ANTIGUAMENTE, muchas ciudades estaban protegidas por enormes murallas, pero bastaba con que el enemigo abriera una brecha para poner en riesgo a toda la ciudad. Nuestro cuerpo es como una ciudad amurallada. La salud depende mucho de cómo cuidemos nuestras defensas. Veamos cinco factores de riesgo y cómo podemos defendernos.

1 EL AGUA

LA AMENAZA: Al tomar agua contaminada, los organismos dañinos entran directamente en el cuerpo.

CÓMO DEFENDERSE: La mejor protección es evitar que se contamine el agua. Si la que usted obtiene está contaminada —o cree que lo está—, puede purificarla en casa. * Guarde el agua potable en un recipiente cerrado. Para servirla, utilice un cucharón o tazón limpio, o un dispensador. Nunca meta las manos en un depósito de agua limpia. Si le es posible, viva en una comunidad que tenga un buen sistema de eliminación de desechos humanos, que no contamine las fuentes de agua potable.

2 LOS ALIMENTOS

LA AMENAZA: En los alimentos puede haber organismos dañinos.

CÓMO DEFENDERSE: Los alimentos contaminados pueden presentar un aspecto fresco y nutritivo. Así que siempre lave bien todas las frutas y los vegetales. Al preparar o servir comida, lávese las manos y asegúrese de que las superficies y los utensilios de cocina estén limpios. Hay alimentos que se deben cocinar a cierta temperatura para destruir los microbios peligrosos. Desconfíe de los alimentos que hayan perdido su color o que tengan un olor o sabor desagradable, ya que podrían ser indicadores de que un ejército de gérmenes está al acecho. Refrigere cuanto antes los alimentos que no vaya a usar. Si está enfermo, no cocine para otras personas. *

3 LOS INSECTOS

LA AMENAZA: Algunos insectos portan microorganismos dañinos y los pueden transmitir a una persona al picarla.

 CÓMO DEFENDERSE: Para limitar el contacto con estos insectos, no esté al aire libre cuando están más activos y use ropa que lo cubra, como mangas largas y pantalones largos. Duerma bajo mosquiteras impregnadas con insecticida y aplíquese repelente. Elimine el agua estancada porque puede convertirse en un criadero de mosquitos. *

4 LOS ANIMALES

LA AMENAZA: Los animales portan microbios que para ellos son inofensivos, pero que pueden poner en riesgo nuestra salud. Si a usted lo muerde o lo araña una mascota u otro animal, o si toca sus heces, ya corre peligro.

CÓMO DEFENDERSE: Algunas personas prefieren que los animales no entren en casa para minimizar el contacto. Lávese las manos después de tocar un animal doméstico y no toque a los animales salvajes. Cuando lo muerdan o le hagan un rasguño, lave bien la herida y consulte a un médico. *

5 LAS PERSONAS

LA AMENAZA: Algunos gérmenes invaden nuestro cuerpo cuando alguien estornuda o tose cerca de nosotros. También se esparcen por el contacto de la piel, por ejemplo al dar la mano o un abrazo. Las manijas o tiradores, los pasamanos, teléfonos, controles remotos, y las pantallas y teclados de las computadoras pueden estar llenos de gérmenes.

CÓMO DEFENDERSE: No comparta artículos de higiene personal, como navajas de afeitar, cepillos de dientes o toallas. Evite el contacto con los fluidos corporales de animales u otras personas, lo que incluye sangre y productos derivados de esta. Y no subestime los beneficios de lavarse bien las manos con jabón frecuentemente. Sin duda, esta es la medida más eficaz contra el contagio.

En caso de que usted sea el enfermo, procure quedarse en casa. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos sugieren cubrirse la boca con un pañuelo de papel o con la manga al toser o estornudar, pero no con las manos.

Un antiguo proverbio reza: “Sagaz [o precavido] es el que ha visto la calamidad y procede a ocultarse” (Proverbios 22:3). ¡Qué oportunas son esas palabras en este mundo tan plagado de enfermedades peligrosas! Averigüe en centros de salud cercanos qué otras precauciones puede tomar y “ocúltese” de los peligros teniendo buenas normas de higiene. Y fortalezca sus defensas, así estará mejor protegido contra las enfermedades.

^ párr. 6 La Organización Mundial de la Salud recomienda varios métodos para purificar el agua en casa, entre ellos la cloración, la desinfección solar, la filtración y la ebullición (hervirla).

^ párr. 9 Hallará más información sobre la seguridad alimentaria en el número de junio de 2012 de la revista ¡Despertad!, páginas 3 a 9.

^ párr. 12 Si desea saber cómo protegerse de la malaria, vea el número de julio de 2015 de la revista ¡Despertad!, páginas 14 y 15.

^ párr. 15 Por lo general, si lo pica o muerde un animal venenoso, conviene que reciba atención médica de inmediato.