahuyentar a las brujas y a los espíritus malignos. Otros países europeos desarrollaron sus propias variantes de las festividades de mayo, que en muchos casos aún perduran.

Las iglesias de la cristiandad no lograron suprimir dichas celebraciones paganas. “El Primero de Mayo —o Beltane— era el día más permisivo del calendario, la única fiesta que ni la Iglesia cristiana ni ninguna autoridad pudieron controlar del todo”, señala el periódico inglés The Guardian.

Costumbres del Primero de Mayo

Para la Edad Media se habían añadido nuevas costumbres a la fiesta favorita de Inglaterra. Hombres y mujeres pasaban la noche en el bosque recogiendo flores y ramas en flor para darle la bienvenida  a mayo al amanecer. * Según el tratado del puritano Philip Stubbes, titulado The Anatomy of Abuses, la inmoralidad era muy común. Los juerguistas levantaban en el centro de la aldea un palo de mayo, que se convertía en el lugar donde bailar y jugar todo el día. Stubbes llamó al palo “este ídolo apestoso”. La gente escogía una reina de mayo, y a menudo un rey, para presidir los festejos. Los palos y las reinas de mayo también fueron habituales en otras partes de Europa.

¿Qué importancia tenían estas costumbres del Primero de Mayo? La Encyclopædia Britannica explica: “Tales ritos tuvieron al principio la intención de asegurar la fertilidad de las cosechas, y por extensión, del ganado y de los seres humanos, pero en la mayoría de los casos dicho propósito se perdió gradualmente, y las prácticas pervivieron tan solo como festividades populares”.

Cambios sucesivos en su celebración

Los reformadores protestantes intentaron acabar con lo que consideraban una celebración pagana. La Escocia calvinista la prohibió en 1555. Posteriormente, en 1644, el Parlamento inglés, de mayoría puritana, prohibió los palos de mayo. Cuando Inglaterra se quedó sin rey durante el período de la Commonwealth, se puso freno a las “costumbres licenciosas” de la fiesta. No obstante, los palos de mayo se reinstauraron en 1660, al mismo tiempo que la monarquía.

Las festividades del Primero de Mayo perdieron importancia gradualmente durante los siglos XVIII y XIX, pero en tiempos más recientes han resurgido con un carácter más moral. Muchas de las costumbres que se consideran tradiciones de esta fecha, por ejemplo que los niños bailen alrededor de los palos de mayo con cintas trenzadas de alegres colores, proceden de épocas más recientes. No obstante, los folkloristas que investigan el pasado distante de la fiesta están descubriendo muchas de sus raíces paganas.

Los emigrantes europeos llevaron sus costumbres a las nuevas tierras, y algunos de sus descendientes todavía celebran la fiesta de la forma tradicional. No obstante, en muchos países, el Primero de Mayo, o el primer lunes de mayo, hoy día solo es una festividad laboral.

El 1 de mayo se convierte en el Día del Trabajo

Los desfiles y manifestaciones del Primero de Mayo moderno se originaron en Norteamérica. ¿Por qué allí? La revolución industrial introdujo nuevas máquinas que funcionaban continuamente, y, por ello, los propietarios de las fábricas a menudo esperaban que sus empleados trabajaran hasta dieciséis horas al día, a excepción de los domingos. En un intento de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, una federación  de sindicatos obreros de Estados Unidos y Canadá exigió que la jornada laboral fuera de ocho horas a partir del 1 de mayo de 1886. La mayoría de los empresarios se negaron a conceder dicha jornada, por lo que aquel 1 de mayo miles de trabajadores se declararon en huelga.

El motín de Haymarket, ocurrido en Chicago (Illinois), dio al movimiento obrero de Estados Unidos sus primeros mártires, y los trabajadores de España, Francia, Holanda, Inglaterra, Italia y Rusia se manifestaron en apoyo. * En 1889, un congreso mundial de los partidos socialistas celebrado en París declaró el 1 de mayo de 1890 como día internacional de manifestaciones en favor de la jornada laboral de ocho horas. Desde entonces en adelante, la fecha se convirtió en una ocasión anual para que los trabajadores demandaran mejores condiciones.

En las repúblicas soviéticas, el Primero de Mayo se celebraba tradicionalmente con desfiles militares y despliegues de avances tecnológicos. En la actualidad, muchos países celebran en esa fecha el llamado Día del Trabajo o Día Internacional de los Trabajadores. Sin embargo, en Estados Unidos y en Canadá, el Día del Trabajo se celebra el primer lunes de septiembre.

Vínculos antiguos y modernos

El Primero de Mayo siempre ha sido una fiesta popular. Los trabajadores se tomaban el día libre con o sin el consentimiento de sus patronos. El orden social se invertía. El rey y la reina del día se elegían entre la gente común, y la clase gobernante a menudo era objeto de burla. La festividad, por lo tanto, se identificó enseguida con los movimientos obreros, y en el siglo XX pasó a formar parte del calendario de días festivos de los partidos socialistas.

Al igual que la fiesta original, el Día Internacional del Trabajo se convirtió en un día de desfiles por las calles. Sin embargo, en fechas recientes la violencia se ha vuelto común durante dicha celebración. Por ejemplo, en el año 2000 se produjeron manifestaciones contra el capitalismo en todo el mundo. Las protestas se vieron empañadas por peleas, heridos y daños materiales.

Cómo se satisfará la necesidad de cambio

¿Es realista esperar que los humanos traigan los necesarios cambios mundiales que beneficien a todas las personas de corazón sincero? En realidad, no. La verdad del antiguo proverbio bíblico ha quedado repetidamente establecida, a saber: “No pertenece al hombre que está andando siquiera dirigir su paso” (Jeremías 10:23).

Se requiere un poder superior al de los humanos para lograr condiciones pacíficas en el mundo. La fuente de ese poder es el Creador de la Tierra, Jehová Dios. Su palabra, la Biblia, dice de él: “Estás abriendo tu mano y satisfaciendo el deseo de toda cosa viviente” (Salmo 145:16). Le invitamos a examinar más a fondo las magníficas promesas de Dios.

En cumplimiento de la oración modelo que el Hijo de Dios, Jesucristo, enseñó a sus seguidores, el Reino de Dios vendrá, y la voluntad divina sin duda se hará por toda la Tierra. La Biblia promete que el gobernante nombrado por Dios, Jesucristo, “librará al pobre que clama por ayuda, también al afligido y a cualquiera que no tiene ayudador. Le tendrá lástima al de condición humilde y al pobre, y las almas de los pobres salvará. De la opresión y de la violencia les redimirá el alma” (Salmo 72:12-14).

^ párr. 7 Beltane es la denominación más conocida para esta festividad celta.

^ párr. 11 Antes de la introducción del calendario gregoriano hace poco más de cuatrocientos años, el mes de mayo comenzaba once días más tarde que en la actualidad, por lo que el clima era más cálido y la vegetación, abundante.

^ párr. 19 Esta revuelta se produjo al día siguiente de una pelea entre huelguistas y sus oponentes, la cual resultó en la muerte de varios trabajadores.