Si dos cristianos que no están casados entre sí pasan la noche en la misma casa en circunstancias impropias, ¿prueba eso que han pecado, y por tanto hay que formar un comité judicial?

Sí. Si no hay circunstancias atenuantes, es decir, razones válidas que justifiquen lo ocurrido, se formará un comité judicial porque hay claras pruebas circunstanciales de que se cometió un acto de inmoralidad sexual (1 Cor. 6:18).

El cuerpo de ancianos analiza con cuidado cada situación para decidir si hay que formar un comité judicial. Por ejemplo, ¿existe una relación romántica entre las dos personas? ¿Se les ha tenido que aconsejar sobre la forma de tratarse? ¿Por qué pasaron la noche en la misma casa? ¿Lo habían planeado? ¿Ocurrió algo que estaba fuera de su control, como un suceso inesperado o una emergencia, que los obligó a pasar la noche en la misma casa? (Ecl. 9:11). ¿Dónde durmieron? Como cada caso es distinto, puede haber otros factores importantes que los ancianos deban analizar.

Una vez que el cuerpo de ancianos establece los hechos, decidirá si es necesario formar un comité judicial o no.